viernes, 9 de abril de 2021

Acelgas con almejas

 Teniendo unas acelgas ( ahora en temporada) y unas almejas, tenemos género suficiente para preparar un plato ligero que puede sorprender por lo bueno que está. Aquí donde me veis, no soportaba las verduras de hoja ni en pintura, con el paso del tiempo, diversidad de elaboraciones y el interés que he puesto, puedo decir que cuando las veo llaman mi atención y no me puedo ir sin ellas, se que encontraré la manera de cocinarlas que me apetezca en ese momento. He llegado a la conclusión que poner mala cara a productos a los que he dado pocas oportunidades es un error; como todo, el gusto hay que educarlo, si después de haberlos probado más de una vez no me entran, pues no me entran, pero lo he intentado. 
Os dejo estas acelgas con almejas que se quedaron en el menú familiar a la primera, no hubo que pensarlo dos veces.



Ingredientes:
-300 g de acelgas limpias
-250 g de almejas
-1 cebolla
-2 ajos frescos
-200 ml de vino blanco (puse un palomino fino)
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:
Poner las almejas en agua con sal un par de horas, cambiando el agua dos o tres veces para que suelten toda la arena. Limpiar y cortar las acelgas. Cocerlas en agua unos diez minutos. Picar la cebolla y los ajetes menudos, aprovechar la parte verde de los ajos también. Comenzar a freírlos en un fondo de aceite de oliva. Añadir el vino blanco y las almejas, tapar la cazuela para que se abran. Añadir las acelgas, rectificar de sal y pimienta, dar unas vueltas para que se mezclen todos los ingredientes bien, y listo para comer.




Compartir:

martes, 6 de abril de 2021

Arroz con sepia y coliflor

 Un buen arroz con poco se hace, o con mucho, que todo le va bien. El de hoy puedo decir que es de aprovechamiento, y es verdad, pero por aprovechar casi media coliflor y algo de caldo vegetal, compré una sepia (aquí llamada choco) que me costó su buen precio, lo que no deja de ser trampa, si lo llamamos ahorro, aquí no lo es mucho. En mi defensa diré que estaba rico no, lo siguiente. Como veréis, lo he coronado con un arbolito de coliflor crudo, para que se vea, ya que queda tan tierna e integrada en el guiso (líbreme Dios de llamarlo paella) que se mimetiza con él. La receta queda un poco caldosa, algo que debo apuntar, pues con el tiempo que tardo en hacer las fotos, el arroz se lo bebe todo, si será egoísta; degustándolo recién hecho la cosa cambia a mejor. Un plato completo, nada pesado, que aconsejo encarecidamente. A mi me gusta.



Al aprovechar la coliflor y algo de caldo, envío esta receta a Marisa para su proyecto 1+/- 100 desperdicio 0 destinado al ahorro, reducción de desperdicios y defensa del medio ambiente.



Ingredientes:
-1 sepia mediana
-3 dientes de ajo
-1 tomate
-1 c/s de pimentón dulce
-1/2 coliflor pequeña
-1 vaso de caldo vegetal
-400 ml de agua (aprox.)
-200 g de arroz redondo
-Aceite y sal
-Azafrán molido



Preparación:
Limpiar y trocear la sepia si no lo hace el pescadero. Comenzar a freirla en un fondo de aceite a temperatura alta al principio, sin moverla mucho, para que no suelte mucho líquido. Pelar los ajos y picarlos menudos. Rallar el tomate. Añadimos los ajos a la sepia y unos minutos después el tomate. Cuando éste último pierda el caldo, agregar el pimentón, tan solo dar unas vueltas y verter el caldo, para evitar que amargue. Yo solo le puse un vaso de caldo porque no tenía más y lo que hice fue completar con agua. Dejamos hervir a fuego mínimo el conjunto hasta que la sepia esté casi tierna, cada una tiene su tiempo, lo mejor es pincharla, cuando no oponga resistencia su carne, incorporar los ramitos de coliflor lavados y enseguida el arroz. Sazonamos, ponemos el azafrán molido y dejamos cocinar a fuego medio bajo, destapado hasta que el arroz esté en el punto que nos guste. Cinco minutos de reposo ¡ y a comer!





Compartir:

viernes, 2 de abril de 2021

Tarta de fresas

 Desde que tengo memoria el potaje de bacalao forma parte de nuestro Viernes Santo, y con él, el arroz con leche y las torrijas. Pero tampoco faltan las fresas, imposible descartar su huella en el menú cuando están en temporada. Con azúcar, con chocolate, leche condensada,... y reinando en una tarta. Preparar este repertorio tan cuaresmal exige una buena tarea; mi madre y yo, y quien pase por allí, lo hacíamos casi todo el jueves para poder disfrutarlo el viernes reposadamente. Este año, como las vacaciones se están presentando con reducción de personal, solo somos tres, el tema gastronómico también es más tranquilo, pero la tarta de fresas que no falte. Su elaboración es muy fácil, con un resultado que me encanta, yo diría que es una mezcla entre flan y quesada, y por esta razón el doble de rica. Terminar la comida con un trozo es poner el broche de oro. Y si no podéis, porque ya es demasiado, para merendar con un café también va divinamente.



Ingredientes:
-500 g de fresas
-3 huevos
-250 g de leche
-100 g de harina
-70 g de azúcar
-1 c/s de azúcar para marinar las fresas
-Azúcar glas para decorar
-Mantequilla para engrasar el molde



Preparación:
Limpiamos las fresas, troceamos y las espolvoreamos con la cucharada de azúcar. Dejamos reposar. Con una varilla blanqueamos ligeramente los huevos con el azúcar. Incorporamos la leche y la harina. Engrasamos un molde y disponemos las fresas. Vertemos la masa. Cocemos 40 minutos aproximadamente en horno precalentado a 180 grados. Pinchar por el centro para comprobar si está cuajada. Dejar enfriar y retirar del molde. Espolvorear con azúcar glas.



Compartir:

martes, 30 de marzo de 2021

Conejo encebollado

 En condiciones normales, (sin covid) esta semana yo no andaría por la blogosfera, estaría disfrutando con los míos en el pueblo. Pero como dicen que los seres vivos desarrollamos una resiliencia tal que aceptamos los cambios como parte de la vida, aquí me encuentro compartiendo mi receta de los martes con las personas que gusten de entrar a verla. He preparado una facilita, más facilita todavía de las que acostumbro, que ya es decir, no quiero complicar el día, un conejo encebollado que en nada y menos lo tenemos hecho. Para los que me conocéis, ya sabéis que le tengo afición a la gastronomía de cuaresma por gustarme más que el café, pero todo no puede ser potaje y bacalao, hay que intercalar algo de carne, si no, algunos pueden refunfuñar hasta el infinito y más allá, con un poco de chicha se acaba el problema. Entre col y col, lechuga. 
Este año hemos cambiado el ritmo de la Semana Santa, ¿qué le vamos a hacer? Solo confiar en que el año que viene sea diferente. Dios dirá.



Ingredientes:
-1 conejo
-2 cebollas grandes
-4 dientes de ajo
-1 hoja de laurel
-200 ml de vino blanco seco
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:
Se trocea y limpia el conejo en el caso de que lo compremos entero. Se fríe en un fondo de aceite, solo vuelta y vuelta. Se pelan y trocean las cebollas en juliana, se añaden al conejo y se sofríe todo junto a fuego medio, se incorporan también los ajos fileteados y la hoja de laurel. Se vierte el vino, se deja evaporar un poco. Salpimentar. Se cubre de agua y se cocina a fuego mínimo hasta que el conejo esté tierno.



Compartir:

viernes, 26 de marzo de 2021

Pisto con bacalao

 Como el pisto me encanta y el bacalao también, esta receta es una de las mejores para mi; tanto, que si en casa se descuidan, los dejo a dos velas, lo que sobra al medio día, me viene de perlas por la noche. Yo debo tener algún antepasado portugués por lo que me gusta cocinar este pescado en cantidad de formas, a ninguna le pongo un reparo, siempre lo encuentro buenísimo. Y como portugueses y españoles somos hermanos de sangre, pisto y bacalao se llevan de maravilla en el plato. Eso sí, cuidado con el pan porque también es consanguíneo de los susodichos y cuando los visita se pegan un festín que pá qué te cuento. Pero como todo queda en familia, ¿vamos a hacer un feo? Claro que no. Que siga la fiesta.
Por último quiero decir que he acompañado la receta con unos huevos de Pascua que me ha hecho mi amiga Elo, una manitas como podréis comprobar.



Ingredientes:
-1 cebolla
-1 pimiento verde (grande o dos pequeños)
-1 berenjena
-1 calabacín
-Toma triturado (una lata de 390 g)
-6 filetitos de bacalao desalado
-Harina
-Aceite y sal



Preparación:
Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana, empezamos a sofreírla en un fondo de aceite. Cortamos el pimiento en aros y añadimos a la cebolla. Pelamos y troceamos la berenjena en dados e incorporamos a la sartén. Pelamos y troceamos el calabacín, también en dados y agregamos a las verduras. Cuando estén pochadas, vertemos el tomate triturado. Sazonamos y dejamos cocinar hasta que pierda el agua y todo esté tierno.
Sazonamos un pelín los trozos de bacalao, los pasamos por harina y freímos en un dedo de aceite. Sacamos a un papel absorbente y añadimos al pisto para que se integre con él.



Compartir:

martes, 23 de marzo de 2021

Tortilla de pimientos asados

 Las recetas con tres ingredientes (cinco si contamos el aceite y la sal)  se han puesto de moda, me refiero en este tiempo, antiguamente imagino que estarían a la orden del día, pero ahora es cuando he empezado a verlas mucho por la red como algo extraordinario. La de hoy también es una receta de aprovechamiento, ya que los pimientos, que compré para una ensalada colorida asada, se quedó  plantada para mejor ocasión y tuve que darles salida porque ya estaban algo pochos. Cuando vi esta tortilla en una de mis "libretas de pendientes" no dudé en hacerla, tuve una corazonada de las buenas y como conozco al que tengo en casa, no me equivoqué. Reciclar verduras del tipo que sean como ingrediente en una tortilla por ejemplo, es una manera de sacar partido a productos que van quedando atrasados en la nevera. Estoy casi segura que gustará incluso a los antiverduras porque a veces de lo único que se trata es de presentarlas de otra forma para que sean apetecibles a la vista y por supuesto al paladar. 



Esta tortilla va directamente para El club de la tortilla perfecta, que lleva maravillosamente nuestra amiga Concha. Si alguien no lo conoce todavía y le gustan las tortillas, que no dude en  ojearlo, os asombrará.

Al ser una receta de aprovechamiento, también va para el proyecto de Marisa, que puso en marcha con el fin de concienciar sobre el reciclaje, no solo de alimentos, sino de todo tipo de materiales, el ahorro y la defensa del medio ambiente, 1+/- 100, desperdicio 0.



Ingredientes:
-3 pimientos de colores para asar
-1 cebolla
-3 huevos
-Aceite y sal



Preparación:
Lavar los pimientos, ponerlos en una bandeja de horno con un hilito de aceite y asar a 190 grados unos 45 minutos, dándoles dos o tres vueltas. Cuando estén asados, los sacamos y metemos en una bolsa para que suden y se puedan pelar mejor. Una vez limpios de piel, rabito y pepitas, los cortamos en tiras que luego partimos en dos o tres trozos. Pelamos y picamos la cebolla, la rehogamos en un poco de aceite hasta que esté transparente, añadimos los pimientos, damos unas vueltas para que pierdan algo del caldo que sueltan, y reservamos un momento porque vamos a batir los huevos donde incorporaremos el sofrito de la sartén. Sazonamos el conjunto y mezclamos. En un poco de aceite volcamos esta mezcla y, vuelta y vuelta hasta que veamos la tortilla cuajada. 



Compartir:

viernes, 19 de marzo de 2021

Quiche de alcachofas y espinacas

 Una tarta salada o quiche es una buena solución para los días en que desechamos todas las comidas que pensamos porque no nos apetece ninguna. Eso me ocurrió hace poco y buscando en el blog algo que me aclarara las ideas, encontré esta opción que no preparaba hacía tiempo. Modifiqué algunos ingredientes para incluir productos de temporada como las alcachofas y las espinacas, y de paso me sirvieran para participar de nuevo en el 10º aniversario del blog de Marisa, ya que propone utilizar productos valencianos, y está siendo un éxito de participación. La alcachofa es muy cultivada en la zona de Benicarló, famosa por ser una variedad muy utilizada y rica. La espinaca es otro producto excelente en propiedades que esta comunidad nos regala para la cocina. Y si unimos los dos ingredientes (y algo más) pueden salir recetas maravillosas como ésta.
Felicidades a todos los padres, Josés y Josefas



Pues ya lo sabéis, con esta receta participo con Thermofan, celebramos 10 años juntos, con el lema "Te regalo mi receta"



Ingredientes:
Para la masa:
-300 g de harina
-200 g de mantequilla
-1 huevo
-Sal y pimienta
-Harina para estirar la masa
Para el relleno:
-5 alcachofas
-125 g de espinacas (de bolsa)
-100 g de almendras fileteadas
-3 huevos
-200 ml de nata
-1 diente de ajo
-100 g de jamón picado
-Aceite y sal



Preparación:
Para la masa, montar la mantequilla con la batidora de varillas. Incorporamos la harina y la mezclamos poco a poco con una espátula. Salpimentamos y añadimos el huevo. Continuamos mezclando hasta conseguir una bola homogénea. Dejamos reposar una hora aproximadamente. Espolvoreamos con harina una superficie limpia. Estiramos la masa con la ayuda de un rodillo. Forramos un molde redondo, cubrimos de garbanzos, horneamos a 190 grados, 12 minutos. Mientras, limpiamos las alcachofas, desechando las hojas exteriores y las puntas. Cortamos a la mitad y las cocemos en agua con sal. Sofreímos el ajo laminado con el jamón y las espinacas. Cuando esté hecho, ponemos las alcachofas en el vaso de la batidora, introducimos el sofrito, trituramos y añadimos los huevos y la nata. Mezclamos. Volcamos la mezcla sobre la masa de quiche. Horneamos a 190 grados durante 15 minutos. Sacamos y esparcimos por encima las almendras y horneamos 15 minutos más. Desmoldamos y lista para degustar.


En este aniversario participan con sus productos las siguientes empresas:









Compartir: