martes, 23 de febrero de 2021

Carrilleras al vino tinto

 Receta calcada de la cocina de Andoni Luis Aduriz. No me gusta todo lo que hace, pero lo que me gusta, me gusta mucho. La de hoy me parece sencilla y práctica, y cuando la probamos nos encantó. Ya había cocinado carrilleras de varias formas, todas muy ricas porque es una carne muy agradecida, tierna y melosa, así que cuando veo los ingredientes que van a componer su salsa, ya imagino su sabor y no hay lugar para la duda. Nunca las he preparado sin embargo como las hacía mi madre y de las cuales conservo un grato recuerdo, ya que solían coincidir con algún festejo y aumento del personal en casa. Las "carrillás", como las llamaban, las disponía en una llanda grande con patatas, cebolla, vino,... un típico asado. Lo llevábamos a una de las panaderías del pueblo, donde a veces había que hacer cola, para cocinarlo en el horno. Cuando llegaba de vuelta, ya todos estaban esperando con hambre aquella pedazo de bandeja que tan bien olía. Seguramente asocio este asado con aquellos momentos y aquel horno y no me imagino hacerlo de otra manera. Dicen que lo que más se recuerda son los olores y los sabores, como ya tengo los míos propios, no quiero olvidarme de aquellos otros, forman parte de un tiempo en el que había gente que ya no está, pero en mi memoria sí.



Ingredientes:
-500 g de carrilleras de cerdo
-50 ml de aceite de oliva
-50 g de ajo
-100 g de puerro
-100 g de zanahoria
-100 ml de vino tinto
-1 hoja de laurel
-Sal



Preparación:
Limpiar las carrilleras de grasa y nervios. Marcar en el aceite. Una vez hechas, reservarlas. Rehogar en su grasa las verduras picadas, así como los ajos enteros e ir desglasando con el vino tinto. Colocar las carrilleras y el laurel con la verdura y cubrir con agua o caldo. Sazonar. Dejar cocer a fuego bajo hasta que las carrilleras estén tiernas, alrededor de dos horas. Poner las carne en una bandeja y colar el jugo de la cocción sin presionar. Reducirlo a fuego moderado y desespumar hasta que apenas quede un tercio del volumen inicial. Disponer las carrilleras con la salsa, y... listas para degustar!



Compartir:

19 comentarios:

  1. Hola Lola!!
    Que maravilla de plato, pues mira en mi casa hasta que yo empecé a prepararlas nunca antes se habían comido, es una carne muy rica y yo las hago así al vino tinto y están que te mueres, la carne es muy melosa y rica y junto con una buena salsa esta para tirar cohetes, vamos que al lado siempre una buena hogaza, te han quedado divinas de la muerte reina...Bess

    ResponderEliminar
  2. Buenos días mi querida Lola, temprano empieza el día y ya me siento tocada con tu historia, leo ente líneas y adivino todo lo que significa para ti este plato, a pesar de no estar elaborado a la manera de tu madre, que era muy común en tiempos pasados, aunque yo no lo he vivido, ya en mi infancia mi madre disponía en casa de horno propio, de gas, era la moda, y mi padre para esas cosas siempre ha sido muy “novelero” como le dice mi madre, cosa nueva que veía, cosa que compraba para facilitar todo el trabajo de mi madre en la casa y la cocina, en fin, que me voy por los cerros de Úbeda, Jajajaja....
    Aquí también se llaman “carrillás” aunque la S final no suena, Jajajaja..., mis hermanas la tienen en sus bares, y es habitual oír a los camareros recitar la carta a la vieja usanza, todavía hay clientes, que aunque lleven treinta años pidiendo lo mismo, les encanta oír esa retahíla que es como música para sus oídos. La cocinamos, me incluyo porque yo lo hago también, de modo muy similar, aunque no con vino tinto, por costumbre, más que por otra cosa, pero luego pasamos la salsa con verduras y todo para que quede densa, bueno y con especias, que ya sé que a los tuyos no les va mucho, y claro eso es cuestión de gustos, pero por lo demás casi podría decir que tus Carrillás han salido de la cocina de mis hermanad, ¡mmm, hasta aquí me llega el olorcito! ¡Qué buenas por Dios!
    Besos, feliz martes.

    ResponderEliminar
  3. Es una carne que me encanta tanto por su sabor como por lo melosas que quedan las carrilleras y con esa salsa y un buen pan son gloria bendita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lola!!
    Ayy esos recuerdos de sabores y aromas!!
    A mi me encanta las carrilleras! Las suelo cocinar con muchos más ingredientes que los que veo en esta receta del cocinero Andoni Luis Aduriz.
    Seguro que igualmente está igual de rica. Es una carne muy agradecida. Te ha quedado muy tierna y melosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Lola, solo hay que ver las imágenes para ver lo tierna que está la carne. Tienen un aspecto super melosas, se ven riquisimas. Qué bonitos recuerdos de la cocina de nuestras madres, aromas y sabores de otros tiempos. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay Lola! Recuerdo cuando en los hornos se asaban pimientos o acudían las mujeres para hacer tortas, pestiños o magdalenas en cantidades casi industriales que se guardaban en ollas de porcelana y aguantaban estoicamente meses.

    Ya no se hacen estas cosas. Primero sanidad y después el COVID nos han quitado cosas que eran muy de nuestros recuerdos.

    Estoy segura que tus carrilleras aún no siendo como las de tu madre estaban buenísimas igualmente

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué ricas las carrilleras! Es uno de los platos de carne que mas me gustan, tan tiernas y melosas.
    A gusto me comería un ración, que tienen un aspecto de lo mas apetitoso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Lola nos dejas un guiso delicioso, yo no soy nada carnívora pero las carrileras me encantan y a mi marido aún más, nos traes una muy buena manera de cocinarlas. Pasaba los veranos en un pueblo de Aragón en donde, como vosotros, se llevaban muchas bandejas al horno para que las cocieran ¡mmm, qué recuerdos!, igual se llevaba un arroz que un guiso de carne, normalmente de cordero..., se solía poner una cabeza de ajos por la que todos los críos nos peleabamos, ¡qué tiempos! Una muy buena receta

    ResponderEliminar
  9. Hola Lola. Nunca he preparado carrilleras aunque sí las he comido y reconozco que están muy ricas. Es bueno que los recuerdos no se olviden porque creo que si eso sucede algo no va bien así que procuremos no dejar de pensar en las cosas buenas y que nos han dejado una marca indeleble en nuestra vida.
    aunque estas carrilleras no las has hecho a la usanza de tu madre no tengo la menor duda de que con tu habitual maestría has logrado un plato de auténtico lujo.
    Es una de las carnes que tengo pendiente de hacer, así que me quedo con tu receta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tienen una pinta estupenda seguro que están riquísimas. Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola Lola !
    Es cierto que esos olores y sabores son un viaje en la memoria hacia aquellos recuerdos gratos que forman parte de nuestra historia y cuya ausencia se hace más presente si cabe, cada vez que lo rememoramos.
    Estas carrilleras están de toma pan y moja , no hay más que leer la receta y ver las fotografías para saber que son una delicia.
    En casa nos encantan , es una carne tan melosa y agradecida . Las hago muy parecidas , solo que las adelanto en la olla rápida para que les lleve menos tiempo .
    Un abrazo y feliz tarde .

    ResponderEliminar
  12. Hoy me ha emocionado lo que dices en tu entrada, hay olores y sabores que parece que llevamos impregnados en la piel y cuando los volvemos a aspirar...¡la de recuerdos que nos traen!
    En fin, como ya nada puede retroceder en el tiempo, me centraré en esas ricas carrilleras de cerdo que te han quedado deliciosas, la salsita es para tener al lado un rico pan, mojar y no parar.
    Yo también las hago muy parecidas y me dan muy buen reparto cuando nos juntamos 15 a la mesa, y ahora que lo menciono, pienso que, al paso que vamos sin podernos reunir con la familia, me temo que también este acto de cariño se convierta en un recuerdo.
    Y como no quiero ser pesimista, acabo enviándote un fuerte abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Lola!! No conozco a este cocinero, no lo había oído nombrar nunca, pero como sabes, me fío perfectamente de tus recetas y sólo hay que ver las imágenes para comprobar que tienen una pinta divina, se ven tiernas y ricas. A mi marido le gustan bastante pero como yo no soy tanto de carne, nunca las hago en casa y se tiene que conformar cuando salimos por ahí y se las pide. Creo que él si las ha comido al vino tinto, yo creo que por aquí es un plato que se suele ver.
    En el horno que hay aquí donde vivo, veo que la gente también sigue trayendo cosas para que se las asen, lo que más he visto son calabazas, pero el otro día una mujer llevaba como un asado de carne, no sé qué era pues llevaba papel de aluminio por encima, aunque se abría el papel y me quedé mirando cotilleando, ja, ja. Una alumna mía, donde vivía, les llevaba al horno un montón de magdalenas para que se las cocieran en el horno, pues le hacían todas a la vez, ya que ella hacía una docena de huevos de magdalenas. Así que como ves, en muchos sitios aún se siguen llevando al horno cosas para que se las cocinen. Yo no lo había visto antes, hasta venir a vivir al pueblo de mi marido.
    Maravillosas carrileras al vino tinto. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Lola esta carne queda muy rica asi, en casa nos gusta mucho besitos

    ResponderEliminar
  15. Hola Lola. Yo carne poca, pero las carrilleras, me encantan. Tu receta te trae recuerdos de vida y eso es precioso. Cumplimos años y es cada vez más normal.
    Pongo mi plato y me invito que es fiesta en tu casa
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Tienes toda la razón hay olores y sabores q están con nosotros toda una vida Y eso me encanta Como me encanta este plato tan sabroso y bien hecho una figura de verdad Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
  17. Hola Lola, qué buena elección de carne, es muy jugosa y facilita el resultado final de la receta, me encanta. Muchos bstes.

    ResponderEliminar
  18. Rica receta nos traes. Yo también cocino las carrilleras de bastantes formas y es que como dices, es una carne muy agradecida para guisar. Por aquí quedan aún algunas panaderías que asan "para fuera", principalmente en fiestas señaladas como las de navidad y las patronales, cuando la capacidad de los hornos domésticos no es suficiente para los muchos comensales que se reúnen.
    Hermosos los recuerdos que encierra tu última frase. Me ha emocionado a la vez que me he identificado con ellos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Hay Lola, lo que nos gustan las carrilleras en casa, y no te creas que no hace tanto que las vengo haciendo, creo que tengo un par de recetas publicadas.
    cuando he leído Andoni Luis Aduriz te diré que he tenido que hacer una búsqueda en internet y al ver la foto he comprobado que sí lo conocía pero no conozco su trayectoria.
    Estas carrilleras son una delicia y realmente es una receta que tampoco da mucho trabajo.
    Hay Lola... esos sabores, olores que tantos recuerdos nos regalan.
    Buenas noches

    ResponderEliminar