viernes, 16 de noviembre de 2018

Casarecce al pesto

Comenzaré diciendo que no soy mucho de pesto y no porque no me guste, sino por una cuestión de educación gastronómica, en casa nunca se había preparado esta salsa y hasta hace unos pocos años no la conocía. Pero tengo que reconocer su utilidad, ya que en muy poco tiempo acompaña una pasta, por ejemplo, divinamente, ofreciéndonos un plato único, muy rico y saciante. Me gustó la casarecce primero por su forma caprichosa, después por su facilidad para rebozarse con el unto verde. Una buena combinación que nos ha convencido a todos. Bueno, "todos" ahora somos dos, aunque tengo la certeza que gustará al resto de mis comensales, ya les conozco algo. Otra receta ésta para sumar al menú familiar diario, que gracias al blog se ha hecho enormemente variado. Aquí la dejo por si a alguien más le apetece.



Ingredientes:

-75 g de piñones tostados
-1 diente de ajo pequeño
-25 g de albahaca
-100 ml de aceite de oliva
-80 g de queso parmesano
-Sal
-200 g de casarecce
Para decorar:
-Hojas de albahaca
-Piñones tostados
-Queso parmesano en lascas



Preparación:

En un mortero o batidora mezclamos el ajo, la albahaca y los piñones que previamente habremos tostado, hasta dejar una masa suave. Mientras removemos la mezcla vamos añadiendo poco a poco el aceite hasta que quede untuosa y ligera. Añadimos el queso parmesano e integramos también. Sazonamos. Cubrimos con todo el aceite y reservamos. Cocemos la pasta siguiendo las indicaciones del fabricante. Guardamos un vaso del agua de cocción para añadírselo al pesto y aclarar la salsa. Una vez hecha la pasta, escurrimos y mezclamos con el pesto. Repartimos en los platos y decoramos con hojas de albahaca, piñones y queso en lascas. 


Compartir:

martes, 13 de noviembre de 2018

Tortilla rellena de piquillos y jamón

Los huevos siempre dan mucho juego en la cocina y las tortillas no digamos, si alguien tiene dudas al respecto que se pase por el El club de la tortilla perfecta de Concha y disuelva la incredulidad, ya que hay cantidad de versiones y aumentando por días. A mi se me ha ocurrido este aperitivo que ha resultado ser de lo más rico y fácilmente adaptable a cualquier situación que se nos presente, y sí, ya estoy pensando en Navidad. Considero que no todo puede ser marisco, pues hay muchos gastos en esta fecha, pero eso no debe suponer una rebaja en calidad y originalidad. Hay productos que normalmente tenemos en casa y que combinados adecuadamente, esto es a nuestro gusto, nos pueden sorprender gratamente. Mi aportación a tal recomendación es esta tortilla a la francesa enrollada y rellena que no tiene desperdicio. Yo la prefiero caliente, aunque fría tampoco está mal. Vistosa y elegante, permite cubrir algún entrante festivo sin cargo a la paga extra. Yo le voy a reservar un lugar en la mesa, creo que lo merece y así le damos un capricho a la vista y otro al paladar.



Ingredientes:

-4 huevos
-4 pimientos del piquillo
-4 lonchas finas de jamón serrano
-Aceite y sal



Preparación:

En primer lugar se hace una rajita lateral a los piquillos para abrirlos como si de un abanico se tratara. En dos o tres cucharadas de aceite se pasan por la sartén vuelta y vuelta, se apartan a un plato y se reservan. Se baten los huevos con un pellizco de sal y se hace la tortilla en un par de cucharadas de aceite. Se aparta sobre una superficie plana, yo la puse sobre una madera de mayor tamaño que la tortilla para cuadrarla un poquito recortándola. Colocamos sobre ella los piquillos, y sobre éstos las lonchas de jamón. Con cuidado vamos enrollando la tortilla, yo no tuve ningún problema para hacerlo, pues al ser de cuatro huevos queda gordita. Se corta en medallones de un dedo de grosor aproximadamente. Se sirve sola o sobre una rodaja de pan.


Compartir:

viernes, 9 de noviembre de 2018

Magdalenas rellenas de mermelada de membrillo

Si a unas magdalenas tradicionales les ponemos una cucharada de nuestra mermelada preferida en su interior, les añadiremos una jugosidad y un sabor extra que el paladar y nuestros invitados agradecerán. En este tiempo suelo hacer mermelada de membrillo, que no solo degustamos sobre tostadas, también conjuntada con distintas preparaciones, una de ellas la que hoy nos ocupa: unas magdalenas con sabor otoñal que solucionarán desayunos y meriendas con la aprobación de más de uno. De esta receta salen doce porciones logradas y sabrosas que se pueden completar con algo más de confitura si, como me ocurre a mi, os parece pequeña la cantidad incluida. Normalmente aprovecho el fin de semana para hornear pasteles, pero esta elaboración es tan sencilla y rápida que en cualquier momento nos podemos dar el gustazo. Porque, no lo dudéis, están buenísimas.



Ingredientes:

-3 huevos
-140 g de azúcar
-150 g de harina
-6 c/s de aceite
-1 sobre levadura
-Ralladura de un limón
-12 cucharadas de mermelada de membrillo
-Azúcar glas



Preparación:

Batimos los huevos con el azúcar, añadimos la ralladura y el aceite, seguimos batiendo. A continuación incorporamos la harina tamizada con la levadura y mezclamos el conjunto. Colocamos las cápsulas de papel dentro de unas flaneras de aluminio, eso si no tenéis un molde de magdalenas, les echamos tres cucharadas de masa en el fondo de cada cápsula, una cucharada de mermelada en el centro que cubriremos con otras dos cucharadas de masa, sin rebasar las 3/4 partes de las cápsulas. Introducimos las magdalenas en el horno precalentado a 190 grados por espacio de quince minutos. Si clavamos un palillo dentro de ellas debe salir limpio. Una vez fuera del horno las dejamos enfriar y espolvoreamos azúcar glas por encima.


             


Compartir:

martes, 6 de noviembre de 2018

Mini tartaletas de otoño

No tuve el día con las fotos lo reconozco, pero puedo prometer y prometo que estas tartaletas están buenísimas. Como acompañamiento son de lujo y como aperitivo tampoco se quedan atrás, que cada cual elija su función en la mesa, ya sabéis, sobre gustos no hay nada escrito. Son otoñales por los ingredientes que las componen y que están sujetos a modificación en el momento que se nos antoje o prefiramos combinar otros. Yo, que no soy muy atrevida con las cosas del comer, en más de una ocasión me suelto la melena y juego con la comida; experimentar con distintas versiones propias la personaliza y enriquece y en último caso si no nos gusta el resultado, no se vuelve a repetir. Yo creo que me ha quedado una guarnición resultona e innovadora; eso visualmente hablando porque luego viene la cata y ahí es donde se arriesga. Pero casi aseguraría que donde las pongamos triunfan, en casa por lo menos lo han hecho. Ya me contaréis que tal os va si os decidís en alguna ocasión por ellas.



Ingredientes:

-16 mini tartaletas
-2 cebolletas
-1 manzana golden
-50 g de piñones
-50 g de pasas rubias
-Aceite y sal



Preparación:

Picamos menuda la parte blanca de las cebolletas y empezamos a rehogarlas en un poco de aceite de oliva. Pelamos y picamos menuda también la manzana, la incorporamos a la sartén con las cebolletas. Cuando estén pochadas se añaden los piñones y las pasas, se sazona el conjunto, se cocina unos minutos más. Apartamos a un plato y dejamos entibiar. Se llenan con una cucharita las mini tartaletas, se colocan en un bonito plato y listas para consumir.


Compartir:

viernes, 2 de noviembre de 2018

Ternera en salsa con almendras

Aunque tengo un buen par de carnívoros en casa, su fuerte no es la ternera y por variar el producto busco recetas que la llenen de sabor y la dejen muy tierna; éstas elaboraciones suelen ser salsas y guisos. Y como las hay para todos los gustos y con ingredientes propios de la estación, como las almendritas, aquí traigo una receta que es para rebañar el plato, así, literalmente. Algunas veces lo bueno tiene que hacer chup chup, es esa cocina familiar que se agradece en clima frío por lo bien que sienta y el calorcito que proporciona. Otra ventaja que encuentro a estas comidas es lo limpias que son a la hora de prepararlas, no hay más que introducir los componentes en la olla, taparla y esperar. No siempre hay mucho tiempo para dedicar a la cocina, más el extra de recoger, y no por ello nos vamos a privar de comer rico. Aquí hay una muestra de eso, ¿nos sentamos a la mesa ya?



Ingredientes:

-500 g de ternera a trozos
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-3 ó 4 zanahorias
-1/2 pimiento rojo
-1 puñado de almendras crudas
-1 c/s de pimentón
-2 tomates
-1 vaso de vino tinto
-1 hoja de laurel
-Agua
-Aceite y sal



Preparación:

En un fondo de aceite rehogamos los trozos de ternera a fuego fuerte. Cuando estén dorados, bajamos un poco el fuego e incorporamos la cebolla y los ajos picados menudos. Mientras se van friendo pelamos las zanahorias y las troceamos, también el pimiento, ambos en cortes grandes, que se vean. Continuamos con las almendras, si no están peladas las escaldamos un minuto en agua hirviendo, la piel saldrá fácilmente, las añadimos al sofrito. Ponemos los tomates rallados también y cuando pierdan el agua agregamos el pimentón, unas vueltas y vertemos el vino y la hoja de laurel. Sazonamos. Si hace falta más líquido, se cubre con agua. Se deja cocinar a fuego mínimo por espacio de una hora, debe quedar una carne tierna, si no es así, cocerla media hora más.




Compartir:

martes, 30 de octubre de 2018

Gallo al horno con champiñones y setas

Comenzare diciendo que el tema de hoy va de pescado y no de carne, por si alguien se ha despistado. No es el Gallo San Pedro que en alguna ocasión he preparado, aunque también de molla blanca e igualmente rico. He utilizado una receta antigua, escrita a mano en una libreta de mis comienzos en ésto de la cocina, allá por el ochentaytantos, y que ahora me siento con ganas de experimentar. Por supuesto mucho tiene que ver en ello el blog, pero después de hacerla me he alegrado porque nos ha gustado mucho y de otra manera hubiera quedado relegada al olvido. Con un pescado blanco que os guste y setas y champis de temporada, tendréis una receta diez, y no lo digo yo, sino mis implacables jueces catadores. Así que id tomando nota que empiezo con los ingredientes.



Ingredientes:

-1/2 kg de gallo en filetes
-1 cebolleta
-250 g de champiñones y setas
-1 vaso de vino blanco
-Unas hebras de azafrán
-2 c/s de nata para cocinar
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Picamos menuda la cebolleta y la rehogamos en una sartén con aceite. Laminamos los champis y las setas (yo compré una cajita en Mercadona ya preparada) y los añadimos. Seguimos rehogando. Incorporamos unas hebras de azafrán, vertemos el vino blanco, dejamos evaporar, agregamos la nata. Salpimentamos y cocinamos unos minutos más. Sazonamos los filetes de gallo. Los colocamos en una fuente de horno. Cubrimos con el sofrito de setas e introducimos en el horno precalentado a 200 grados por espacio de quince minutos. Y listo para consumir.


Compartir:

viernes, 26 de octubre de 2018

Patatas rellenas de brócoli y queso

De la patata mucho se ha escrito y aún más se ha cultivado por todo el mundo desde que los conquistadores españoles la trajeran de América como curiosidad botánica. Hoy es uno de nuestros principales alimentos, gracias también a lo adaptable que es a cualquier preparación. En casa no podríamos vivir sin ella, por eso hoy le dedico esta receta en una de las formas que más nos gustan: asadas y rellenas. La unión del brócoli con el queso ha resultado ser una mezcla muy interesante, además de darle un toque de color a tanta palidez. Recomiendo consumirlas recién hechas para no perdernos ternura y cremosidad, a partir de ahí cada cual es responsable de combinarlas como quiera o comerlas solas. Porque lo que está claro es que satisfacen nuestras exigencias en no pocas ocasiones, que todos sonríen cuando las ven aparecer en el plato y que la regla del menos es más, aquí se cumple a rajatabla.



Ingredientes:

-4 patatas medianas
-8 ramitos de brócoli
-4 c/s de queso crema
-Mezcla de cuatro quesos rallado
-Sal y pimienta



Preparación:

Elegimos patatas redonditas que se mantengan bien de pié. Las lavamos y aún mojadas las envolvemos en papel de aluminio. Introducimos en el horno a 200 grados, el tiempo va a depender del volumen de la patata, yo las tuve una hora, en cualquier caso pincharlas y comprobar que estén tiernas. Cortar los ramitos del brócoli, sin el tronco, cocerlos en agua unos quince minutos, deben quedar tiernos, pues los machacaremos y mezclaremos con el queso crema, sal y pimienta. Sacamos las patatas del horno, con cuidado retiramos el aluminio, les hacemos un corte en forma de cruz por la parte superior un poco profundo, ya que debe abrir para introducir el relleno, si os ocurre como a mi que alguna se me abrió entera, la cerráis atándola con un hilito. Una vez abiertas les ponemos sal y pimienta, con una cucharita las rellenamos, ponemos un montoncito de mezcla de cuatro quesos u otro que nos guste por encima y las devolvemos al horno hasta que el queso se derrita.


Compartir: