viernes, 27 de enero de 2023

Lasaña de patatas con boloñesa

 Últimamente estoy a tope con el horno, no es por nada en particular, me apetece sin más. Y como el comensal que tengo en casa no se queja y se lo acaba todo, encuentro vía libre para cocinar a mi antojo. Es esta otra receta de lasaña sin pasta, con las que me gusta experimentar, le ha tocado a la patata con boloñesa, buenísima, solo que se debe consumir en el día, ya que la patata, aún con la jugosidad de la salsa, va perdiendo su ternura inicial. Poca o ninguna complicación tiene, aunque sea pelín laboriosa, por un lado cocer las patatas, por otro hacer la boloñesa, para terminar con una bechamel. Una vez realizada la "mise en place", que diría mi Concha, solo hay que montar capas a discreción. Además, se toma como plato único porque llena bastante, no tendréis que preparar nada más, a lo sumo una ensalada. Para mi es una versión estupenda, y como todo lo que subo a este espacio, la recomiendo.



Ingredientes:
-1 cebolla 
-1 zanahoria
-250 g de carne picada (vacuno y cerdo)
-400 g de tomate triturado
-1 vasito de vino blanco
-Aceite y sal
-3 patatas medianas
-2 c/s de mantequilla
-2 c/s de harina
-1 vaso de leche
-Sal
-Queso rallado



Preparación:
Ponemos a cocer las patatas con piel, después de lavadas, en agua con sal. Por otro lado, comenzamos a preparar la boloñesa. Pelamos y picamos la cebolla menuda, también la zanahoria, empezamos a freírla en un fondo de aceite. Dejamos hacer unos diez minutos y añadimos la carne picada, cuando cambie de color, añadimos el vino, dejamos evaporar el alcohol e incorporamos el tomate. Sazonamos. Cocinamos a fuego medio hasta que el tomate pierda el agua. Reservamos. Pinchamos las patatas y si están tiernas las sacamos del agua, dejamos templar un poco y las pelamos. A una fuente de horno le  pintamos el fondo con una cucharada de aceite. Cortamos las patatas en láminas todo lo finas que podamos, cubrimos el fondo de la fuente, tapamos los huecos que haya con trocitos de patata. Sobre ellas ponemos una capa de boloñesa, tapamos con otra de patata y así hasta llenar la fuente, terminando con patata. Hacemos la bechamel poniendo dos cucharadas de mantequilla en un cazo al fuego, cuando se derrita echamos dos cucharadas de harina, rehogamos y vamos vertiendo la leche al tiempo que removemos con una varilla, hasta obtener la consistencia que deseemos de la salsa. Sazonamos. Volcamos sobre las patatas, extendiéndola bien para cubrirlas todas, espolvoreamos queso rallado y gratinamos hasta que el queso coja un poquito de color. Cuidado, que si la ponemos en la rejilla alta se puede quemar enseguida!


 

Compartir:

martes, 24 de enero de 2023

Crumble de manzana

 Este crumble es como un pastel sencillo y relleno, en plan basto. Me explico, la harina y el azúcar se presentan arenosas, una parte cubre el fondo del molde y la otra el relleno, sin la finura y consistencia de una tarta. Tengo otras crumbles que no he preparado así, esta y esta, solo he puesto dos capas, sin embargo cuando vi, hace algún tiempo, esta forma de elaboración, decidí probarla y ha sido para bien porque no ha defraudado nada. Solo decir que para nuestro gusto, le ha faltado relleno, una o dos manzanas más no le hubieran sobrado, aunque así tampoco tiene desperdicio, esa es la verdad. Por intentar hacerla pelín más ligera, no le he puesto mantequilla, sino aceite de girasol y ha sido un acierto, la masa queda jugosa y suelta. Quizás también influya la mezcla de harinas: trigo, espelta integral, avena y centeno integral, que ya utilicé en estas pastas, por lo menos en sabor gana mucho. El crumble se suele presentar con una bola de helado, más bueno si cabe, conjugan perfectamente; yo no le puse porque no tenía y para nosotros no es imprescindible. Ah, sobre este postre no ha habido quejas en cuanto a dulzor, lo que indica que a lo mejor me he pasado un poquito en azúcar. Bueno, no pasa nada, son esas cositas amables de la vida.



Ingredientes:
-2 manzanas
-2 c/s de aceite de girasol
-2 c/s de azúcar moreno
-1 cucharadita de canela
-1 c/s de harina multicereales
Crumble:
-250 g de harina multicereales
-100 g de azúcar moreno
-100 ml de aceite de girasol



Preparación:
Pelamos las manzanas, descorazonamos y las troceamos en gajos finos, como para tortilla. Las ponemos en un cuenco y les añadimos el azúcar, la canela, el aceite y la harina. Mezclamos bien y volcamos en un cazo. Vamos cocinando a fuego medio para evitar que se peguen, removiendo a menudo. Cuando estén blanditas las reservamos.
Hacemos el crumble mezclando la harina, el azúcar y el aceite, hasta formar una masa arenosa. Ponemos la mitad en el fondo de una fuente de horno, cubrimos con las manzanas cocinadas y tapamos con la otra mitad de la masa. Llevamos al horno precalentado a 200 grados unos 15 minutos. Hay que estar atentos porque enseguida se quema. También la podemos tapar con papel de horno. Sacamos y en cuanto entibie ya se puede consumir, sola o acompañada de una bola de helado.




Compartir:

viernes, 20 de enero de 2023

Gratinado de pollo con coliflor

 Una de las formas que he empleado para que mis hijos comieran verduras sin fruncir el ceño, han sido los gratinados. Cuando van sobre asados completos, es decir, carnes, verduras, hortalizas, ... quedan perfectos y son cómodos de elaborar, pudiendo presentarlos como plato único. Cualquier vegetal que os guste puede servir para este tipo de preparación, o no, si lo que se pretende es buscar la manera de introducir alguno que no les apetezca tanto. Solo hay que tener en cuenta el tiempo de cocinado de cada componente, en este caso la carne se hace perfectamente en el horno, pero a la coliflor hay que darle un hervor antes. Después se añade, se napa con la bechamel, se termina en el horno y ¡riquísimo! Si sobrara algo del medio día, en la cena se come estupendamente tan solo dando un calentón en el microondas. No sé si Marisa llamaría a esto receta de aprovechamiento porque la apuramos bien, a la basura no llegó nada, y eso creo que es buena señal.



Ingredientes:
-600 g de pechuga de pollo (cortada en tacos)
-1 tomate
-1/2 cebolla
-400 g de coliflor
-Aceite, sal y pimienta
-Queso rallado
Bechamel:
-2 c/s de mantequilla
-2 c/s de harina
-1 vaso de leche grande (aprox.)
-Sal



Preparación:
Se pone la pechuga de pollo en un bol, se salpimienta, se añade el tomate troceado, la cebolla en juliana o trozos y un chorro de aceite. Se mezcla todo muy bien y se vuelca en una fuente de horno. Introducimos en la parte central, calor arriba y abajo, unos 45 minutos, más o menos, debemos verla casi cocinada. 
Se trocea la coliflor en ramitos, se va poniendo en un cuenco con agua para que se vaya lavando. Se cuece en agua con sal hasta que esté al dente, unos quince minutos. Se escurre y se incorpora a la carne de pollo cubriéndola. 
Se hace la bechamel, poniendo en un cazo la mantequilla, cuando se derrita se echa la harina, la vamos cocinando integrándola con la mantequilla con una varilla. Se vierte la leche a chorritos al tiempo que mezclamos con la varilla. La consistencia para mi gusto es ligera en este caso, sazonamos y apartamos. Con ella cubrimos la coliflor, bien repartida, espolvoreamos el queso rallado y llevamos de nuevo al horno unos quince minutos o hasta que el gratinado esté a nuestro gusto.




Compartir:

martes, 17 de enero de 2023

Salmón al horno con naranja y miel

Si hay un pescado al que le va bien un puntito dulce en la salsa, ese es el salmón. Alguna receta más tengo por ahí (esta  o esta) que avalan esta teoría. Al ser un pescado graso queda muy jugoso, y preparado de esta forma, es además sano y sabroso hasta el infinito y más allá. Muy bueno para el menú posnavideño y atractivo en su presentación para que se llene también la vista. Un plato, que como es mi costumbre, es un compendio de sencillez, rapidez y producto de temporada. Para salir del empacho de las últimas fiestas y antes de que lleguen otras, vamos a ponernos manos a la obra y comer convenientemente bien y rico.


Ingredientes:
-2 lomos de salmón (780 g)
-2 naranjas
-1 cebolla pequeña
-2 cucharaditas de miel
-Sal y pimienta



Preparación:
Salpimentamos los lomos de salmón, los colocamos en una fuente de horno.
Rallamos la piel de media naranja, sin la parte blanca. Exprimimos el zumo hasta que obtengamos media taza, puede ser una o dos, depende del tamaño. Pelamos y picamos la cebolla. En un bol mezclamos el zumo, la ralladura y la cebolla picada. Ponemos esta mezcla sobre los lomos de salmón, bien repartida. Con una cucharilla rociamos un hilito de miel por encima. Cortamos cuatro rodajas de naranja y las colocamos sobre los lomos. Un pequeño chorrito de aceite sobre el conjunto y al horno precalentado a 200 grados por espacio de unos veinticinco minutos. Comprobar que el pescado está hecho, pero no pasado. Listo para consumir.



Compartir:

viernes, 13 de enero de 2023

Salteado de alcachofas con frutos secos

 ¿Tenéis bolsitas empezadas de frutos secos pululando por la despensa? A mi se me ocurrió añadir un par de puñados a este sencillo salteado de alcachofas y patatitas y el resultado ha sido exquisito. Se hace enseguida, para una cena por ejemplo es ideal y si no contáis lo fácil que es, quedaréis como perfectos anfitriones, sobre todo para quienes no tienen idea de cocina. A mi me gusta un excedente navideño una cosa mala, este año no me ha sobrado casi nada porque, entre otras cosas, he comprado poco, pero algo queda para poner en práctica la inventiva del arte culinario. No olvidéis que es tiempo de alcachofas, una verdura que no se encuentra en otra época del año, hay que aprovecharla en su momento óptimo de consumo, que es ahora. En este plato están riquísimas, lo aconsejo, y si lo hago es porque no decepciona.



Al utilizar un par de restos de frutos secos, envío esta receta a Marisa para que la incluya en su proyecto 1+/- 100, desperdicio 0, destinado al ahorro, reducción de desperdicios y cuidado del medio ambiente.



También envío la receta de hoy al proyecto de Elisa y MarisaEn buena onda, destinado al buen y útil empleo de este aparato.



Ingredientes:
-5 alcachofas
-8 patatitas
-50 g de almendras crudas
-50 g de pasas sultanas
-Aceite y sal



Preparación:
Limpiar las alcachofas de las hojas duras exteriores incluyendo la parte del tronco, cortamos las puntas y troceamos en cuatro. Lavamos y las ponemos a cocer en agua con sal y unas ramitas de perejil. Lavamos también las patatitas porque las vamos a consumir con piel. Las ponemos en un recipiente apto para microondas, les damos ocho minutos a máxima potencia. Sacamos, pinchamos y si están tiernas las troceamos por la mitad para que tengan un tamaño parecido al de las alcachofas. En un fondo de aceite freímos las almendras y las pasas. Añadimos las alcachofas y las patatas, salteamos unos minutos, comprobamos de sal y listo para disfrutar.


 


Compartir:

martes, 10 de enero de 2023

Arroz con costillas y setas

 Ganitas tenía ya de normalidad gastronómica, en Navidad una se empeña en hacer menús algo más originales y elaborados, yo que soy la reina de la cocina sencilla, y a pesar de la gripe que me ha tenido fuera de combate bastantes días, alguna delicatessen ha caído en los platos. Tengo que decir que este arroz lo considero exquisito también, que no por prescindir de un nombre afrancesado, tiene menos valor para mi, pero es más habitual en nuestra mesa y por eso es menos sonoro. Las setas son de cultivo, ya me gustaría poder ir al campo a recogerlas como hacíamos antes, sin embargo el cambio climático nos ha dejado huella, se ven muy pocas ya, así que tiro de envasadas que tampoco tienen desperdicio. Con todo, el arrocito está de rechupete y comenzamos año con buen humor que es lo que no debemos perder nunca, todo tiene su lado positivo, hasta lo peor, a ver si podemos encontrarlo y alimentarnos de su espíritu siempre.


Ingredientes:
-500 g de costillas de cerdo
-150 g de setas de cultivo
-3 dientes de ajo
-1 pimiento verde
-1 tomate maduro
-1 c/s de pimentón dulce
-200 de arroz
-1 sobre de azafrán en polvo
-Aceite y sal



Preparación:
Limpiamos las costillas y las troceamos, si no vienen preparadas. Comenzamos a dorarlas en un poco de aceite. Añadimos los ajos pelados y picados, el pimiento cortado en aros y el tomate rallado. Cuando el sofrito esté hecho, agregamos el pimentón, damos unas vueltas y cubrimos de agua, ponemos sal. Dejamos hervir unos veinte minutos para que la costilla se ponga tierna e introducimos las setas. Otro hervor y adicionamos el arroz y el azafrán. Dejamos hacer a fuego bajo, el punto del arroz va en gustos. Probamos de sal y ¡listo!



Compartir:

viernes, 6 de enero de 2023

Galette de membrillo con nueces y queso azul

 En este último día de Navidad, solo espero que os haya sido agradable en la forma que la hubieseis planeado. Y digo esto porque a nosotros nos llegó en modo gripe y nada de lo previsto ha tenido lugar. Pero como he decidido comenzar año de la mejor manera, hablaré de lo bueno. La compañía ha sido y es inmejorable, los Reyes Magos han dejado algunos regalitos y la salud va asomando poco a poco para todos. No puedo pedir más, ni debo, tengo mucho para como está el mundo. Y como empezar bien significa aprovechar el excedente navideño, doy salida con esta receta a una tarrina de dulce de membrillo con nueces, que no ha calado demasiado entre los míos. Fue un regalo, pero eso no significa que no haya que utilizarla, únicamente hay que encontrar la manera. Llegó en forma de galette, muchas hay en la red que admiten diferentes ingredientes, la de hoy la encontré en Directo al paladar, ya que en mi casa todo lo que se combine con queso es éxito asegurado. Un queso de sabor fuerte, como el azul, mezclado con un producto dulce como el membrillo, casan a la perfección. Se puede tomar de aperitivo o postre, para ambos vale. Tirando de reservas, se pueden construir menús bastante apañados, más de uno veremos.
Feliz día de Reyes.




Es la primera receta del año que envío a Marisa para su proyecto de aprovechamiento 1+/- 100, desperdicio 0, destinado a la utilización de excedentes, ahorro y cuidado del medio ambiente.




Ingredientes:
Masa:
-200 g de harina
-90 g de margarina
-50 ml de agua muy fría
-1c/s de aceite vegetal (yo puse de coco)
-1 cucharadita de sal
Relleno:
-150 g de queso azul
-150 g de membrillo con nueces
-1 huevo



Preparación:
Preparamos la masa mezclando los ingredientes, no necesita mucho amasado. La envolvemos en film y la metemos a la nevera durante media hora al menos. Ponemos un poco de harina en una superficie limpia, colocamos la masa encima y la estiramos con un rodillo hasta obtener la medida de una circunferencia en la que quepa el relleno y sobre masa para doblar por encima, sin llegar a cubrir totalmente. Cortamos trozos de membrillo finitos y cubrimos el fondo de la masa, dejando unos tres o cuatro dedos de sobra alrededor. Sobre el membrillo ponemos también trozos de queso azul. Doblamos la masa sobrante hacia adentro, la pintamos con huevo batido e introducimos la galette en el horno precalentado a 190 grados, hasta que se ponga dorada. El tiempo depende mucho de la masa y del horno, pueden ser unos veinte minutos.






Compartir: