viernes, 28 de julio de 2017

Sardinas en escabeche

Aunque deben tener igual número de seguidores que de detractores, en verano no podemos dejar de hacer sardinas. Es su momento, están sabrosas y a buen precio, y hay más de una forma de prepararlas, si lo que nos echa para atrás es el olor impregnante que sueltan al asarlas. Yo las he cocinado en escabeche y nos han gustado mucho, un método éste más limpio y menos aromático. Pero todo tiene su lado bueno. ¿Quién no anhela tardes frescas de playa, con caídas de sol, cerca de unos espetos? Ese humo que nos invita a tomar una cerveza fría con un pincho de sardina y que es todo un reclamo. Pasar de largo sería perder un grato momento. Espero poder disfrutar de ellos y de otros en los próximos días. Voy a unirme a los que están descansando de la blogosfera, que no son pocos. Hoy me despido hasta septiembre, no sin antes desearos que paséis un buen agosto. Os echaré de menos seguro. Hasta la vuelta.



Ingredientes:

-1/2 kg de sardinas
-3 dientes de ajo
-1 cucharadita de pimentón dulce
-1 hoja de laurel
-1 vaso de aceite
-1/2 vaso de vinagre
-Unos granos de pimienta negra
-Sal



Preparación:

Si no nos lo hace el pescadero, quitamos las escamas, cabeza y tripa a las sardinas. Las secamos, les ponemos sal, pasamos por harina, sacudiéndolas y desechando la sobrante. En una sartén ponemos el aceite y las freímos cuando esté caliente. Al sacarlas las vamos colocando en una cacerola preferiblemente de barro. Si el aceite de freír no está muy quemado lo podemos utilizar para el escabeche, colamos el que esté más limpio y si nos falta añadimos un poco más. Laminamos los ajos y los ponemos a freír con la hoja de laurel y los granos de pimienta. Apartamos del fuego e incorporamos el pimentón, revolvemos haciendo círculos con la sartén y añadimos el vinagre, ¡cuidado! puede saltar y quemarnos. Vertemos el escabeche sobre las sardinas y las dejamos que enfríen a temperatura ambiente. En un par de horas se habrán impregnado de todo su sabor.
Esta receta la vi en: La cocina de lechuza


Compartir:

martes, 25 de julio de 2017

Ensalada de zanahoria y naranja

Podríamos hablar también de una sopa vegana por ese fondo naranja del que puede presumir, pero la receta original, de la que he hecho algún cambio, la titulaba como ensalada y así la he dejado. Siempre me ha gustado poner un punto dulce en cualquier revoltijo vegetal que practico, aunque el de hoy se lleva la palma. Y no es porque lleve mucha azúcar, no, es el efecto que produce una cucharadita junto al resto de ingredientes, creando casi un postre. En cualquier caso es una elaboración apta para degustar en el momento que nos apetezca, un tentempié goloso y sano que nos va a levantar el ánimo. A veces "la caló" nos despoja de toda energía y se hace necesario hidratar y refrescar el cuerpo para que rinda adecuadamente. Son estos platos los que nos van a ayudar a no decaer al tiempo que nos mantienen bien alimentados. Por eso, voy a dejarme de monsergas ya y preparar alguno más para hoy. Estáis invitados por supuesto.



Ingredientes:

-3 naranjas
-3 zanahorias
-1 cucharadita de azúcar
-1 cucharadita de agua de azahar
-1/4 de cucharadita de canela
-Hojas de menta o hierbabuena para adornar




Preparación:

Pelamos dos naranjas y las separamos en gajos quitando las membranas que los recubren. Exprimimos la otra naranja. Pelamos, lavamos y rallamos las zanahorias. Mezclamos el zumo de naranja con el azúcar, la canela y el agua de azahar. Incorporamos los gajos y la zanahorias ralladas. Dejamos reposar en la nevera un buen rato. Al servirla la adornamos con hojas de menta o hierbabuena. La receta original lleva un poco de sal al final, antes de meterla en el frigo, yo no se la he puesto, pero a lo mejor queréis probar, ya sabéis, eso va en gustos.


Compartir:

viernes, 21 de julio de 2017

Ensalada de arroz con salpicón

Sí. Habéis leído bien. Una ensalada dentro de una ensalada. Aunque parezca un juego de palabras, no encuentro mejor forma de definirla. La unión del salpicón con el arroz forman un plato único y completo que podemos dejar preparado enfriando en la nevera mientras hacemos lo que nos apetezca, como estar tumbados en la arena con el mar de fondo sin mover una pestaña. Cada estación requiere lo suyo, esta temperatura nos lleva al agua y a buscar las sombras frescas y en ellas poder relajarnos con menús fríos. Ésto se hace imprescindible en Andalucía, donde el calor es generoso en días y noches interminables. Imposible no tener el frigo lleno de todo tipo de productos que los mantenga sanos y aptos para el consumo. Así que vamos a colocar entre ellos esta ensalada rica y marinera que nos va a alegrar la comida cuando la encontremos a la vuelta. Después de todo, me va a gustar el verano.



Ingredientes:

-200 g de arroz especial ensaladas y guarniciones
-15 mejillones
-100 g de langostinos cocidos y pelados
-3 patas de pulpo cocido
-1 cebolleta
-1 pimiento verde
-1 tomate maduro
-Aceite, vinagre y sal



Preparación:

Cocemos el arroz siguiendo las instrucciones del paquete. Utilicé el especial de ensaladas de Mercadona, pero igualmente se puede usar redondo u otro de vuestro gusto. Los langostinos y el pulpo los compré ya cocidos con lo que me salté ese paso. Tan solo limpié y abrí los mejillones al vapor, para después desechar las conchas. Los langostinos se pueden poner enteros o en trozos, el pulpo lo corté en rodajas. Limpié la cebolleta y la troceé menuda, también el pimiento y el tomate lo pelé y quité las semillas para cortarlo menudo, igual que la verdura anterior. Una vez preparados todos los ingredientes solo hay que mezclarlos en un cuenco y aliñarlos con aceite, vinagre y sal a vuestro gusto. Se puede comer en el momento o refrescarla en la nevera para comerla más fría.


Compartir:

martes, 18 de julio de 2017

Boom Boom

Hace unos días recibí el obsequio que Sofía me concedió como segundo premio por mi participación en el concurso que organizó con motivo de su sexto cumpleblog. Se trata de un libro del profesor CAPO, impulsor de la cocina vegetariana, de la que hizo una filosofía de vida. Por supuesto, y dado que no lo conocía, he querido hacer alguna de las recetas que propone, y he comenzado por este "Boom Boom" del que enumera múltiples beneficios y puedo dar fe de que está buenísimo. Lo he puesto en el apartado de aperitivos porque fue hacerlo e ir bebiéndomelo durante la mañana; un tentempié divino por lo sano y refrescante. Me sorprendió que llevara perejil entre los ingredientes, ya que pensaba que no daría buen sabor a la fruta, y a punto estuve de no ponérselo, pero me equivoqué porque la combinación resultó perfecta. Dan ganas de hacerse vegetariano si la alimentación es así de rica y fácil de preparar. Habrá que meditarlo.



 Ingredientes:

-1 naranja
-2 kiwis
-60 g de mango
-4 ramitas de perejil
-Agua



Preparación:

Exprimimos la naranja, pelamos y trituramos los kiwis con el mango y las ramitas de perejil. Mezclamos bien todos los ingredientes. Si la mezcla os resulta demasiado densa como a mi, podéis añadir un poco de agua para que quede más líquida. Metemos en la nevera un ratito si lo queremos tomar fresquito.



Compartir:

viernes, 14 de julio de 2017

Clafoutis de cerezas

Este clafoutis se lo copié hace tiempo inmemorial a nuestra Nuria Eme, pero con la receta del Flognarde.  Vaya lío de nombres ¿no? Me explico. Parece ser que cuando un pastel lleva cerezas se llama Clafoutis, y cuando cambiamos la fruta, como por ejemplo uvas, que es el que ella hizo, se llama Flognarde. Como comprenderéis, lo de menos es el nombre, aquí lo importante es la preparación, que está de rechupete como han demostrado ampliamente algunos tragaldabas que pululan estos días por casa. Un postre buenísimo que me quedó más finito que a Nuria por emplear un molde más amplio, pero que no afectó en absoluto a su buen resultado. También es una forma muy golosa de consumir fruta, pocos habrá que se resistan, y ellos se lo perderán si lo hacen porque os aseguro que es garantía de sabor. Vais a ver.



Ingredientes:

-2 huevos
-100 g de azúcar
-50 g de harina
-60 g de mantequilla
-125 g de leche entera
-Cerezas para el fondo



Preparación:

Ponemos todos los ingredientes, menos la fruta y la mitad de la mantequilla, en la batidora (yo lo hice con una varilla manualmente) Cuando esté batido lo llevamos al frigo y lo dejamos 1/2 hora. Ponemos mantequilla a un molde de horno y después azúcar, desechando la sobrante. Abrimos las cerezas por la mitad y les sacamos el hueso, las colocamos cubriendo el fondo del molde. Sacamos la mezcla del frigo y la vertemos sobre la fruta que subirá a la superficie. Sobre la mezcla colocamos la mantequilla que teníamos reservada, en pequeños pegotes. Introducimos en el horno precalentado a 180 grados por espacio de 40 minutos. Apagamos el horno y dejamos dentro hasta que esté frío.


Compartir:

martes, 11 de julio de 2017

Sangría

Ya sabemos que no solo de pan vive el hombre, hay que añadir algo líquido  para que los alimentos discurran mejor. Si además le ponemos una "mijita" de alcohol al asunto, le daremos un puntito alegre que hará más felices a los comensales en el transcurso del sustento. Para hacer los honores, nada más veraniego, ni más español que su majestad la sangría. A partir de vino y fruta conseguimos una bebida refrescante y dulce, muy agradable al paladar. Hay distintas formas de prepararla. Hasta ahora siempre la había hecho con gaseosa o refresco de limón, pero viendo que por la red abundan con zumo de naranja, me he decidido a probarla de esta manera. No le he puesto ningún agregado espiritoso más porque considero que no lo necesita, aunque admite bien un chorrín de licor si os apetece. A nosotros nos ha gustado así y espero que sea de vuestro agrado también, pues acompaña la comida perfectamente.



Ingredientes:

-500 ml de vino tinto (de buena calidad)
-250 ml de zumo de naranja
-1 manzana
-1 melocotón
-1 limón
-1 palo de canela
-3 c/s de azúcar
-Cubitos de hielo



Preparación:

Poner en una jarra el vino con el zumo de naranja exprimido y colado. Añadir la manzana y el melocotón pelados y troceados y el limón a rodajas, menos unos trozos para decorar. Incorporar también el palo de canela y el azúcar. Mezclar.  Llevar a la nevera un mínimo de dos horas para que se enfríe bien y a la hora de servir poner unos cubitos de hielo.



Compartir:

viernes, 7 de julio de 2017

Pierna de cordero con hortalizas

Dice el refranero popular que "de la mar el mero y de la tierra el carnero", o sea, el padre del cordero, que a la sazón es la carne que nos ocupa hoy. No os digo ná del guiso que salió de ahí, bueno si, os dejo la receta porque las cosas ricas hay que compartirlas para disfrutarlas más. Tampoco digo ná de lo que vamos a presumir cuando nos lleguen invitados y les pongamos este plato por delante lleno de chicha y sabrosura. Lo mejor para aguantar los largos días estivales y no decaer en el intento. Claro, así cualquiera, (me diréis) con buen género, buen cocinado y cariño a raudales, esto está chupao. Pues tendréis razón. Solo se necesitan estos tres pasos para triunfar. Fácil ¿no? Si os gusta el cordero ya estáis tardando en seguirlos y ¡a disfrutar que es verano!



Ingredientes:

-1 pierna de cordero (1,200 kg aprox.)
-2 zanahorias
-1 cebolla
-10 champiñones (porque eran pequeños)
-2 dientes de ajo
-1 tomate
-1/2 l de caldo de carne
-1 vaso de vino tinto
-Aceite, sal, pimienta, tomillo y romero.



Preparación:

Laminamos los ajos y los ponemos en un cuenco junto con sal, pimienta, tomillo y romero. Añadimos un poco de aceite y mezclamos bien. Ponemos la pierna, que nos habrá troceado el carnicero en filetes gruesos, en una fuente. Untamos con el majado todas las piezas. Tapamos con film y dejamos que macere en la nevera unas doce horas. Pasado este tiempo los doramos en la cazuela donde los vayamos a cocinar con un chorro de aceite. Introducimos las zanahorias, cebolla y champis limpios y troceados. Rehogamos todo. Añadimos el tomate rallado y cuando se sofría un poco, el vino tinto. Vertemos el caldo, tapamos y cocinamos a fuego mínimo, una vez que hierva, unas dos horas. Pasado este tiempo, sacamos la carne a una fuente de horno y pasamos la salsa por el pasapurés. Ponemos la mitad de la salsa con la carne y la horneamos  a 220 grados unos diez minutos. Reducimos el resto de la salsa al fuego. Sacamos del horno y servimos la carne acompañada de la salsa reducida para mojarla con ella y que quede más jugosa y sabrosa.


Compartir: