martes, 17 de mayo de 2022

Champiñones rellenos de atún

 Preparar un relleno para colocárselo a unos champiñones, no entraña ninguna complicación. En casa como gustan tanto de esta forma, casi nunca se quejan de mis improvisaciones. Cuando veo unos ejemplares hermosos me los llevo porque después menguan mucho con el cocinado. Lo que ocurre es que esta última vez debían ser de alguna variedad poco conocida para mi, pues el interior era muy oscuro, incluso tras limpiarlos  quedaron de esta guisa, con un filito negro alrededor, que a mi me parece de lo más molón, ni a propósito quedan tan perfilados. En esta ocasión los hice con lo que tenía en casa, primero un sofrito, una lata de atún y mayonesa para gratinar. Nada más; y nada menos, ya que nos los comimos sin sentir. Y como no los tenía en el blog, fotito al canto, y directos a la categoría de verduras, para que no se me olviden a mi y enseñarlos a los visitantes que pueda interesar. ¿Gustáis?


Estos champiñones nacieron de la improvisación y también aproveché el calor del horno, pues estaba haciendo otra receta, para asar los champiñones, por eso se la envío a 
Marisa para su proyecto 1+/- 100, desperdicio 0, destinado al reciclaje, reducción de desperdicios, ahorro y defensa del medio ambiente.




Ingredientes:
-6 champiñones grandes
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-1 lata de atún
-3 c/s de tomate frito
-Mayonesa para gratinar
-Aceite y sal



Preparación:
Limpiamos los champiñones quitándoles la capa exterior, sale muy fácil cogiendo un filito del sombrerito y tirando, también los tronquitos de los champis y el interior raspando con una cucharita. Colocamos sobre un papel vegetal sobre una fuente de horno, les ponemos un hilito de aceite y un poquito de sal y los metemos al horno 10 minutos a 200 grados. 
Preparamos el relleno. Pelamos y picamos la cebolla, los ajos y los tronquitos de los champis, comenzamos a freírlos en un fondo de aceite, cuando estén tiernos añadimos el tomate frito, si es casero mejor, y el atún, también un poco de sal. Cuando todo quede bien integrado, apartamos y rellenamos los champis. Cubrimos con una o dos cucharadas de mayonesa y gratinamos hasta que cojan un poquito de color. Sacamos y listos para consumir.



Compartir:

viernes, 13 de mayo de 2022

Gratinado de patata, berenjena y carne picada

 Este gratinado, a la receta original se parece como un huevo a una castaña. Entre unos ingredientes que no utilizo, otros que no tenía y un cocinado distinto, todo ha quedado vuelto del revés, pero muy bueno, que es lo importante. De vez en cuando me asoma esa vena creativa que se puede contar, que convence, porque sabes que en cuanto la preparación llegue a la mesa, desaparece con rapidez, sin tragos de agua. Yo lo preparé partiendo de cero, sin embargo se puede aprovechar un resto de boloñesa o unas patatas cocidas y seguirá conservando su nombre con garantía de sabor. He visto muchos gratinados con velouté en lugar de bechamel, así que, si también nos sobra un poquito de caldo, no está mal emplearlo para hacer esta salsa que cubra el pastel. Hace unos días degustamos el plato y cuando me imagino metiendo el tenedor de arriba a abajo, empiezo a salivar; dejo a vuestra elección disfrutar de la misma experiencia.



Ingredientes:
-1 patata grande
-1 berenjena 
-2 ajetes
-1 cebolla
-1/2 pimiento rojo
-1 lata de 400 g de tomate triturado
-250 g de carne picada, mitad cerdo, mitad ternera
-Queso rallado
-Aceite, sal y pimienta
Velouté
-2 c/s de aceite
-1 c/s de harina
-1vasito de caldo de pollo



Preparación:
Pelamos y troceamos la patata en rodajas gruesas, como de un cm., hacemos lo mismo con la berenjena. Extendemos ambos sobre una fuente de horno, que habremos cubierto con papel vegetal, un hilito de aceite, sal y pimienta por encima. Asaremos a 190 grados hasta que queden tiernas, unos 35 minutos, dándoles la vuelta a la mitad del tiempo. Pinchar con un tenedor para ver si están tiernas antes de sacarlas.
Mientras, preparamos el sofrito. Pelamos y picamos menudos los ajetes, la cebolla y el pimiento rojo y comenzamos a sofreírlos en un fondo de aceite. Añadimos la carne picada, cuando haya cambiado de color, vertemos el tomate triturado, sazonamos y dejamos cocinar hasta que el tomate pierda el líquido. Reservamos. Tengo que decir que me sobró casi la mitad del sofrito, que congelé, después lo usaré para unos macarrones.
Hacemos la velouté poniendo el aceite en un cazo, añadimos la harina, la rehogamos como un minuto, vertemos el caldo a poquitos al tiempo que revolvemos con la varilla, sazonamos un pelín porque puede que el caldo ya lleve. Cuando tenga la consistencia de una crema espesita, retiramos del fuego.
Montamos el pastel, para ello debemos utilizar una fuente de horno con el tamaño adecuado para que las rodajas de patata quepan justas en el fondo, la mía no era muy grande porque era una cantidad para dos personas.  Pintamos la base con aceite de oliva, acomodamos las rodajas de patata cubriendo el fondo, sobre ellas las rodajas de berenjena, cubrimos con la salsa de carne picada, volvemos a cubrir ésta con la velouté y espolvoreamos queso rallado al gusto. Introducimos el pastel en el horno para gratinar el tiempo necesario en que coja un poquito de color. Y ya está. Queda muy jugoso como se puede ver.



 
Compartir:

martes, 10 de mayo de 2022

Quiche de pera y queso azul

 Que siento devoción por las tartas saladas es algo que mucha gente sabe, no me he parado a contabilizar las que tengo en el blog, pero bastantes. No podía dejar de traer la de hoy porque la combinación pera-queso azul está de vicio, también lleva cebolla confitada en su jugo, para quienes vean en los ingredientes mucho dulzor (el natural de la cebolla y la pera) que la cocinen menos, yo la tengo sobre una hora a fuego muy bajo, hasta que cambia de color, para subirlo en los últimos minutos y que evapore el caldo. Hay que tener en cuenta que el queso azul es fuerte, no debe estar equilibrado en cantidad con los otros componentes o dominará en sabor. He preparado la base con una masa que se hace fácil, aún así para quienes vayan con prisas, hay atajos como utilizar las compradas que hacen el avío perfectamente convirtiendo la quiche en una preparación rápida. Yo no me lo pensaría para adoptarla en el menú.



Ingredientes:
-200 g de harina
-90 g de margarina
-50 ml de agua muy fría
-1 c/s de aceite de coco
-1 cucharadita de sal
-2 cebollas 
-1 pera conferencia
-150 g de queso azul
-2 huevos
-200 ml de nata de cocina
-Aceite y sal



Preparación:
En primer lugar preparamos la masa, ponemos la harina en un bol con la cucharadita de sal, añadimos la margarina en trozos, mezclamos con las manos hasta que se formen unas migas, trabajarla lo menos posible o la margarina se calentará, añadir el agua fría y el aceite de coco, seguir amasando pero rudamente. Envolver en un film y meter en el frigo media hora mínimo. Confitamos la cebolla cortándola en plumas y colocándola en una sartén con un poco de aceite. Cuando hayamos dado unas vueltas en las que se haya soltado completamente, bajamos el fuego, tapamos y dejamos cocinar mezclando de vez en cuando. Debe cambiar de color, en ese momento destapamos, subimos el fuego y dejamos evaporar. 
Engrasamos un molde de horno, colocamos un papel vegetal sobre el fondo y paredes. Sacamos la masa de la nevera, la estiramos con un rodillo y la ponemos con cuidado sobre el molde, acomodamos fondo y paredes. Cubrimos con un trozo de papel vegetal el fondo para echar sobre él garbanzos que sirvan de peso. Introducimos en el horno precalentado a 200 grados unos quince minutos. Mientras, en un cuenco batimos los huevos con la nata, desmigamos el queso azul y lo añadimos junto con la cebolla, sazonamos. Cuando la masa esté, la dejamos enfriar un poco. Pelamos la pera, la cortamos en láminas finas, cubrimos el fondo de la masa, vertemos encima la mezcla anterior, y volvemos a meter al horno 25 ó 30 minutos, hasta que esté cuajado el centro pinchando con una brocheta. Podemos comerla templada o fría.



Compartir:

viernes, 6 de mayo de 2022

Tarta pudin

 No parecía la tarta ideal para el cumpleaños de mi hija, hasta que caí en la cuenta que el pan de calatrava (no son mis mejores fotos) es uno de sus postres preferidos y se lleva poco con esta receta. Cuando tenemos excedente de pan, hay bastantes formas de darle salida, una de ellas la que hoy os cuento. Una tarta fácil y limpia, lo único que hará falta es tenerla hecha de vísperas para que coja cuerpo y no os pase como a mi al cortarla. He aprovechado la coyuntura cumple-pan, no lo niego, pero pienso que es algo bueno por el significado que tiene, reducir el desperdicio al tiempo que preparamos, una tarta en este caso, tan rica como la que más. Nosotros no desechamos ni un poco, la que sobró se guardó en la nevera, se mantiene fresca un par de días más, tiempo que se utiliza para ir cortando cachitos. Lo importante fue celebrar que estuvimos juntos apagando las velas con un bocado dulce que nos gustó. De todo ello tengo fotos y de la tarta por supuesto, ¿cómo si no os la iba a enseñar?
Esta receta la vi en: La Masía



La receta va de perillas para el proyecto que lleva a cabo Marisa1+/- 100, desperdicio 0, destinado a la reducción de desechos, ahorro, reciclaje y cuidado del medio ambiente. Por eso se la envío y que sume a las muchas que ya tiene.



Ingredientes:
-700 ml de leche
-1 limón
-1 rama de canela
-300 g de pan duro
-5 huevos
-100 g de azúcar
-150 g de galletas
-3c/s de aceite de coco
-Canela molida
-Aceite de coco para le molde



Preparación:
En un cuenco mezclamos las galletas trituradas con tres cucharadas de aceite de coco. Lo pasamos a un molde de horno pintado con aceite de coco y forrado con papel vegetal. Reservamos en el frigo. 
Llevamos a ebullición la leche con la piel de un limón y la canela, apagamos, tapamos y dejamos reposar. Troceamos el pan, lo ponemos en un cuenco, vertemos la leche encima, que le habremos quitado la piel del limón y la canela y dejamos reposar unos minutos hasta que el pan absorba la leche. Agregamos los huevos y el azúcar, trituramos con la batidora hasta obtener una crema lisa y homogénea. Pasamos la mezcla al molde, horneamos 25 minutos a 190 grados. Sacamos, dejamos enfriar, metemos en el frigorífico, mejor de un día para otro. Espolvoreamos con canela molida.






Compartir:

martes, 3 de mayo de 2022

Patatitas al ajillo con pimentón

 Desconozco si se trata de una receta con tradición en algún lugar, yo no la conocía y después de leer sobre ella, he adaptado mi propia versión, que me ha quedado bastante buena, todo sea dicho. Estas patatas han acompañado unas bacaladillas muy frescas junto a una ensalada de manzana, menú que ha estado para repetir. Cuando algún plato inusual nos gusta, se queda en casa, otra cosa es que me acuerde de hacerlos todos, solo repasando la blogosfera caigo en la cuenta a veces de que no he preparado uno u otro. Hay que ver lo que enriquece este espacio, puedo elaborar un buen repertorio de recetas para todo o un año o más, sin repetir ninguna, algo que en casa no se hace, ya que somos animales de costumbres y enseguida echamos de menos las comidas de siempre. El caso de las patatas es especial, no podríamos vivir sin ellas, siempre tengo, al igual que ajo, perejil, pimentón y vino, como todo el mundo vaya, pero como nos encantan estos ingredientes, esta guarnición tan resultona, va a brillar en más de una ocasión. Y si os decidís a hacerla entenderéis porqué.



Hace tiempo que no envío ninguna receta al proyecto de Elisa y MarisaEn buena onda, destinado al aprendizaje y utilización del microondas. Del 15 al 15 de cada mes se puede participar con nuestras recetas realizadas con este aparato en su totalidad o en parte. Si os apetece podéis pasar a verlas en el anterior enlace, son muy interesantes.


Ingredientes:
-400 g de patatitas nuevas
-4 dientes de ajo
-1 puñadito de perejil
-1 cucharadita de pimentón dulce
-1 vasito de vino
-Aceite y sal



Preparación:
Preparé primero la salsa, para ello se pican menudos los ajos y el perejil, lo hice en picadora. Se ponen a sofreír en un poco de aceite, se rehogan un momento sin que lleguen a coger color, se añade el pimentón, se le da un par de vueltas y se vierte el vino y un poco de sal. Se deja reducir.
Quité la piel a las patatas, pero se puede dejar, se lavan bien y se trocean. Las corté en rodajas de medio cm más o menos, también se pueden hacer en dados. Se colocan en un plato o fuentecita de microondas, se pone un hilito de aceite y se introducen en el aparato unos tres minutos a máxima potencia, deben quedar enteras. En una sartén con bastante aceite se terminan de freír, se escurren y se integran con la salsa de pimentón, calentándolas unos minutos. Y listas para comer!




Compartir:

viernes, 29 de abril de 2022

Pavo al chocolate

 No afirmaría yo que esta salsa de chocolate es para mojar, más bien es para rebañar la carne, con ese puntito de sabor dulce-amargo que sobresale. Muy apañá, que diría mi abuela, ahora empleamos otros términos más refinados como: fondo, coulis, salteado,... O el que más le gusta a mi amiga Concha, "mise en place", todo en su lugar al preparar una receta. Para entendernos, se trata de un sofrito más o menos rico en ingredientes, en el que lo novedoso es el chocolate negro. Hace unos cuantos años, si escuchaba por la tele (porque las redes sociales ni estaban, ni se las esperaba) que en otros países cocinaban platos que nosotros conocíamos eminentemente salados, con chocolate, nos parecía extraño y nos sacaba una sonrisa, -¿qué comerá esta gente? La modernidad también llegó a nuestra gastronomía y con ella a nuestros menús, y descubrimos que nos gustaban y todo. Y en esas estamos, incorporando lo propio y lo ajeno ahora que hemos aprendido, aunque sea la ley del ensayo y el error, merece la pena probar una de estas ricas salsas que a la carne magra del pavo le va tan bien. Es la primera vez que la hago así y no será la última, no digo más.



Ingredientes:
-640 g de carne de pavo a tacos
-1 cebolla
-1 zanahoria
-2 dientes de ajo
-2 c/s de tomate frito
-1 puñado de almendras fritas
-20 g de chocolate negro
-1 copita de brandy
-400 ml de caldo de pollo (aprox.)
-1 cucharadita de curry en polvo
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:
Salpimentar y dorar la carne de pavo en un fondo de aceite. Sacar y reservar. En el mismo aceite, sofreír las cebollas y las zanahorias peladas y picadas junto con los ajos fileteados. Verter el brandy, flamear y cuando se apague la llama, apartar la verdura en una jarra. Agregar casi todas las almendras, el curry, el tomate frito, un vaso de caldo y sal. Triturar todo y devolver a la cazuela. Añadir el chocolate rallado, el pollo y el resto del caldo. Dejar cocinar hasta que la carne se haga. Presentamos con el resto de almendras picadas.




Compartir:

martes, 26 de abril de 2022

Tortillitas de gambas

 Cuando preparo unas tortillitas de gambas, el momento de ponerlas en la mesa da lo mismo, unas veces sirven como aperitivo, pero de segundo tras unas lentejas con verduras, como las comimos nosotros, están divinas también. De hecho las recomiendo después de un primero porque entran de maravilla y teniendo el estómago contento, será más fácil moderarse. A riesgo de que algún gaditano se enoje, diré que las prefiero a las de camarones, me parecen más suaves y limpias, ya que las pelo antes de mezclarlas en la masa, al contrario de los camarones, tanto los bigotes como la cáscara me serían imposible digerir. No hay que comerlas a diario por tratarse de un frito, pero no me privo de decir que están buenísimas siempre. Por último, para hacer honor a la verdad, he sustituido la harina de garbanzos indicada en la receta, por un huevo, y no para incluirlas en el el club de la tortilla perfecta, sino porque no tenía. Lo prometo!


Como he dicho, al ser tortillitas, van directas al club de la tortilla perfecta, donde su tutora Concha, las coloca perfectamente para ser visitadas.




Ingredientes:
-150 g de gambas peladas
-1 cebolla
-2 ajetes
-1 huevo
-100 g de harina
-1 c/s de levadura
-1 ramita de perejil
-150 ml de leche
-150 ml de agua
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:
Pelamos las gambas y reservamos. Pelamos la cebolla y los ajetes y los picamos menudos. Los vamos friendo en unas cucharadas de aceite. Añadimos las gambas y el perejil troceados. Sofreímos un par de minutos más. En un cuenco batimos el huevo, agregamos la leche, el agua, la harina con la levadura, sal y pimienta. Mezclamos e incorporamos el sofrito de gambas integrándolo en la masa. En una sartén con abundante aceite caliente, vamos echando cucharadas de esta mezcla friéndolas por ambos lados. Sacamos las tortillitas y colocamos sobre un papel absorbente. Mejor comerlas calientes.



Compartir: