viernes, 19 de enero de 2018

Pechuga de pollo rellena

Hasta ahora había preparado la pechuga rellena en rollitos o en libritos; cuando empecé a ver esta forma de elaboración también quise probarla y tengo que decir que ha sido una buena idea, nos ha gustado mucho. El relleno va en función de las apetencias de cada uno, pues al pollo le va bien todo. Yo le he puesto bacon, por su aporte de grasa, queso, que le imprime cremosidad y manzana, que le da frescura. Admite por supuesto cantidad de verduras y quesos más fuertes; según se quiera la carne más llena de componentes o más austera, se pueden añadir u omitir ingredientes. Es una de esas recetas que deja lugar para la creatividad, aunque por costumbre adaptemos los platos a las preferencias familiares. Un error, al menos por mi parte, ya que al paladar hay que educarlo a base de probar cosas diferentes y así conocer variedad de sabores y preparaciones. Después, podremos seleccionar lo que nos apetezca. Pero tengo la sensación que tras haber entrado en la diversidad de una gran alimentación, no querremos privarnos de nada de ella. ¿Por qué limitarse a unos pocos productos cuando tenemos la suerte de disponer de muchos más? "Elemental, mi querido Watson"



Ingredientes:

-1 pechuga de pollo
-2 lonchas de bacon
-1/2 manzana
-Queso rallado
-Sal, pimienta y aceite
-Brotes tiernos y tomates cherrys para acompañar



Preparación:

Limpiamos cada parte de la pechuga de grasitas u otras impurezas que pueda tener. Le hacemos unos cortes verticales, según el relleno que le pongamos, sin llegar abajo del todo. Ponemos un trozo de bacon, un puñadito de queso y una lámina de manzana en cada corte. Salpimentamos. Colocamos en una placa de horno, La rociamos con un hilo de aceite bien distribuido por toda la pieza. Introducimos en el horno precalentado a 190 grados, unos 20 minutos, según sea el tamaño de la carne. Acompañamos de una ensalada.


Compartir:

martes, 16 de enero de 2018

Dorada gratinada con setas

La Dorada. Ese pescado tan socorrido a veces y tan rico siempre gracias a la cantidad de posibilidades culinarias que ofrece. La encontramos durante todo el año por la acuicultura marina, lo que también la hace más asequible. Yo tengo la suerte de vivir junto al mar y puedo disfrutar de variedad de pescado fresco, pero no en todas partes es así, por eso disponer de estas piezas en el super o pescadería del barrio es más que práctico. He preparado esta receta dejándome llevar por los gustos de los dos comensales que quedamos en casa. Unas setas rehogadas con ajetes sería lo ideal, aunque éstos últimos no siempre se encuentran y en ese caso recurrir a unos ajos laminados suple bien la carencia. La bechamel por contraste, aporta cremosidad y cuerpo a la carne blanca y tierna. Un conjunto nada despreciable que se acompaña del primero o guarnición que más nos apetezca. Además, se tarda muy poco en cocinarlo para lo completo que es.
Moraleja:" No cuesta tanto comer sano y sabroso"



Ingredientes:

-2 doradas ( solo los lomos en filetes)
-Setas cultivadas (una bandeja de 330 g)
-3 ó 4 dientes de ajo
-2 cucharaditas de mantequilla
-2 cucharaditas de harina
-200 ml de leche
-Unas gotas de mayonesa
-Aceite y sal



Preparación:

Las doradas las compré ya fileteadas, pero también el pescadero lo puede hacer en un santiamén. Las sazonamos y reservamos en la nevera. Troceamos las setas y pelamos y laminamos los ajos. Los rehogamos en aceite a fuego fuerte para evitar que suelten agua y no se cuezan. Cuando estén a nuestro gusto las apartamos a un plato. Asamos los lomos de dorada en un poco de aceite, solo vuelta y vuelta, pues se terminarán de hacer en el horno. Hacemos la bechamel poniendo en un cazo la mantequilla, cuando esté derretida añadimos la harina, damos unas vueltas y añadimos la leche. Dependerá de la consistencia de la bechamel, más ligera o espesa, la cantidad de leche que le pongamos, la que apunto es aproximada. Ponemos un pellizco de sal y apartamos. Cubrimos el pescado con la salsa, ponemos por encima unos puntos de mayonesa, extendemos y metemos al horno en la opción gratinado hasta que coja un poquito de color. Cuando esté a nuestro gusto, sacamos y ¡a comer!


Compartir:

viernes, 12 de enero de 2018

Pastel de brócoli

Ayer encontré el brócoli de oferta en Mercadona y no quise desaprovechar la ocasión de preparar un buen pastel salado. Como tampoco quiero dejar de mostrar el precioso regalo de mi amiga Remedios: cuenco, platito y mantel. Curiosamente es el único que me ha caído este año de utensilios y atrezzo para el blog. Siempre agradezco el interés que se toman mi familia y amigos para que mis recetas luzcan mejor y me gusta que participen en ellas de alguna forma, ya que son fieles seguidores. Hoy soy yo la que quiero obsequiarlos con este pastel vegetal que tan bien nos vendrá tras las desmedidas fiestas, muy rico, preparado en un periquete, que se come tanto caliente, como frío. Con poco que lo acompañemos, una carne o un pescado, tendremos una comida sana y saciante, única para la cuesta de enero en todos los sentidos. Deseo que os aproveche si os animáis con él. Y ya me contaréis.
Esta receta la vi en: cocina.facilisimo.com



Ingredientes:

-600 g de brócoli (solo las flores)
-150 g de fiambre de pavo
-180 g de queso rallado (puse una bolsa de cuatro quesos)
-4 huevos
-500 ml de leche (puse omega 3)
-Aceite y sal



Preparación:

Cortamos los ramilletes de brócoli y los vamos metiendo en un cuenco con agua para que se laven. En una olla con agua y sal los cocemos unos cinco minutos. Escurrimos. En una fuente de horno ponemos un chorrito de aceite que extendemos con un pincel. Colocamos encima la verdura. Troceamos el pavo en dados y lo añadimos repartido por encima. También el queso rallado. Batimos los cuatro huevos, los mezclamos con la leche y vertemos sobre el preparado anterior, que quede bien distribuido y llegue a todas las esquinas. Introducimos en el horno a 190 grados, unos 40 minutos. Pinchamos con un palillo, si está cuajado, ya lo tenemos listo para consumir. También puede suceder que se os queme por encima, en tal caso lo tapamos con un papel aluminio.




Compartir:

martes, 9 de enero de 2018

Sopa hortelana con jamón

Y llegó enero con la rebaja. Y no es que la rebaja no me guste, lo que no me gusta es enero. Sufro de una peculiar aversión por los comienzos; ni los primeros de año, ni de mes, ni de semana, y podría continuar con una larga lista de inicios. Los trenes tengo que cogerlos en marcha, si no, la pereza me invade, aunque tengo claro que todo tiene un principio y no queda otra que acatarlo. Estos días de Navidad han pasado rápido, han sido laboriosos sí, pero como ya sabemos "sarna con gusto no pica" y hemos disfrutado de familia, amigos y regalos, un popurrí muy tradicional al que cada año nos plegamos. Y claro, ahora toca volver a empezar, y me cuesta la cuesta de enero. Pero como me he propuesto ver la vida de forma positiva, voy a vestirme de energía y me voy a comer el mundo, perdón, el año. Estaré encantada de poder contar con todos vosotros en esta aventura. Nos ponemos en marcha ya?



Ingredientes:

-4 calabacines
-4 zanahorias
-4 lonchas de jamón serrano
-1 cebolla
-1 puerro (solo la parte blanca)
-Aceite y sal



Preparación:

Pelamos y troceamos los calabacines y las zanahorias. Pelamos y picamos la cebolla y el puerro. Ponemos un fondo de aceite en una olla y rehogamos la cebolla y el puerro. Cuando estén tiernos añadimos los calabacines y las zanahorias. Cubrimos de agua y sazonamos. Cocemos las verduras hasta que estén tiernas, unos 25-30 minutos. Pasamos por la batidora y reservamos.
Mientras se hace la verdura, forramos una placa de horno con una hoja de papel vegetal y extendemos el jamón. Lo cubrimos con otra hoja, ponemos peso encima, puede ser otra fuente, y lo asamos durante 15-20 minutos en el horno precalentado a 180 grados.
Acompañamos la sopa de verduras con trocitos de jamón asado.


Compartir:

viernes, 5 de enero de 2018

Palitos de uvas con chocolate y almendra

Queridos Reyes Magos:
Espero que seamos merecedores esta noche de su visita. Al igual que otros años he preparado un tentempié que sirva a SSMM de ayuda para continuar con su laboriosa tarea. Solo voy a pedir un regalo, bueno, mejor dos: la mayor cantidad posible de cosas buenas para este mundo y la recogida y desaparición de las malas para el otro. Estoy segura que harán lo posible por satisfacerlos, también nosotros deberemos colaborar en tan importante cometido. Ojalá esta noche mágica nos llene de generosidad.
Siempre a su disposición:
Lola



Ingredientes:

-1 racimo de uvas sin pepitas
-100 g de chocolate para fundir
-1 cucharada de mantequilla
-Almendras en granillo



Preparación:

Lavamos las uvas y las secamos. Derretimos el chocolate, yo lo hice en el microondas a intervalos de 30 segundos para evitar que se queme. Añadimos la mantequilla y mezclamos muy bien. Pinchamos las uvas en palitos de brocheta u otros que tengamos. Las bañamos en el chocolate fundido y las rebozamos con las almendras picadas. Las dejamos un poco en la nevera que enfrien. Listas para consumir!


Compartir:

lunes, 1 de enero de 2018

martes, 19 de diciembre de 2017

Pudin de frutas confitadas

Un pudin es una receta de aprovechamiento. En él podemos poner ese pan que nos ha sobrado de ayer o antes de ayer, esos bizcochitos que se nos están quedando duros, frutas o frutos secos que nos gusten y un largo etcétera que va en función de la imaginación o preferencias de cada uno. Hoy lo he preparado con pan y frutas confitadas, acorde con la fecha. No puede estar más rico. Aconsejo hacerlo con bastante antelación, incluso de un día para otro, que esté bien frío, y no os pase como a mi, que no obtuve un corte limpio y firme por precipitarme, pues se me iba la luz para las fotos.
Ésta va a ser mi última publicación del año, a partir de ahora, dedicación absoluta a la familia y preparativos. Por supuesto os deseo lo mejor del mundo a todos. Disfrutad de los vuestros ampliamente estos días y daros más de un capricho que os lo merecéis. Nos veremos en el Año Nuevo para comenzar con una nueva andadura virtual. Hasta entonces, prometedme que vais a ser enormemente felices.



Ingredientes:

-4 huevos
-1/2 l de leche
-150 g de azúcar
-100 g de pan
-200 g de frutas confitadas
-Caramelo líquido o 4 cucharadas de azúcar + 1 de agua



Preparación:

En esta ocasión utilicé caramelo líquido comprado, pero lo podéis hacer poniendo en un cazo 4 cucharadas de azúcar y 1 de agua, lo ponéis a fuego medio y cuando empiece a tomar color movéis un poco para que se haga todo por igual. Volcáis inmediatamente sobre la flanera donde vayáis a poner el pudin. A continuación batimos los huevos, añadimos el azúcar, seguimos moviendo, ahora vertemos la leche, después el pan y las frutas confitadas troceadas menudas. Colocamos esta mezcla sobre el caramelo y metemos al horno precalentado, baño María, a 180 grados unos 40 minutos. Pinchad con una brocheta para comprobar que está cuajado, cuando enfríe endurecerá algo más. Dejad templad y después a la nevera. Cuando esté bien frío le dais la vuelta sobre un plato o fuente bonita y listo para consumir.


Compartir: