viernes, 20 de abril de 2018

Quinoa tres delicias

No es que sea especialmente aficionada a los nuevos super alimentos, aunque a alguno sí he sucumbido con sumo placer como el que hoy propongo. He preparado la quinoa o quinua, en distintas recetas y me ha gustado, por eso cuando la vi en Directo al paladar cocinada a las tres delicias me pareció una buena idea; si en ensalada y sopa han sido de nuestro agrado, como guarnición no podía ser menos. Ya todos sabemos que tener un blog nos lleva a una continua búsqueda de productos y combinaciones que hagan posible mantenerlo activo, así que no me lo pienso dos veces cuando encuentro algunos que entran dentro de mis prácticas culinarias, o sea, sanos, sencillos y ricos, casi ná vamos. Pues uno de ellos es este pseudocereal que tan bien suplanta al arroz; ya sea en platos salados o dulces se identifica a menudo con él y es otra forma de variar el menú cambiando un solo ingrediente. Hasta el momento no me ha defraudado, por lo que lo recomiendo y animo a utilizarlo. Y ya me contaréis si os parece tan guay como a mi.



Ingredientes:

-150 g de quinoa
-1 huevo
-50 g de guisantes
-1 zanahoria
-1 loncha gruesa de jamón york
-1 chorrito de salsa de soja
-Aceite, agua y sal



Preparación:

Preparamos la quinoa siguiendo las instrucciones del paquete, no hay que olvidar lavarla primero. Pelamos y picamos la zanahoria en daditos menudos y los cocemos en agua con los guisantes. Hacemos una tortilla francesa con el huevo y la hacemos trocitos. Cortamos el jamón dulce en taquitos pequeños. Rehogamos la quinoa cocida en una sartén con un poco de aceite con el resto de ingredientes y un chorrito de soja. Servimos caliente.


Compartir:

martes, 17 de abril de 2018

Picantones en escabeche

El escabeche fue un gran invento para conservar los alimentos gracias al efecto antibacteriano del vinagre. Ahora no sería necesario utilizar esta técnica, pero como nos movemos por costumbres y nos gusta tanto, nos rendimos a sus encantos sin ningún miramiento. He utilizado estos pollitos pequeños porque recogen muy bien el sabor de la salsa al hervir con ella y quedan con una carne tierna y sabrosa que se puede emplear en más de una preparación. Se recomienda dejar reposar el escabeche de un día para otro, aunque a mi no me dura tanto, para quien lo consiga está más gustoso, e incluso en frío, para coronar una ensalada o una tosta por ejemplo es un regalo. Ya que el pollo es una carne muy común y versátil que suele agradar a todo el mundo, elaboraciones como ésta solucionan fácilmente cualquier comida. Yo lo acompañé con arroz al curry porque en casa gusta mucho y la combinación de las dos recetas casa muy bien, si se mezclan, aún mejor. Para mi es un plato de lujo que sale económico. Parece que estos dos conceptos no puedan ir juntos, pero os aseguro que en este caso se rompe la norma.



Ingredientes:

- 2 picantones
-1 cebolla
-1 puerro
-1 zanahoria
-4 dientes de ajo
-1 c/s de pimentón dulce
-1 hoja de laurel
-100 ml de vinagre
-100 ml de jerez seco
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Limpiamos los pollitos de plumitas que les puedan quedar y los troceamos en cuatro trozos cada uno. Salpimentamos. En una cazuela con un fondo de aceite doramos la carne, apartamos y reservamos. Pelamos y picamos la cebolla menuda, el puerro y la zanahoria en trozos más grandes para que se vean. Los rehogamos en el aceite de los pollitos. Añadimos el pimentón, los ajos con piel, el laurel, el vinagre, el jerez y los pollos reservados. Tapamos la cazuela y cocemos lentamente durante 30 minutos. Pasado este tiempo, damos la vuelta a la carne y dejamos cocinar otros 30 minutos aproximadamente, hasta que esté tierna. La salsa se puede triturar si la queremos más fina y cubrir la carne con ella, yo no lo hice y tampoco dejé reposar el escabeche, pero pasadas unas horas si se deja macerar, está muy rico.


Compartir:

viernes, 13 de abril de 2018

Lubina rebozada con fritada

La lubina es un pescado jugoso y sabroso que encontramos con facilidad y a buen precio. Más sencillo aún es prepararla; a la plancha, frita, al horno,... A todo se adapta para complacer el paladar. Sé que no descubro nada nuevo presentando un pescado rebozado, aunque cada cual tiene su propia receta, pero según con qué lo acompañemos nos va a saber de una manera u otra y os puedo asegurar que este sofrito le va como anillo al dedo. Seguramente atrae al pan algo más de la cuenta, es un riesgo a correr, si bien siempre nos queda el manido discurso de "por un día..." En mi blog encontraréis bastantes platos de pescado, es una ventaja vivir junto al mar, aún así, como mejor se lo comen los varones de la familia es rebozado, por lo que me he acostumbrado a variar las piezas y la guarnición en mi búsqueda continua del menú equilibrado. Y es que pienso que cada vez más las cocinas de los blogueros parecen laboratorios donde continuamente andamos de experimentación. Eso si, los ensayos son riquísimos. Pasen y vean.


Ingredientes:

-2 lubinas
-1 cebolla
-1 pimiento verde
-2 tomates
-2 dientes de ajo
-1 c/s de pimentón
-1 vaso de vino fino
-1 huevo
-Harina
-Aceite y sal


Preparación:

Pedimos al pescadero que nos saque los lomos limpios de las lubinas, de cada una salen cuatro lomitos. Sazonamos y reservamos. Pelamos y troceamos la cebolla en juliana, laminamos los ajos y cortamos el pimiento en rodajas. Ponemos a freír estas verduras en un fondo de aceite. Cuando estén pochadas añadimos los tomates rallados, el laurel y la sal, que freiremos también. Incorporamos la cucharada de pimentón y el vino, dejamos reducir hasta que evapore el alcohol y cuando veamos que el conjunto está cocinado retiramos del fuego y reservamos.
Batimos el huevo, añadimos la harina y mezclamos con el huevo, si os pasáis y os queda una consistencia espesa, como me ocurrió a mi, le ponéis un chorrito de agua y la integráis en la mezcla, queda muy bien. Rebozamos los lomitos de lubina aquí y los freímos en abundante aceite de oliva. Sacamos a un papel absorvente. Servimos inmediatamente, acompañados de la fritada.


Compartir:

martes, 10 de abril de 2018

Y van tres de tres

Por tercera vez nos hemos reunido estas tres blogueras dicharacheras con ganas y alegría, las de pasar un finde cortito, pero muy bien aprovechado, lleno de conversación, distensión e improvisación.
 Por si alguien no nos conoce, diré que somos Puri de La cocina de Puri Pastor, Mª Gracia de Con mil sabores y yo misma.



El lugar de encuentro ha sido la ciudad de Algeciras durante el sábado y la de Castellar de la Frontera la mañana del domingo, ambas en Cádiz.



Como siempre, la primera visita fue para el mercado, en este caso el "Ingeniero Torroja".


Pero también hubo tiempo para pasear por otras zonas del centro, intercalando aperitivos y café, a pesar de las inclemencias del tiempo.



Ya el domingo en el castillo de Castellar, el clima se portó mejor y nos ayudó a completar una mañana estupenda de visiteo y fotos.



También descubrir muchos de sus bonitos rincones.



Que finalizó con una buena comida en la casa-convento de la Almoraima.
De todo lo que degustamos os dará buena cuenta Puri.



Mi agradecimiento a Puri por el regalo tan original, tallado en mármol de su tierra, que me ha hecho.



Al igual que a Mª Gracia con esta monada de taza y complementos.



Por mi parte solo me resta decir, como hablamos al despedirnos, que ya empieza la cuenta atrás para el año que viene. Y si puede ser antes, mejor.



Compartir:

viernes, 6 de abril de 2018

Habas con jamón y patatas

No me prodigo demasiado con las habas porque como más me gustan son crudas, pero alguna vez tengo que cocinarlas para el páter de la familia al que le encantan. Una forma muy fácil de prepararlas es ésta, ni siquiera las he pelado, las he comprado congeladas y les he dado un hervor; las he acompañado, además de jamón, con patatas fritas para lograr un plato contundente. El haba es una legumbre de planta vivaz y bonita que luce esplendorosa en primavera, que es cuando más rica y nutritiva está, pero se puede consumir en cualquier época del año congelada, igualmente sana y sabrosa, véase mi ejemplo viviente. También las he comido con vaina cuando son pequeñas y tiernas, se limpian de forma parecida a las judías verdes, se cuecen en agua acompañadas de patatas y huevos duros. Recetas de siempre, cuando en las casas había un huerto que  abastecía gran parte de los víveres que se necesitaban. Pero como cualquier tiempo pasado fue peor y somos más jóvenes ahora, me niego a pensar que antes nos alimentábamos mejor, pues anda que no hemos aprendido en cuestiones gastronómicas! De algo nos tiene que servir no? Mientras lo pensamos, vamos a ir probando estas habas.



Ingredientes:

-400 g de habas baby congeladas
-90 g de jamón serrano en taquitos
-2 patatas
-3 dientes de ajo
-1 c/s de harina
-Agua de cocer las habas
-Aceite y sal



Preparación:

Ponemos a cocer las habas en agua unos diez o doce minutos, según indique el fabricante. Apartamos, sacamos las habas a un plato y reservamos el agua. Pelamos y laminamos los ajos, los sofreímos en un poco de aceite. Añadimos el jamón, rehogamos e incorporamos la harina que cocinamos un poco también. Vamos añadiendo el agua de cocer las habas poco a poco al tiempo que revolvemos con la cuchara de palo. Cuando tenga la consistencia de salsa que deseemos, como una bechamel clarita, dejamos de verter agua y agregamos las habas. Sazonamos el conjunto e integramos todo. Pelamos las patatas y las troceamos al gusto, yo las hice en dados, freímos en abundante aceite, sazonamos y las incluimos en el sofrito de habas.


Compartir:

martes, 3 de abril de 2018

Crema de calabacín y manzana

La primavera, aunque venga con lluvia, bendita lluvia, nos trae deseos de una gastronomía más fresca y sana que nos aligere el cuerpo, ya que hay que ir quitándose ropa y no queremos sobresaltos. Para empezar a comer, esta crema es ideal. Con un sabor suave y afrutado, tomada templada, nos prepara el organismo con un buen sustento para una comida lucida y saludable que formará parte imprescindible de unos buenos hábitos alimentarios. Me gusta incluir fruta en todas partes, ya lo se, pero cuando la probéis comprenderéis lo acertado de la manzana entre sus componentes. En ninguna época del año me privo de una sopa de vegetales. Ya sea caliente o fría, como primer plato o cena ligera, me encantan y me agrada combinar ingredientes que me descubren sabores nuevos. La de hoy se la debo a Sonia, sabía que no me iba a defraudar y la repetiré en más de una ocasión. Os convencerá si os gustan los purés verdes y si no... también.
 Bienvenidos al mes de abril.



Ingredientes:

-1 puerro
-3 calabacines
-2 manzanas
-Caldo de verduras
-50 ml de leche (aprox.)
-100 g de queso crema
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Lavamos y cortamos la parte blanca del puerro. Pelamos y troceamos los calabacines. Haremos lo mismo con las manzanas. Lo rehogamos todo en un fondo de aceite. Vertemos el caldo hasta cubrir y cocinamos hasta que los vegetales estén tiernos. Salpimentamos. Agregamos el queso y la leche, removemos y trituramos. Servimos enseguida, caliente o templada está buenísima.


Compartir:

martes, 27 de marzo de 2018

Natillas

En estos días la actividad bloguera anda de vacaciones de Semana Santa y yo también las tomaré, pero no he querido irme sin dejaros el postre, unas natillas. Al igual que el arroz con leche, las torrijas y los buñuelos, las tengo asociadas a la cuaresma, y la verdad, son tan fáciles de hacer y están tan ricas que no puedo más que rendirme a sus encantos. He preparado la receta básica, ni siquiera las he decorado con galleta, en otra ocasión haré alguna versión de las muchas que hay con distintos agregados, pero hoy me he dejado llevar por la tradición. El sabor de las natillas me recuerda mi niñez. Tan suaves, dulces y cremosas, nadie se resiste a probarlas. Solo el olorcito que desprenden mientras se cocinan atrae los paladares más exigentes, y ¿quién no ha repelado más de una vez el cazo? No lo dudéis si aún os falta un postre para alguno de estos días, prepararlas, os lo agradecerán.



Ingredientes:

-750 ml de leche
-3 yemas de huevo
-1 huevo
-2 cucharadas soperas colmadas de harina de maíz
-150 g de azúcar
-Un palo de canela
-2 ó 3 cascaritas de limón
-Canela molida



Preparación:

Poner la leche a cocer con la rama de canela y las cascaritas del limón. Cuando empiece a hervir retirar del fuego y dejar infusionar. En un cuenco que pueda ir al baño María ponemos las yemas de huevo con el huevo entero y batimos. Añadimos el azúcar y la maizena e integramos todo bien. Quitamos a la leche la canela, la piel de limón y la costra de nata que le queda por encima. Vamos añadiéndola a la mezcla de yemas al tiempo que vamos revolviendo con la varilla. Ponemos un cazo al fuego con agua. Cuando esté caliente acoplamos en él el cuenco con la mezcla. Con la varilla movemos hasta que espese. Tardará algo más que si lo hiciéramos directamente en el cazo, pero yo lo prefiero porque no hay riesgo de que se cuaje el huevo y las natillas quedan muy cremosas. Cuando adquieran esa consistencia, las retiramos del fuego y las ponemos en los vasitos que las vayamos a servir. Decorar con canela molida.


Compartir: