martes, 28 de febrero de 2017

Bacalao con tomate

En Andalucía hoy celebramos el día de la Comunidad. Normalmente suelo cocinar con productos de la tierra platos que se caracterizan por ello, pero hoy especialmente dedico una receta propia de la región a la onomástica. Me he documentado un poco para ilustrar el tema con exactitud, y de esta forma he llegado a Córdoba donde el bacalao frito con tomate es una de sus preparaciones destacadas. Como en casa nos gusta mucho y ahora lo podemos comprar fresco a buen precio, me he decidido por él. He seguido las indicaciones de elaboración al pié de la letra, pues yo no hacía la salsa de tomate de esta manera y me he permitido cambiar mis hábitos culinarios para conocerla y degustarla con un nuevo sabor. La incorporación de pimentón, laurel y la pastilla de caldo me ha sorprendido para bien, un puntito sabroso que la enriquece y la hace más gustosa.
Espero que os agrade, y a todos los paisanos andaluces y andaluzas, os deseo que disfrutéis de un buen día.



Ingredientes:

-2 lomos limpios de bacalao fresco
-1 cebolla
-3 dientes de ajo
-1 hoja de laurel
-1 c/s de pimentón dulce
-1 pastilla de caldo de pescado
-1 vasito de vino blanco
-400 g de tomate triturado
-Harina, aceite y sal



Preparación:

Ponemos una sartén a calentar con el aceite. Añadimos la cebolla y los ajos picados y el laurel, sofreímos todo. Se añade el pimentón, el avecrem y el vino blanco. Cuando el vino haya reducido, le añadiremos el tomate triturado, si hiciera falta también se puede añadir medio vasito de agua. Se deja hervir hasta que esté cocinado.
Troceamos los lomos en tres o cuatro trozos según sean de grandes. Sazonamos y pasamos por harina. Los freímos. Echamos el bacalao en la salsa de tomate para que se integren los sabores durante unos minutos.Moveremos de vez en cuando para evitar que se pegue al fondo. Y listos para comer.


Compartir:

viernes, 24 de febrero de 2017

Ensalada de espinacas, mango y brie

Siempre es buen momento para tomar una ensalada. Con tiempo frío o caluroso. Sola o acompañando. Gracias a la facilidad que tiene para integrar todo tipo de componentes, la variedad es su seña de identidad. Admite productos de temporada y también envasados. Se puede hacer fresquita o templada. Y es la mejor receta de aprovechamiento que existe. La que propongo hoy es un compendio de todo lo anterior. Para agotar unas espinacas que me sobraron de otra preparación y con algunos ingredientes que nos gustan y siempre tengo cerca, elaboré este plato que está más que rico y se come sin sentir. Comenzar una comida de esta manera es hacerlo bien, nos sacia y prepara el estómago para lo que venga después, si también es sano y ligero podremos decir que hemos comido correctamente. Nuestro cuerpo lo agradecerá y nos sentiremos a gusto dentro de su piel. Será la mayor recompensa.



Ingredientes:

-250 g de espinacas limpias
-1 mango
-150 g de queso brie
-30 g de piñones
-Salsa balsámica al Pedro Ximénez
-Aceite y sal



Preparación:

Rehogamos las espinacas en un poco de aceite durante unos minutos con un poco de sal. Ponemos en el plato que las vamos a servir. Pelamos y troceamos el mango y lo colocamos por encima de las espinacas. Pelamos un poquito el queso, lo troceamos también y lo incorporamos a la ensalada. Tostamos los piñones en una cucharada de aceite y añadimos. Por último repartimos un hilito de balsámico por encima. Y ya está lista para consumir.

Compartir:

martes, 21 de febrero de 2017

Sopa de menudillos

Haciendo memoria llego hasta mi abuela para recordar que ella ya hacía sus buenos platos con menudillos, pero sé que su madre también los cocinaba. En épocas de escasez no se tiraba nada, ni siquiera los llamados "despojos" que eran aprovechados en no pocas elaboraciones. A mi me han gustado siempre y los sigo consumiendo en caldos y arroces, ya que dejan un poso de sabor buenísimo. Junto a una carcasa de pollo y unos vegetales conseguimos una base líquida de lo más sabrosa que luego podremos acompañar de los ingredientes que más nos gusten: fideos, arroz, costrones de pan,... No existe invierno frío que no claudique ante una buena sopa. Nuestra gastronomía ofrece un amplio repertorio de ellas, así que no me queda más que desearos que disfrutéis de alguna e invitaros a la mía, que no es por alardear (o si ) pero está exquisita.



Ingredientes:

-1/2 carcasa de pollo casero
-los alones
-4 mollejas
-4 higaditos con sus corazones
-1 punta de jamón
-4 yemas
-1 rama de apio
-1 nabo
-1 puerro
-2 zanahorias
-Fideos finos o 2 rebanadas de pan
-Unas hojitas de hierbabuena (opcional)



Preparación:

Todos estos productos los encontré en el mercado, en pollería. Primero limpiamos muy bien las piezas. Chamuscamos los alones para que no tengan restos de plumitas. Limpiamos las mollejas, que aunque las venden muy limpias hay que repasarlas y quitarles todos los restos de grasita. Igualmente los higaditos. Pelar y lavar las verduras. Ponemos la carcasa, los alones, mollejas, jamón, apio, nabo, puerro y zanahorias en una olla cubiertos de agua. Llevamos a ebullición y desespumamos. Bajamos el fuego y cocemos una hora. Añadimos los higaditos y las yemas y cocinamos unos diez minutos más. Colamos el caldo, lo ponemos en un cazo para hacer la sopa, ponemos sal y probamos. Yo le puse fideos, pero igualmente se puede poner arroz o pan frito a trocitos, eso va en gustos. Si os gusta el caldo con sabor a hierbabuena, muy usada en Andalucía, ahora le podéis poner unas hojitas. Picamos el jamón que hemos cocido, las mollejas, los higaditos y las yemas. Este picadillo junto a la carne de pollo nos servirá de tropezones, tantos como queramos. A disfrutar!


Compartir:

viernes, 17 de febrero de 2017

Solomillo en salsa de cebollas y frutas desecadas

Me pregunto ¿cuántas recetas de solomillo habrá? Teniendo en cuenta que le van bien todo tipo de ingredientes, muchísimas. Yo me aprovecho de esa circunstancia, pues como ya he dicho en alguna ocasión, la parte masculina de casa es eminentemente carnicera, y disponer de variedad de preparaciones facilita mucho la tarea de cocinar, sobre todo a la hora de tirar de lo que haya en la nevera o en la despensa. Yo lo he hecho. Después de hojear distintas elaboraciones, he obtenido un resultado bueno al pescar ideas de aquí y allá y unirlas de forma coherente. Et voilà: solomillo en salsa de cebollas confitadas en su jugo y frutas desecadas al Jerez. Ahí es nada. Pues más rico está. Es de esos platos que sirven para un roto y para un descosío. ¿Que tenéis un día en blanco y no sabéis qué cocinar? ¿Que os llegan invitados y queréis hacer algo especial? Esta es la solución al dilema. Si os gusta el solomillo, hacedlo, os prometo que nos os arrepentiréis.



Ingredientes:

-1 solomillo
-2 cebollas
-50 g de orejones
-50 g de arándanos desecados
-1 vaso de vino de Jerez (cream. oloroso,...)
-1 vaso de caldo de carne
-Aceite, sal y pimienta



Preparación:

Se limpia el solomillo de grasitas y telillas que pudiera tener. Se salpimienta. Se introducen las frutas desecadas en el vino para que se vayan hidratando. Pelamos y cortamos las cebollas en juliana. En un fondo de aceite sellamos el solomillo por todos los lados. Sacamos a un plato y reservamos. En el mismo aceite ponemos las cebollas que iremos rehogando a fuego bajo durante un buen rato, al menos una hora. Cambiarán de color y se pondrán muy dulces. Introducimos la carne con las cebollas. Añadimos el vino con las frutas. Dejamos reducir unos minutos y añadimos el caldo de carne. El tiempo de cocción dependerá de cómo os guste la carne, más o menos hecha. Unos siete u ocho minutos de cada lado a fuego suave es lo que suele necesitar. La sacamos a una tabla y cortamos en medallones. Acompañamos con la salsa donde se ha cocinado.


Compartir:

martes, 14 de febrero de 2017

Pan de plátano con chispas de chocolate

Mira por donde me voy a estrenar con el pan y además voy a celebrar San Valentín, algo que no pensaba hacer. Aunque para ser sincera, ambas cosas tienen un poco de trampa. La primera es que es más bien un bizcocho y la segunda que ha sido festejada antes de la fecha. Pero en mi defensa diré que la intención ha sido buena, o no hubiera podido publicar esta receta hoy. Lo que si tenía claro era la presentación en sociedad de esta preciosa tetera que me envió  Esther por Navidad, después de que me tocara en el sorteo que realizó. Me gustó cuando la vi en su blog y mucho más cuando la recibí en casa. Con todo disfrutamos de una estupenda sobremesa este finde, ya que la meteorología invitaba a ello, y ya que un dicho popular dice que al mal tiempo, buena cara, le pusimos la mejor para  recrear el momento. Y vaya si lo hicimos, con el rico pan y el bonito acompañamiento, la tarde se pasó en un suspiro. Aconsejo otra igual.



Ingredientes:

-3 plátanos
-2 huevos
-1 cucharadita de vainilla líquida
-125 ml de aceite de girasol
-200 azúcar moreno
-250 g de harina de trigo
-1 c/s de levadura + 1 pizca de sal
-1 puñado de chispas de chocolate



Preparación:

En un cuenco batimos los huevos, añadimos el aceite, la vainilla, el azúcar y los plátanos pelados y machacados. Mezclamos bien. Añadimos la harina tamizada con la levadura y la pizca de sal integrándola bien con la mezcla anterior. Por último incorporamos las chispas de chocolate en la masa. Preparamos un molde pintándolo con mantequilla y enharinándolo. Volcamos la masa anterior e introducimos en el horno precalentado a 180 grados unos 50 minutos. Comprobar que esté hecho introduciendo un palo de brocheta, pero tened en cuenta que el interior quedará muy jugoso por el plátano. Listo.


Compartir:

viernes, 10 de febrero de 2017

Buñuelos de merluza

No a todo el mundo le gusta el pescado, pero hay muchas formas de comerlo o de camuflarlo, si queréis, entre otros ingredientes que lo acomodan y acompañan en sabor. Los buñuelos suelen atraer hasta los más reacios por su textura esponjosa y suave que se adapta muy bien a paladares exigentes. Cuando además se preparan con merluza se celebra doblemente, al menos en casa, por contener esa carne sabrosa que sin embargo  no se impone sobre los demás componentes. Bocado a bocado se van perdiendo del cuenco sin apenas darnos cuenta. -Buena señal (que diría mi madre) eso es que les gustan. -Certeza manifiesta (que diría yo), a veces me pongo bastante redicha. -Muuu ricos ( que diríamos todos). Y la conclusión: -hay que repetirlos por aclamación popular. Pues sea.



Ingredientes:

-200 g de merluza limpia
-1 cubito de caldo de pescado
-1/4 l de agua
-125 g de harina
-50 g de mantequilla
-3 huevos
-Aceite y sal



Preparación:

Ponemos el agua en un cazo con el cubito de pescado. Damos un hervor a la merluza, solo blanquearla y la sacamos. Añadimos la mantequilla al caldo y cuando hierva de nuevo vertemos de golpe la harina y movemos hasta que se haga una bola. Enfriamos un poco y vamos añadiendo los huevos uno a uno, moviendo con una espátula y esperando para añadir el segundo a que se absorba el anterior. Desmenuzar la carne de la merluza y agregarla a la pasta, integrándola bien. Formamos con dos cucharas bolas que se van dejando caer en abundante aceite no demasiado caliente hasta llenar la sartén, pero que queden holgadas. Primero se irán al fondo y al aumentar de tamaño subirán a la superficie y se darán la vuelta. Cuando estén doradas se sacan a un papel absorvente.


Compartir:

martes, 7 de febrero de 2017

Alcachofas guisadas

Con lo que me gusta el reino vegetal, y  a pesar del precio que ha adquirido últimamente,  no puedo resistirme con esos productos de temporada tan bien expuestos que  están diciendo: cómprame. Luego, cuando llego a casa me toca estrujarme el cerebro para ver como los voy a cocinar sin repetir receta y me sirva para publicarla. En esta ocasión he tirado de un antiguo recetario, de papel, guardado como oro en paño que me resuelve más de una vez estos dilemas. Un guiso fácil de preparar, como todo lo mío, que se hace en un santiamén. A nosotros nos ha gustado, por eso quiero compartirlo, las cosas buenas saben mejor cuando se hace partícipe de ellas a los demás. Aquí os dejo, pues, mi cazuela vegana, me daré por satisfecha si es de vuestro agrado.



Ingredientes:

-1 kg de alcachofas
-250 g de champiñones Portobello
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-1 pimiento verde
-1 hoja de laurel
-1 c/s de pimentón dulce
-Aceite, agua y sal



Preparación:

Hacemos un sofrito con la cebolla y los ajos limpios y picados, el pimiento limpio de semillas y troceado en aros, los champiñones laminados, la hoja de laurel y la sal. Mientras se hace limpiamos las alcachofas de las hojas duras exteriores, las puntas y una pequeña parte del tronco, las cortamos en cuatro trozos y las vamos colocando en un bol con agua para que se vayan lavando. Cuando ya tengamos el sofrito pochado, añadimos la cucharada de pimentón, damos unas vueltas y rápidamente incorporamos las alcachofas y agua hasta cubrir. Llevamos a ebullición y bajamos el fuego al mínimo hasta que las alcachofas se hagan, una media hora más o menos, probamos de sal y listo.


Compartir: