viernes, 11 de junio de 2021

Crumble de cerezas

 Pensando y pensando en un postre que incluyera cerezas y que me apeteciera, lo que no siempre me es fácil, ya que tengo momentos en que a todo le pongo pegas, tropiezo con un crumble y se me hizo la luz, lo imaginé perfecto para unas cerezas. Debo decir que es una fruta que me encanta, pero a riesgo de comer un kilo del tirón cada vez que las compro, razoné en darles otra opción que permitiera que duraran algo más. El crumble es una receta sencilla de origen anglosajón formada por una base de fruta y una cubierta gruesa de masa en forma de migas. Se suele comer templado, en muchos casos con una bola de helado; a nosotros también nos gusta frío y sin helado. Versiones hay muchas, la mía es casera e incluso de aprovechamiento porque a la harina uní unas avellanas que tenía empezadas y casi húmedas. Apenas agregué azúcar como veréis, para mi con el dulzor de la fruta que llevaba es suficiente, no así para mi santo que puso algo de miel en su ración. 
Espero que mi propuesta os sirva de ayuda, si al igual que yo, os preguntáis qué hacer con unas cerezas. Aquí hay una buena opción.



Al aprovechar unas avellanas que se podían estropear, he convertido esta receta en integrante del proyecto de Marisa 1+/- 100, proyecto 0, relacionado con el reciclaje, reducción de desperdicios, ahorro y defensa del medio ambiente.



Ingredientes:
-500 g de cerezas
-1 c/s de azúcar avainillado
-1 punta de canela molida
-100 g de harina
-100 g de avellanas tostadas
-100 g de mantequilla



Preparación:
Lavamos y quitamos el hueso a las cerezas, es lo más entretenido, ya que no tengo máquina y lo hice a mano con un cuchillo una por una. Ponemos en un bol con la cucharada de azúcar y la canela. Reservamos. Trituré las avellanas, intenté que quedaran molidas groseramente, pero se me fue un poco la mano y quedaron casi como harina. Las mezclé con la harina de trigo y la mantequilla fría. Trabajar con las puntas de los dedos hasta dejar como unas migas. Colocamos las cerezas en el fondo de un molde que pueda ir al horno, formando una cama. Sobre ellas repartimos las migas. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados hasta que cojan un color tostadito, cuidado que no se pase, yo las tuve unos veinticinco minutos. Sacamos, dejamos atemperar y listas para consumir.



Compartir:

martes, 8 de junio de 2021

Albóndigas de carne al curry

Lo que me gusta una albóndiga. Últimamente es como mejor me como la carne, no he sido muy carnicera nunca, pero ahora menos, supongo que el paso del tiempo influye en estas cosas. Las considero parabienes sin embargo, eso hace que me decida más por el mundo vegetal, descubriendo cada día lo mucho que me apetece, aún cuando hubo un tiempo que huía de él, en la creencia, equivocada, que no era lo mío. También he aprendido que todos los productos, tengan el origen que tengan, conviven perfectamente, solo hay que encontrar la fórmula que nos convenza. Como la que traigo hoy. A una carne mixta, le he mezclado ingredientes de varias procedencias y el resultado no ha podido ser más satisfactorio. He preparado un curry fácil, como el que empleo para el pollo o el arroz, pienso que no necesita más para regalarnos sabor y aroma, ya conocéis mi cocina. Y quien no lo haga y le pueda interesar, que vaya a por un boli.



Ingredientes:
-500 g de carne de vacuno y cerdo
-3 dientes de ajo
-2 ó 3 ramitas de perejil
-1 huevo
-1 manzana
-Sal
-3 ó 4 c/s de pan rallado (aprox.)
-Aceite
-1 cebolla
-1 c/s de curry
-400 ml de leche de coco



Preparación:
Hacemos las albóndigas mezclando la carne con los dientes de ajo pelados y picados con el perejil, el huevo, la manzana pelada y rallada, la sal y el pan rallado necesario para que al coger una porción de esta mezcla con la mano, una con facilidad para hacer una bolita. Hacemos las albóndigas de un tamaño no muy grande, el que quepa al cerrar la mano, aunque no se si eso es medida, puesto que las mías son pequeñas, así que a discreción. Yo no las pasé por harina, las freí directamente en abundante aceite caliente. Apartamos a un papel de cocina y reservamos. Hacemos la salsa, pelando y picando menuda la cebolla, comenzamos a sofreírla en un fondo de aceite, cuando esté tierna añadimos el curry, rehogamos y vertemos la leche de coco. Acomodamos las albóndigas en esta salsa, cocinamos unos diez minutos para que las albóndigas terminen de hacerse, comprobamos de sal, y a disfrutar!



Compartir:

viernes, 4 de junio de 2021

Rape en salsa de ajos y choriceros

 Que prefiero el pescado a la carne es de sobra conocido por todo el que me lee, también que me gusta con poca elaboración para conservar su sabor. Pero a veces prepararlo con una buena salsita, apetece; no voy a decir que está para mojar pan porque lo lleva incluido, vergüenza me da decir que me la comí a cucharadas con trocitos de pescado, pero ya está, ya lo he dicho y escrito queda, para que no me pueda desdecir. 
Tenía una cola de rape en el congelador y un fumet que hice con su cabeza en una ocasión anterior, así que decidí preparar esta receta, nueva para mi, adaptada a nuestras preferencias como es mi costumbre. Y nos gustó. Y por eso está aquí. ¿El problema? Las fotos. Con el pescado no puedo. Se niega a colaborar y me queda de "aquella manera". Espero que confiéis en mis palabras y lo probéis, a pesar de la poca vista que tiene, yo creo que no os va a defraudar.



Como preparé la receta aprovechando un pescado y un caldo congelado, reúne las condiciones necesarias para llevarla al proyecto de Marisa 1+/- 100 desperdicio 0 destinado al ahorro, reciclaje, reducción de desperdicios y defensa del medio ambiente.



Ingredientes:
-1 cola de rape de 450 g
-1 rebanada de pan
-5 dientes de ajo
-2 ramas de perejil
-2 tomates pera
-2 cucharaditas de carne de pimiento choricero
-250 ml de fumet (aprox.)
-Aceite y sal



Preparación:
Pelamos los dientes de ajo y los freímos en un fondo de aceite, sacamos e introducimos la rebanada de pan. Cuando esté doradita, la unimos a los ajos y dos o tres ramas de perejil y las trituramos o majamos en un mortero. Reservamos. Rallamos los tomates, comenzamos a freírlos en el aceite anterior, añadimos las dos cucharaditas de pimiento choricero, yo compré un tarrito, ya que lo utilizo en otras preparaciones. Vertemos un vaso de caldo, removemos y agregamos la picada de pan, ajos y perejil. Acomodamos los medallones de rape sazonados, si falta caldo hasta cubrirlos se lo añadimos. Comprobamos de sal. Cocinamos unos diez minutos más o hasta que el pescado esté hecho.




Compartir:

martes, 1 de junio de 2021

Rollitos de berenjena rellenos de pisto

He pasado unos días desconectada de la blogosfera, como muchos ya sabréis, pero voy a continuar por donde lo dejé, es decir, elaborando la segunda receta con la mitad del pisto que hice con generosidad manifiesta y podéis ver en el anterior post. Si la primera vez lo utilicé para coronar un arroz blanco, en esta ocasión ha servido para rellenar unos rollitos de berenjena que casi se acaban antes de llegar a la mesa, así de jugosos y ricos quedaron. Y por si no fuera suficiente, se me ocurrió ponerlos en una fuente de horno y gratinarlos con queso rallado. Platazo de verano, lo que yo os diga! Solo que tendréis que hacer una buena cantidad si tenéis invitados porque se comen sin sentir. Pueden ser algo entretenidos si comenzamos preparando el pisto y demás, pero nada complicados, como es mi costumbre. Y se pueden elaborar con antelación, tan solo a falta del gratinado. Si os gustan las verduras y el queso, no lo dudéis. 



De nuevo considero esta receta de aprovechamiento, ya que de un pisto salieron dos platazos, eso significa que va para el proyecto de Marisa 1+/- 100 desperdicio 0 , destinado al ahorro, reciclaje y defensa del medio ambiente.



Ingredientes:
-2 berenjenas
-Aceite y sal
-Queso rallado



Preparación:
Si no tuviéramos el pisto preparado tendríamos que hacerlo en primer lugar, en mi anterior receta se encuentra especificado. Las berenjenas yo las pelo porque las preferimos así, pero se puede dejar la piel. Las hacemos tajadas finas, se puede emplear una mandolina o un cuchillo afilado, yo hice lo segundo. En este caso no las puse en agua con sal para quitar el amargor, las mías no lo tenían, pero si tenéis dudas ponedlas unos veinte minutos, enjuagáis y secáis. Pasamos cada lámina por una plancha con unas gotas de aceite, por ambas caras y las vamos sacando a un plato. Cuando las tengamos todas, las ponemos sobre una superficie plana y con un par de cucharaditas de pisto las rellenamos y enrollamos. Pintamos una fuente de horno con aceite y vamos colocando los rollitos juntos, sin apretar. Cubrimos de queso rallado y llevamos al horno hasta que el queso derrita, unos 12 minutos a 190 grados. Y listas para servir.



Compartir:

viernes, 21 de mayo de 2021

Arroz blanco con pisto y huevo

Coronar un arroz blanco con pisto y huevo para después revolverlo, o no, es uno de los placeres más sabrosos a los que no me resisto. Lo voy a catalogar como receta de aprovechamiento porque con el pisto se me fue la mano y hubo para dos veces, la de hoy y la siguiente que publicaré. Por cierto, no será la semana que viene, ya que no andaré por la blogosfera, me tomo unos días libres para visitar a mi madre que desde Navidad no la veo y tengo muchas ganas de hacerlo y ella a mi. Y volviendo al arroz. De todos es sabido que el más popular ha sido el "arroz a la cubana", con tomate frito, que no se cuánto de Cuba tendrá, no he investigado en sus orígenes; también llamamos "ensaladilla rusa" a la tan querida elaboración veraniega y de rusa solo tiene el nombre. Pero un día te sobra pisto y lo pones sobre el arroz. Bueno, y sobre la pasta, con albóndigas y donde se te ocurra; lo que no puede significar nada más que está buenísimo. Es que lo estoy viendo en el plato y me dan ganas de correr a hacerlo de nuevo, porque está claro que el de hoy y el siguiente no duraron mucho. Aquí lo dejo, a ver quien es el valiente que no lo prueba con la pinta que tiene.



Como he dicho anteriormente, esta receta la considero de aprovechamiento por convertirla en un dos por uno, y eso quiere decir que va para el proyecto de Marisa 1+/- 100 desperdicio 0 destinado al ahorro, reciclaje y defensa del medio ambiente.



Ingredientes:
-1 cebolla
-2 pimientos verdes
-1 pimiento rojo
-1 berenjena
-2 calabacines
-1 lata de tomate triturado (800 g)
-200 g de arroz redondo
-2 huevos
-Aceite y sal



Preparación:
En primer lugar hacemos el pisto. Pelamos y cortamos la cebolla en juliana o dados, quitamos el rabito y las semillas a los pimientos, pelamos y troceamos la berenjena en dados e igual hacemos con el calabacín. Ponemos una sartén al fuego con un fondo de aceite. Vamos poniendo los ingredientes por ese orden. Cuando estén pochados añadimos el tomate triturado. Sazonamos, también se puede poner una cucharadita de azúcar para la acidez del tomate, yo no la puse. Una vez el tomate pierda el agua, puede tardar una hora porque yo lo hago a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando, ya podemos retirar. Reservar. En una cazuela ponemos un fondo de aceite, rehogamos el arroz y ponemos agua, un poco más del doble de arroz, sazonamos y cuando hierva bajamos el fuego. Cuando esté en el punto de cocción que deseemos, retiramos. Freímos un par de huevos o más, mi marido con uno solo no tiene bastante, tengo que hacerle dos, aunque en los ingredientes no lo haya puesto. Emplatamos poniendo un fondo de arroz, sobre él colocamos el pisto y encima el huevo. Y a disfrutar!





Compartir:

martes, 18 de mayo de 2021

Pastel de aguacate y miel

 Este pastel es una adaptación muy particular que encontré en el recetario de Sor Maria Isabel, "Los mejores postres del monasterio". Los dulces de las monjas siempre han tenido buena fama, sus razones habrá, es por eso que me regalaron este libro, hace tiempo, con la sana intención de que mi acercamiento al mundo repostería fuera satisfactorio. Pero no ha sido del todo así. En el tiempo que lo tengo, apenas he preparado media docena de recetas y alguna, como la de hoy, bajo mi criterio en cantidades y elaboración. Cambié también un ingrediente como es el aguacate en lugar de plátano, que era la fruta original, aunque esto para mi no es significativo, ya que lo suelo hacer a menudo. Digamos que no ha cumplido las expectativas que en un principio prometía, sin embargo, yo sigo en el empeño. La tarta deja un regusto amargo en el paladar fruto de combinar el aguacate y la miel de panal, a nosotros no nos importó, pero aviso para que se sepa. Es un dulce saludable, con ingredientes frescos y naturales, que se ajustan perfectamente, dando lugar a una preparación tierna y jugosa que se conserva bien durante varios días. Después de todo, nos ha gustado y merece estar en el blog, es un buen postre. 



Ingredientes:
-200 g de harina integral
-20 g de levadura
-2 c/s de aceite de girasol
-50 g de mantequilla vegetal
-120 g de miel de panal
-2 aguacates
-1 yogur natural



Preparación:
En un bol ponemos el aceite, la mantequilla, la miel, la carne de los aguacates y el yogur. Lo batimos con batidora hasta que esté como una crema. Agregamos la harina junto a la levadura tamizada, mezclándola con cuidado hasta que se integre completamente. Untamos un molde con mantequilla. Vertemos la masa, la introducimos en el horno a 180 grados por espacio de unos 30 minutos. Comprobar pinchando con un palillo, debe quedar cuajada, el interior del pastel es húmedo. Dejamos enfriar y si queremos, espolvorear azúcar glas por encima. La mía no lleva.



Compartir:

viernes, 14 de mayo de 2021

Tomates a la provenzal

Una provenzal básicamente es una mezcla de ajo, perejil y pan rallado. Después hay variantes a tutiplén, según las recetas y los gustos del personal. Para hacer estos tomates he elegido la versión más sencilla, como hago siempre en realidad, pero es que para mi es la más rica. En esta ocasión he utilizado mantequilla, se puede hacer una masa con aceite, que también está buena, las opciones son a elegir. Los serví como guarnición de un pescado; como ya sabréis algunos porque es muy malo (o muy bueno) conocerse, empecé a comer por ellos, aunque sin dejar de lado el pescado que también me gusta. Son esas recetas de fondo que no hay que perder de vista para que nos resuelvan sin problemas una comida completa. Llegando estamos a la temporada del tomate, debemos encontrarlos de buena calidad y no muy caros, así que, vamos a ir apuntando ¿no?



Ingredientes:
-3 tomates de pera hermosos
-4 dientes de ajo
-2 c/s de perejil (lo tenía congelado)
-2 c/s de pan rallado
-Mantequilla 
-Aceite y sal



Preparación:
Lavamos y secamos los tomates. Quitamos una rodaja finita de la parte del pedúnculo y otra de la parte de atrás. Los troceamos en rodajas gorditas, un centímetro más o menos, a mi no me salieron todas igual. Los secamos un poco con papel de cocina. En una fuente de horno ponemos una cucharada de aceite y lo extendemos con una brocha. Acomodamos las rodajas de tomate, los sazonamos. Picamos los ajos y el perejil, los mezclamos con el pan rallado. Cubrimos los tomates con una buena capa de de esta mezcla. Sobre cada uno ponemos un trocito de mantequilla. Introducimos en el horno, parte de arriba, hasta que queden gratinados, o sea, la mantequilla derretida y el pan rallado tostado, cuidando de que no se quemen. Yo prefiero los tomates en crudo, hay a quien le gusta meterlos antes del gratinado para que se asen un poco, unos quince minutos en el horno a 180 grados, para ello hay que dejarlos un poco más gordos, partidos por la mitad. Elegid la opción que más os guste.



Compartir: