viernes, 30 de noviembre de 2018

Poleá (o espoleá)

Conocí esta receta cuando era pequeña con el nombre de "gachas dulces," una elaboración barata y sencilla que en épocas de escasez quitó mucha hambre, pues parte de una base de agua y harina. Ahora se siguen llevando a la mesa enriquecidas con leche, costrones de pan frito, miel,... Los mayores de ese tiempo pasado decían que "las gachas cuanto más guarras, más buenas." Hace unos años que me enteré de este postre  que en algunos lugares llaman "poleá" y en otros "espoleá" y que es una versión casi idéntica de las gachas dulces. No quería terminar el año sin subirlo al blog con este ambiente otoñal, que va a ser el último de la temporada, ya que a partir de ahora comenzaré con el menú de Navidad. Una buena manera de finalizar una comida, pero tampoco están mal como merienda. El momento de comerlas es a elección personal y os aseguro que será muy dulce.



Ingredientes:

-600 ml de leche
-1 palito de canela
-1 piel de limón
-4 c/s rasas de harina de trigo
-2 c/s de azúcar
-100 ml de aceite
-2 rebanadas de pan
-Miel
-Aceite (para freír el pan)



Preparación:

Ponemos la leche en un cazo con el palito de canela y la piel del limón. Llevamos a ebullición en el fuego, apagamos y tapamos, dejamos un rato para infusionar.
Ponemos el aceite en un cazo o sartén, añadimos la harina y la freímos, añadimos la leche sin la canela y la piel de limón, poco a poco al tiempo que vamos removiendo con una varilla, agregamos el azúcar y seguimos moviendo. Cuando adquiera la consistencia de una crema, apartamos del fuego. Tendremos en cuenta que cuando enfríe espesará aún más. Es una preparación ésta parecida a una bechamel. Vertemos la cremita en los cuencos que elijamos para ello. Troceamos el pan en cuadraditos, lo freímos en aceite y cuando esté dorado lo sacamos a un papel absorvente. Coronamos los vasitos de poleá con ellos y un hilito de miel por encima.


Compartir:

27 comentarios:

  1. Es todo un clásico en casa, yo las conocía como gachas dulces y me traen unos recuerdos magníficos de la niñez. A mi padre le salian de muerte, estaban riquisimas, un beset Lola

    ResponderEliminar
  2. Hola Lola!!
    Aquí esto se llaman papas, yo he comido jnas cuantas, cuando mi abuela iba a moler el grano al molino, yo iba con ella claro, llevaba una bolsita pequeña, para recoger la harina más fina que era la que caía alrrededor de la piedra del molino y que luego hacia las papas y que a micme encantaban y que no he vuelto a comer, luego cuando los molinos dejaron de moler las hacia de maicena, pero aunque estaban muy ricas ya no era lo mismo. Tu polea te quedo espectacular y seguro que estaban deliciosas....Besss

    ResponderEliminar
  3. Buenos días Lola, ninte imaginas lo que me gustan las Poleás, bueno a mí no sola, en mi familia es el postre por excelencia en Semana Santa, aunque también cae alguna vez en verano, y por supuesto en días festivos como la Inmaculada, o Navidad.
    En casa la hacemos poniendo un poco de matalahúva al aceite, y luego lo colamos para que no queden las semillas en la crema, pero el sabor es increíble, también infusiono la leche con Canela y limón, es un Dulce al que le va estos sabores, como anillo al dedo.
    La tengo publicada dos veces, la primera fue en mis comienzos, y la segunda meses después, con la receta mejorada, y uno de mis primeros vídeos, ahora lo miro y flipo, Jajajaja, lo poco que he avanzado, porque cuando algo me gusta, para qué cambiarlo.
    Los picatostes son el punto débil de mi marido, el quiere uno en cada cucharada, Jajajaja, así que pongo un plato en la mesa para que se sirva a discreción, él puede permitírselo, gracias a su metabolismo que lo quema absolutamente todo.
    Esos bolecitos en casa serian objeto de deseo de todo el que entrará en la cocina, el olor es irresistible, pero verlos es tentación en estado puro.
    Ya sabes que me encantan estas cosas con tradición familiar, así que ni te imaginas como me alegra verte compartir tus ricas Poleás.
    Besos, que pases un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. A veces, con pocos ingredientes (y baratos) se hacen platos ricos y sabrosos...sin duda herencia de nuestros abuelos. bs

    http://directoalamesa.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Hola Lola!! Mi madre también hacía gachas dulces, sobre todo para todos los santos. Le ponía los costrones de pan igualmente y siempre los hacía con leche. A mí no me gustaban especialmente, pero a mi hermano mayor le encantan, y mi hermana pequeña, que no se le da muy bien la cocina que digamos, sí tiene maña para estas gachas y le hace para todos los santos siempre unas pocas gachas a mi hermano y se las regala para que las disfrute. Es la única que sigue la tradición de las gachas. Lo del nombre de Poleá, sólo lo vengo oyendo desde que tengo el blog, pero para mí, siempre serán gachas dulces. Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Yo no las conocía ,aunque mi abuela nos hacia algo parecido cuando eramos pequeños ,tienen una pinta muy rica y es que a veces con lo mas sencillo y pocos ingredientes quedan postres bien ricos como es el caso de esta polea o gachas dulces
    besitos

    ResponderEliminar
  7. Lo conozco pero aún no he tenido la oportunidad de probarlo.
    Y creo que probarlo hoy en día debe de estar mucho mejor que en los tiempos del hambre.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola, Lola:

    No guardo recuerdo de haber comido gachas. Lo mismo sí que las he comido, pero ahora no caigo, y mira que parece una receta fácil y muy rica. Por cierto, me ha encantado la frase "las gachas cuanto más guarras, más buenas". ¡Ja, ja, ja...! Yo me apunto a disfrutar contigo tus ricas gachas.

    Por cierto, no sé si viste en mi blog lo del proyecto navideño (en la receta de galletas) y si cuento contigo. ¡Me encantaría!

    Un besito y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  9. Con ese nombre, que me ha parecido de seguidilla, me has arrancado una sonrisa, dicho sea de paso, buena falta me hace.
    No hay duda de que serán unas ricas gachas.
    Cariños y te deseo un buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  10. El color y la textura ideales!!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  11. Lola hace años que no las como y me encantan , gracias por recordarmela besitos

    ResponderEliminar
  12. TE han quedado de lujo Lola. Yo hace muchos años que no las como y quiero hacerlas en casa, pero siempre se me cuelan otras recetas. Me guardo la tuya, que es garantía de triunfo fijo ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  13. Qué ricas!Mi abuela nos la preparaba cuando éramos pequeños. Yo también las tengo publicadas porque son postres que no se pueden perder.... Besos

    ResponderEliminar
  14. Me parece una propuesta muy rica. La presentacion ha quedado perfecta. Me recuerda a mi niñez, en casa comíamos gachas y me encantaban. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Lola, a mí me encanta y hace algunos años que no las hago, era mi madre la que las hacía, bueno juntas pues ya era yo la que removía... Bueno, fue algo que dejé pendiente con ella y en algún momento lo haré. Ha sido un acierto que la hayas publicado y me las hayas recordado, qué ricas se ven. Curiosamene en mi casa se comen calentitas. Mil besos lola!!!

    ResponderEliminar
  16. He oído hablar de ellas pero nunca las he probado, y la verdad, me apetecería un montón prepararlas. Besines!!!

    ResponderEliminar
  17. Me encantan, y es de las cosas que no preparo yo en casa pero las tomo en casa de mi hermana. Me gusta como queda de buenas, me tengo que animar a hacerlas. Besos.

    ResponderEliminar
  18. No había oído de este postre en la vida, pero seguro que daba buena cuenta de él. Un besote.

    ResponderEliminar
  19. Hola Lola! Sabrás que en Venezuela hacemos algo parecido, pero en lugar de harina de trigo, se hace con maicena, no lleva aceite y se le llama natilla de maicena o natilla blanca; en mi casa mi mamá acostumbraba hacerlo para acompañar los dulces con almíbar como el de lechosa (papaya), cabello de ángel y otros de este tipo; lo hacía con poca azúcar porque la idea es que sirviera para equilibrar un poco el dulzor característicos de éstos y refrescar el paladar.
    Muy agradable ver tu versión con estos crotones, me apunto la idea!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Lola, no me estas viendo pero estoy babeando delante de mi ordenador, qué receta más sencilla y más buena, tengo muchas ganas de poner en práctica tu receta, me ha llamado mucha la atención y te aseguro que no van a faltar estos costrones de pan frito con miel que me chifla la miel! Ya me estoy relamiendo... Un besote y gracias por compartir siempre recetas que me encantan!!

    ResponderEliminar
  21. Vaya Lola, esta receta la he escuchado veces, pero en casa nunca la comimos sin embargo mi suegro si las comió mucho y dice que le gustaban mucho!!
    Sera cuestión de algún día probarla.
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Lola, te digo de verdad que no conocía nada de este postre. Como dices es una bechamel dulce, pero esto tiene que estar riquísimo, no?? Me dan ganas de probarlo, de verdad. Gracias por descubrírmelo!
    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Nunca las he cocinado, pero si las he comido, y he de decirte que las encuentro deliciosas.

    ResponderEliminar
  24. Hace poco las hice por primera vez y nos encanto sobre todo a mis padres, están deliciosas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  25. Hay platos humildes que dejan un sabor de boca de lo más agradable...y éste es uno de esos...
    En mi casa no se solía hacer mucho estas cachas dulces...pero en el pueblo si... de hecho las tengo para publicar... una receta que me dio una vecina... y es muy parecida s la tuya.
    Los platos tradicionales los tenemos que dejar bien escritos para que nunca caigan en el olvido.
    Me ha encantado como te quedaron.
    Mil besosss.

    ResponderEliminar
  26. Un postre que a mi padre le encanta y cuando se viene a mi casa se las hago. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Hola Lola, en mi casa siempre las hemos llamado gachas. A mi hermano le pierden y yo se las hago de vez en cuando porque es un postre, como todos, que hay que tomar con moderación. Besos!

    ResponderEliminar