viernes, 24 de mayo de 2024

Pastel salado de coliflor

 De este pastel salado diré que es una mezcla entre quiche y frittata. Utilizando las verduras que tenía, mezclándolas con huevo y un poco de leche, más un relleno para aumentar su sabor, salió esta receta que nos ha gustado. Después de hacerla caí en la cuenta de lo apañada que es, nosotros la degustamos en la cena, pero muy bien puede ser una guarnición que pega con todo. También sirve para camuflar esas verduras que no son muy del agrado de todo el mundo, aún cuando están en su momento óptimo de consumo y sería interesante tomar. No le he puesto base para que sea más ligera, eso lo dejo a elección del personal, con algo más de trabajo se elabora una masa casera y para mayor rapidez, en el mercado hay muchos tipos de ellas. Lo digo para no desprenderme de la etiqueta de cocina sencilla, claro.
La semana que viene no podré publicar, así que os veo ya en el mes de junio. Chao.



Al haberme ayudado del microondas para hacer esta receta, se la envío a Marisa y Elisa, para que la incluyan en su proyecto En buena onda, destinado a enseñar un buen funcionamiento de este aparato.



Ingredientes:
-1/2 coliflor mediana
-2 puerros (parte blanca)
-3 huevos
-1 chorrito de leche
-5 lonchas de jamón de pavo
-180 g de queso rallado (4 quesos)
-Aceite y sal



Preparación:
Troceamos la coliflor en arbolitos, desechando el tronco. Cocinamos en el microondas, con un poquito de agua, máxima potencia, unos diez minutos. Mientras, quitamos la primera capa de los puerros y los pelos, aquí solo utilizaremos la parte blanca que picaremos menuda. En un poco de aceite la vamos sofriendo. Añadimos la coliflor, sal, e integraremos ambos, también vamos troceando la coliflor con el dorso del cucharón para dejar trozos pequeñitos. En un cuenco batimos los huevos, añadimos la leche, un poquito de sal y el sofrito. Mezclamos muy bien. Pintamos un molde de horno con aceite, vertemos la mitad de la mezcla, cubrimos con las lonchas de jamón de pavo y estas con el queso rallado. Tapamos con la otra mitad de la mezcla, cubrimos con más queso rallado. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados, hasta que esté bien cuajado el pastel, unos 30 minutos. Si vemos que el queso se quema, tapamos con papel aluminio o de horno, los últimos minutos, destapamos.





Compartir:

martes, 21 de mayo de 2024

Asado de patatas, manzanas y salchichas

 A veces no me apetece complicarme mucho en la cocina y ello no impide que salgan recetas buenísimas como la de hoy. La preparé para el almuerzo, pero como cena es perfecta también. Austeridad y sabrosura en el plato, quizás sea eso lo que define mi forma de cocinar. Y es que en más de una ocasión tenemos productos en casa suficientes para organizar una buena receta y no caemos en cual. Si no hubiera visto en alguna parte salchichas frescas en un asado, a lo mejor no se me hubiera ocurrido ponerlas a mi, pero así fue y me alegro porque descubrí una comida estupenda sin apenas ingredientes y poco trabajo, esto es lo que me ha convencido que debía traerla al blog. Claro que se puede preparar en la afamada air fryer, pero como no tengo, tiro de horno que me gusta igual. A ver que os parece a vosotros.



Ingredientes:
-2 patatas medianas
-2 manzanas Granny Smith
-6 salchichas frescas de pollo
-Aceite, sal y pimienta
-Perejil



Preparación:
Lavamos muy bien las patatas y las manzanas porque las pondremos con piel. Cortamos las patatas por la mitad. Descorazonamos las manzanas y cortamos de igual forma. Las ponemos en un cuenco amplio y las embadurnamos de aceite, sal y pimienta. Acomodamos en una fuente de horno  y las introducimos en él, lo tendremos precalentado a 200 grados. Las tuve 25 minutos. Sacamos y repartimos las salchichas, salpimentadas, entre los trozos de patata y manzana, volvemos a meter al horno unos 25 minutos más, o hasta que veamos que todo está tierno y cocinado. Se pueden espolvorear con perejil. Y ya podemos degustarlas!



Compartir:

viernes, 17 de mayo de 2024

Dip de salmón

 Tenía ganas de dipear. Sí, sé que es un término nuevo, como blogosfera, perrear o ¡que guay! Dicen que renovarse o morir y desde luego lo segundo por ahora, no. Si participamos del invento de Internet, también tendremos que adoptar un nuevo vocabulario. Yo no lo veo mal, si con ello enriquecemos la lengua, sin olvidar que la nuestra va bien servida y es generosa a la hora de incorporar dialectos y vocablos. Y no quiero seguir por este camino que me siento como una profe dando una clase. Todo esto para decir que las mezcolanzas son buenas, como este dip. Ya está, ya lo he hilado, aquí es donde quería llegar, que complicada soy a veces. 
Este paté (dip) nunca lo había comido en casa, pero al igual que preparo un potaje al estilo de mi bisabuela con lo que había en el huerto, trituro todos estos ingredientes y disfrutamos de lo lindo con unas tostaditas. Lo uno no impide lo otro, al contrario, suma y sigue. Hay que ir con los tiempos, ¿estáis de acuerdo? Pues ya me contaréis.



Ingredientes:
-50 g de salmón ahumado
-1 lata pequeña de atún en aceite
-1 huevo cocido
-3 c/s de mayonesa
-Sal y pimienta



Preparación:
La preparación no tiene más misterio que unir todos esos ingredientes, (el atún con su aceite) en un vaso batidor y darle caña. Quedará tan fino o grueso como queráis. El resultado será una crema pegajosa. Si no os apetecen las tostaditas para untarlo, podéis comerlo con palitos de verduras o nachos. Si sobra, se guarda en la nevera tapado.




Compartir:

martes, 14 de mayo de 2024

Tarta tatín de fresas

 Mi repostería es sencilla, a ser posible con fruta y que esta sea del tiempo. Una tatín cumple esos requisitos, por eso más de una tengo ( véase un ejemplo). Pero mi poca habilidad repostera me juega algunas malas pasaditas, como al darle la vuelta quedar feucha por no darme cuenta de que las fresas se deshacen con facilidad, convirtiéndose casi en una mermelada. Me he permitido un truco para mostrarla, cortar un trozo de la parte que quedó más vistosa, ya que buena estaba. Tiene el sabor dulce y ácido de la fresa, poca azúcar, a la base no le puse, consideré que no le hacía falta, y nos supo bien, pero los más golosos, ya sabéis. Es un postre muy rico, también una merienda y si nos soltamos la melena, ¿por qué no un tentempié?



Ingredientes:
Masa:
-200 g de harina
-90 g de mantequilla
-50 ml de agua muy fría
-1c/s de aceite
-1 cucharadita de sal
Relleno:
-500 g de fresas (aprox.)
-6 c/s de azúcar
-2 c/s de agua
-1 chorrito de zumo de limón



Preparación.
Primero hacemos la masa, la preparé sin huevo porque es la que más nos gusta, pero también es cierto que si nos pasamos de horno queda dura, así que os dejo esta otra por si os parece mejor. Ponemos la harina en un cuenco con la sal y la mantequilla fría, la vamos trabajando con los dedos hasta que quede arenosa, añadimos el agua y el aceite. Mezclamos un poco, hacemos una bola, la envolvemos en film y la llevamos a la nevera durante media hora como mínimo.
Lavamos las fresas, quitamos las hojas y las partimos por la mitad. Reservamos. En un cazo ponemos el azúcar con el agua y unas gotas de zumo de limón. Lo calentamos y dejamos  hasta conseguir un caramelo, solo se mueve en círculo si se hace más por un lado que por otro. Echarlo inmediatamente en el molde donde vayamos a hacer la tatín. Movemos para que el caramelo cubra todo por igual. Colocamos las fresas encima, las puse boca arriba, tapando el fondo.
Sacamos la masa de la nevera, ponemos harina sobre la encimera, la estiramos con un rodillo hasta conseguir el diámetro del molde. Tapamos con ella las fresas, remetiendo la masa bien por los lados. Pinchamos con un tenedor e introducimos en el horno precalentado a 190 grados, unos 30 minutos aproximadamente. Sacamos, dejamos atemperar, ponemos un plato o fuente encima y damos la vuelta. Como el relleno quedó como una mermelada, lo tuve que recomponer un poco para que quedara bien distribuido. 
Solo queda disfrutarla. 



Compartir:

viernes, 10 de mayo de 2024

Patatas en salsa (guarnición)

 Es esta una guarnición de patatas entre guiso y salsa. Hace tiempo que no subo una y la verdad es que preparo muchas para todo tipo de proteína, asada generalmente. Ahora llega el tiempo de las barbacoas y tener un acompañamiento hecho ofrece variedad a la comida y la hace incluso más ligera. De patata tengo algunas que nos han gustado mucho (esta o esta), las rescato más que nada para no olvidarlas, son tantas las que hago para el blog, que de vez en cuando tengo que hacer un repaso por sus páginas y acordarme de lo buenas que quedaron. Es también una receta de aprovechamiento, ya que los piquillos son de un tarro empezado para la salsa de merluza andaluza, y el aceite fue reutilizado de unas patatas fritas.
 Práctica diaria.



Al tratarse de una receta de aprovechamiento, se la envío a Marisa y su proyecto 1+/- 100, desperdicio 0, relacionado con el reciclaje, reducción de desperdicios, ahorro y defensa del medio ambiente.



Ingredientes:
-4 dientes de ajo
-1 cebolla
-1 pimiento verde
-3 piquillos
-1/2 vaso de amontillado
-1 cucharadita de harina
-1 vaso de agua
-50 g de jamón a taquitos
-2 patatas medianas
-Aceite y sal



Preparación:
Pelar y lavar las patatas, cortarlas en forma de dados. Freír a fuego alto en abundante aceite. Reservar en un plato con papel absorbente. Picar menudos la cebolla y los ajos, el pimiento verde en aros. Comenzar a freír en el aceite de las patatas, si es mucho se quita hasta dejar un fondo en la sartén. Verter una cucharadita de harina, rehogar, verter el vino, añadir la patata y agua hasta cubrir. Sazonar. Mover la cazuela en círculos para que la salsa espese. Agregar los taquitos de jamón y los piquillos en tiritas. Cocinar a fuego medio-bajo, hasta que la patata se haga y la salsa reduzca.



Compartir:

martes, 7 de mayo de 2024

Hojaldre con pollo

 Normalmente, cuando me sobra carne de un caldo de pollo, preparo croquetas, pero en este caso me apetecía hacer algo diferente, así pensé en hacer este relleno para unas empanadillas. Como todos sabréis, ahora no hay manera de encontrar obleas, están desaparecidas, al menos en los supermercados que yo visito; según la empresa (Buitoni) debido a una falta de abastecimiento de harina, aunque las malas lenguas dicen que a una estrategia de marketing. Lo cierto es que, o preparaba mi propia masa, o ponía a funcionar el plan B. Me he decidido por la segunda opción que ha consistido en rellenar un par de masas de hojaldre. Y muy bien quedaron, quizás a falta de algunas pasas más o dátiles, que aportan un puntito dulce riquísimo, pero se ve que por casa anda un ratón que se las come todas y no dice nada cuando se van terminando. Ya ha recibido una regañina.



Al aprovechar la carne del caldo, envío esta receta a Marisa, para su proyecto 1+/- 100, desperdicio 0, relacionado con el reciclaje, reducción de desperdicios, ahorro y respeto por el medio ambiente.



Ingredientes:
-1 muslo y contramuslo de pollo (cocidos)
-200 g de espinacas (lavadas)
-1 puñadito de pasas 
-150 g de queso tipo Philadelphia (light)
-2 masas de hojaldre
-Aceite y sal
-1 huevo para pintar



Preparación:
Trocear menuda la carne de pollo. Reservar. Rehogar las espinacas en un poco de aceite, añadir las pasas, el pollo, un poco de sal y mezclar todo muy bien. Por último incorporar el queso e integrarlo todo. 
Estirar una masa de hojaldre, como la hice trenzada, señalamos con una punta del cuchillo, tres partes iguales; a las de los lados, les hacemos unas tiras oblicuas. Ponemos el relleno en medio dejando un cm por encima y por abajo que doblaremos hace adentro. Ahora cruzamos las tiras oblicuas de forma alterna hasta cubrir el relleno. Pintamos con huevo batido. Introducimos en el horno a 200 grados hasta que se ponga dorada. Tengo que decir que la puse en el tercio inferior del horno para que se hiciera bien por abajo antes de dorarse mucho por encima, pero me pareció un pelín cruda por esa parte, así que la siguiente la hice con la placa en medio y bajé la temperatura a 180 grados, ya que el horno estaba caliente.



Compartir:

viernes, 3 de mayo de 2024

Merluza a la andaluza

 La merluza a la andaluza es el pescaito frito de toda la vida de Dios, solo que al tratarse de lomos limpios, los he fileteado y presentado con una salsa (receta del Lidl por cierto). Dicha salsa invita a mojar, no diré que no, pero también se puede coger con el tenedor al tiempo del pescado y se saborea igual. Para diferenciarla de una salsa de tomate, lleva los piquillos que le dan su punto; en cuanto a triturarla, es algo que hago solo en ocasiones porque no tenemos problemas en encontrar trocitos, incluso nos gusta, quienes la quieran más fina, es cuestión de meter la batidora y si queda muy espesa, añadir un chorrito de caldo o agua y con dar un hervor será suficiente. Que no se diga que a los andaluces (y a los que no lo son) se nos hace cuesta arriba preparar pescaito frito con salsa y todo.



Ingredientes:
-2 lomos de merluza limpios (400 g)
-2 dientes de ajo
-1 cebolla
-4 pimientos del piquillo 
-2 tomates pera
-1 hoja de laurel
-1 vaso de vino blanco
-Harina
-Aceite y sal



Preparación:
En primer lugar trocear la merluza al tamaño que nos guste. Sazonarla y reservar.
Pelar y picar la cebolla y los ajos, comenzar a freírlos en un fondo de aceite. Cuando estén tiernos, añadir los piquillos en tiras. A continuación, los tomates rallados. Cuando hayan perdido el agua, ponemos la hoja de laurel y el vino. Sazonamos todo. 
Mientras, pasamos la merluza por harina, desechando la sobrante, freímos en abundante aceite. Añadimos a la salsa, cocinamos unos minutos para que se integren los sabores y ¡a comer!



Compartir: