viernes, 20 de enero de 2017

Chuletas de cordero en tempura con salsa de tomate casera

Se me antojó otra forma de preparar las chuletas de cordero más allá de la plancha o la barbacoa, así, tuve la ocurrencia de bañarlas en este rebozado que suelo utilizar con las verduras con muy buen resultado. Hay que tener en cuenta el componente extra de calorías que supone el invento y que más de una no nos podemos permitir a diario, solo en ocasiones. Se trata con ésto de probar distintas preparaciones para conocer y obtener mayor variedad de recetas. En casa no nos han desagradado y acompañadas con esta salsa de tomate casera con guisantitos incluidos han quedado buenísimas. Solo hay que poner un poco de cuidado al servirse la ración y procurar que el pan no se haga dueño de la salsa. Por lo demás no hay problema. Que aproveche!!



Ingredientes:

-12 chuletas de cordero
-Sal y pimienta
-8 c/s de harina de trigo
-4 c/s de harina de maíz
-1 c/s de levadura
-Agua muy fría
-Aceite de oliva
Salsa de tomate:
-1 cebolla mediana
-2 dientes de ajo
-400 g de tomate triturado de lata
-1/2 cucharadita de orégano
-100 g de guisantes
-Aceite y sal



Preparación:

En primer lugar preparamos la salsa de tomate. Picamos la cebolla y los ajos menudos. En un fondo de aceite empezamos a pocharlos. Cuando la cebolla esté transparente añadimos el tomate, que en esta ocasión he utilizado de lata por agilidad, pero que muy bien puede ser natural pelado y troceado o rallado. Ponemos las hierbas que más nos gusten, en este caso orégano, también le va muy bien la albahaca. Incorporamos los guisantes. Dejamos hacer a fuego muy lento, removiendo de vez en cuando.
Salpimentamos las chuletas. Reservamos. Para hacer la tempura ponemos en un cuenco las dos harinas junto la levadura. Añadimos el agua, que debe estar muy fría, mientras vamos removiendo con una varilla hasta conseguir una mezcla ligera. Rebozamos las chuletas en ella, escurrimos el sobrante y las vamos friendo en aceite caliente. Al sacarlas las vamos colocando sobre papel absorvente. Las presentamos sobre un fondo de salsa de tomate. Y a comer!


Compartir:

martes, 17 de enero de 2017

Mejillones a la provenzal

Ando algo perezosa estos días por la cocina, no me complico en exceso en ninguna preparación, como si la Navidad se hubiera apoderado de todo el gasto culinario del que soy capaz. Supongo que es la resaca de las fiestas. Nunca he destacado con recetas muy elaboradas o complejas, no es mi estilo, pero ahora voy a lo fácil y práctico sin más, y mira, tampoco me está dando mal resultado. Si la semana pasada eran unas sencillas endivias las que hacían los honores, hoy le toca al marisco, del económico, que la cuesta de enero es muy empinada. Lo he preparado en un plis plas y ha quedado muy bueno, y eso que se me ha olvidado ponerle un hilito de aceite y parecían haber quedado secos, pero recién sacados del horno ha sido un gustazo comerlos. A lo mejor entre picoteo y entrante me vuelve la fuerza como a Sansón y hago una huelga gastronómica a la japonesa. Si se diera el caso, seríais los primeros en saberlo. Faltaría más.



Ingredientes:

-1 kg de mejillones
-50 g de pan rallado
-3 ó 4 dientes de ajo
-2 ramas de perejil
-Aceite y sal



Preparación:

Limpiamos bien los mejillones frotándolos con un estropajo de aluminio y desechando los rotos o abiertos que no se cierren con un golpe en la concha. Los ponemos en una olla con un dedo de agua tapados para que se abran al vapor. Quitamos una concha y los dejamos dentro de la otra extendiéndolos en una fuente apta para el horno. Picamos o trituramos los ajos pelados con el perejil, los mezclamos con el pan rallado y una pizca de sal. Ponemos un hilito de aceite sobre los mejillones, les espolvoreamos la mezcla de ajo, perejil y pan rallado y gratinamos unos minutos hasta que veamos que cogen colorcito. Sacamos del horno y consumimos enseguida. Están más ricos.


Compartir:

viernes, 13 de enero de 2017

Endivias rellenas de crema de queso y salmón

Como entrante son buenísimas, aunque me diréis que no precisamente lights para la época que nos ocupa, pero de "perdíos" al río, ya empezaremos la dieta el lunes que antes hay que acabar con el excedente navideño. También podemos utilizar componentes más ligeros para el relleno, eso va en gustos y en sobras que pululen por la nevera. A mi me han quedado muy ricas con lo que tenía, por eso las recomiendo y las guardo en el recetario para una próxima vez. ¡Cómo me gusta una receta de aprovechamiento! Tienen la facultad de sorprender gratamente la mayoría de las veces, y favorecen la creatividad imaginando combinaciones y elaboraciones. En casa temen y agradecen a partes iguales esta inventiva gastronómica que a veces se apodera de mi persona, pues no siempre arroja un resultado óptimo. Pero tengo que decir que hoy no se ha dado el caso, he bordado la preparación, seguro que gusta a todo, o casi todo el mundo. Palabra!



Ingredientes:

-6 ó 7 hojas de endivia
-100 g de queso azul
-100 g de salmón ahumado
-200 ml de nata de cocinar
-50 g de almendra laminada



Preparación:

Separamos las hojas de la endivia desechando las que estén estropeadas. Las lavamos y secamos con cuidado para no romperlas. Reservamos. En un cuenco ponemos el queso troceado y aplastado con un tenedor, le añadimos la nata y vamos mezclando con una varilla. Este paso nos lo podemos ahorrar si trituramos con una batidora, quedará más fino. Troceamos el salmón menudo y se lo añadimos a la crema de queso. Mezclamos. Rellenamos las hojas de endivia y espolvoreamos la almendra laminada por encima. Tan fácil como eso, ya están listas.



Compartir:

martes, 10 de enero de 2017

Potaje de alubias blancas

¿Cansados ya de opíparas comidas navideñas? Pues vamos a regalarnos un buen guiso vegetal que no solo agradecerá nuestro estómago, también el bolsillo en un mes en el que el gasto se dispara estrepitosamente. Además de sano y desengrasante es rápido de hacer si, como yo, utilizáis alubias de bote, son igualmente ricas y nos ahorra el paso más largo del potaje, obteniendo un resultado muy sabroso. Da gusto comenzar el año con esos buenos propósitos que nos hacemos siempre, entre ellos el de lograr una vida saludable; así que os sugiero un buen comienzo, para nada sacrificado, que nos llenará de energía para conseguir cuantos objetivos nos pongamos. Ya puestos, vamos a comernos el mundo.



Ingredientes:

-1 bote de alubias blancas con verduritas (420 g)
-1 cebolla
-2 dientes de ajo
-2 tomates
-200 g de calabaza
-200 g de acelgas
-1 patata
-1 c/s de pimentón dulce
-Aceite, sal y pimienta
Picada:
-1 diente de ajo
-10 almendras crudas
-1 rebanada de pan



Preparación:

Pelamos la cebolla y los ajos y los picamos. Rallamos los tomates. Hacemos un sofrito en una cazuela con un fondo de aceite, rehogando la cebolla y los ajos. Añadimos el pimentón, removemos e inmediatamente agregamos  los tomates. Salpimentamos. Cuando el sofrito esté pochado, añadimos la calabaza troceada en dados, las acelgas y la patata, igualmente limpias y troceadas. Vertemos agua hasta cubrir y llevamos a ebullición, bajamos el fuego y cocinamos veinte minutos. Preparamos mientras la picada. Freímos el ajo, las almendras y el pan. Los majamos en un mortero hasta que se haga una pasta. Sacamos las alubias del bote y las ponemos en un colador, las enjuagamos. Añadimos las alubias y el majado al guiso, probamos de sal y mantenemos en el fuego diez minutos más. Apartamos y listo para comer.


Compartir:

viernes, 6 de enero de 2017

Alfajor de almendra y miel

Por lo visto a SSMM los Reyes Magos de Oriente les han gustado los alfajores que con mucho cariño elaboramos mi madre y yo para invitar y regalar a todo el que venga por casa. A las pruebas me remito. Así es como preparé la mesa anoche para ofrecerles un tentempié que les ayudara a continuar su tarea:



Y así es como la he encontrado esta mañana:


Eso sí, nos han dejado unos regalitos muy lindos que les agradezco.
Como quiero compartir estos dulces con vosotros también, aquí os dejo la receta para cuando os apetezca. Con ella despedimos la Navidad, tan añorada para algunos y tan triste para otros, aunque de alguna manera celebrada por todos. Espero que los Reyes hayan sido generosos, y no solo en regalos, que a la postre es lo menos importante, también en cariño, salud y otros parabienes tan necesarios para la vida. Ojalá que si.

Ingredientes:

-1 1/2 kg de almendra molida
-1 1/2 kg de miel
-1/2 kg de crespillos (pan rallado sin sal)
-La ralladura de un limón y la de una naranja
-1 c/s de matalaúva
-1 c/s de canela
-1 tazón con anís seco



Preparación:

Se pone la miel en una cazuela amplia que se pueda llevar al fuego. Se calienta y cuando hierva y comience a subir se retira del fuego. Se vuelve a colocar en el fuego hasta que hierva de nuevo y se repite la operación. Así hasta tres veces. Se aparta, se añade la almendra, las ralladuras del limón y la naranja, la matalaúva y la canela. Se mezcla muy bien. Se añaden los crespillos poco a poco hasta que veamos que la mezcla se va endureciendo, aunque no demasiado porque una vez la masa fría se endurece aún más. A nosotras del medio kilo de crespillos nos sobró un puñado. Una vez la masa lista, nos mojamos las manos en anís seco y le vamos dando forma a los alfajores. Los vamos colocando sobre una mesa, la nuestra es de mármol, y cuando están hechos y bien fríos se pasan por azúcar y se envuelven en papel de seda o celofán. Y listos para degustar.


Compartir:

domingo, 1 de enero de 2017

martes, 20 de diciembre de 2016

Vasitos de crema de almendras y anís

No podía faltar el postre en este menú navideño que he improvisado desde que comenzara diciembre. Almendra y anís, imprescindibles de Navidad. Sencillo y rápido de hacer, para no salirme de mi línea habitual. Entre las muchas elaboraciones en que vamos a disfrutar estos dos productos, os propongo esta crema en vasitos para rematar una comida de fiesta. No os pesará y agradeceréis su sabor suave y anisado.
 Con esta dulce sobremesa me despido hasta el Año Nuevo. Necesito dedicar todo mi tiempo a los míos, aunque alguna vueltecita me daré por la red para ver todas las cosas ricas que preparáis.
Os deseo una Feliz Navidad llena de cariño, buenos sentimientos y mucha salud. Os veo en unos días para seguir compartiendo recetas y comentarios. Un millón de besos o más.



Ingredientes:

-500 ml de leche de almendras
-1 rama de canela
-2 c/s de azúcar
-2 yemas de huevo
-2 c/s de maizena
-50 g de almendra crocanti
-10 bizcochitos (tipo lenguas de gato)
-100 ml de anís dulce
-50 ml de agua



Preparación:

Calentamos la leche de almendras con el azúcar y el palo de canela. Batimos las yemas con la maizena y si queda demasiado espesa la mezcla, añadimos unas cucharaditas de leche de almendras. Cuando la leche esté a punto de hervir, retiramos la canela y a poquitos y sin parar de remover con una varilla vamos incorporando la leche al bol de las yemas. Volvemos a poner la mezcla en el cazo al fuego y dejamos cocer al tiempo que removemos hasta que la crema espese.
Mezclamos el anís con el agua, lo que se ha llamado siempre una "paloma". Troceamos los bizcochitos por la mitad y mojamos en la paloma o los pintamos con una brocha, pues se empapan enseguida. Ponemos en el fondo del vasito un bizcocho, una mitad sobre otra, cubrimos con un chorro de la crema de almendras, repetimos la operación con otro bizcocho y de nuevo cubrimos con la crema. Espolvoreamos con la almendra crocanti. Haremos tantos vasitos como crema tengamos.
Si el postre lo van a tomar niños podemos mojar los bizcochos en leche.












Compartir: