martes, 17 de septiembre de 2019

Pastel de chocolate

Hice este pastel para un regalo, por lo que no hay corte del mismo y si me descuido tampoco fotos, ya que me estaban esperando y tenía que darme prisa. Doy fe, puesto que lo probé, que estaba de muerte, así que podéis ir apuntando porque no tiene desperdicio. Es un bizcocho de chocolate, que anteriormente había preparado, al que añadí una cobertura también de chocolate y algo de coco para adornar. Voy algo atrasada con el día internacional del chocolate, pero ¿no dice el refrán que nunca es tarde si la dicha es buena? Le haremos caso.
He leído que recientes estudios indican que comer cacao puede ayudarnos a mejorar nuestra salud y nuestro cerebro, eso sí, la concentración del mismo debe ser alta para que tenga efectos positivos. He utilizado chocolate negro para la receta porque es el que más me gusta; me ha encantado saber que además del obsequio que he hecho con mucho gusto, éste sea saludable, ojalá todo lo bueno fuera así de fácil y rico. Aquí os dejo al susodicho por si alguien decide darse un capricho dulce y con ello adquirir longevidad.



Ingredientes:

-100 g de chocolate negro de cobertura
-100 g de azúcar
-75 g de mantequilla
-3 huevos
-75 g de harina
-1 cucharada de levadura
Para la cobertura:
-100 g de chocolate negro
-100 ml de nata
-1 c/s de mantequilla
-3 c/s de coco rallado



Preparación:

Derretimos el chocolate con un poco de agua en el microondas a intervalos de 30 segundos. Añadimos la mantequilla, removiendo hasta que esté bien derretida. En un cuenco ponemos las yemas con el azúcar, las batimos hasta que estén como una crema, las mezclamos con el chocolate y agregamos la harina mezclada con la levadura. Batimos las claras a punto de nieve y las echamos al preparado anterior con movimientos envolventes. Engrasamos un molde untado con mantequilla (el mio era de 24 cm) echamos el preparado y lo introducimos en el horno a 180 grados durante 30 minutos. Tened cuidado con el horno, que según el tamaño del molde puede necesitar mayor o menor tiempo. Pinchad el bizcocho con un palito de brocheta y comprobar que sale limpia.
Sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos enfriar mientras preparamos la cobertura. Ponemos el chocolate en un bol, calentamos la nata y cuando empiece a hervir volcamos sobre el chocolate. Movemos hasta que se derrita, añadimos la mantequilla. Si nos parece que la crema ha quedado muy espesa se puede añadir un chorrito de leche. Cubrimos el bizcocho con esta cobertura y cuando haya enfriado un poco le espolvoreamos el coco rallado.



Compartir:

25 comentarios:

  1. Ya imagino que gustó mucho, me gusta esa cobertura de chocolate espolvoreada con coco, le da un toque buenísimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Lo la, que buena pinta tiene, tiene que estar para morirse comiendo....Besss

    ResponderEliminar
  3. Hola Lola. Despertar y sin levantarme de la cama, ni haber desayunado y encontrarme con ¡un bizcocho de chocolate! es alegrarme el día.
    No hace falta que nos digas que está bueno porque con leer la receta, está clarísimo que es para empezar a comer y repetir.
    Una casualidad que a las dos se nos haya ocurrido celebrar con retraso y como bien dices, nunca es tarde...
    Soy de chocolate negro y además, es el que mejor sienta y menos azúcar tiene, por lo tanto, es más saludable.
    Me llevó un trocito.
    Besos y feliz día.

    ResponderEliminar
  4. Nunca es tarde para un buen pastel de chocolate, y el tuyo me mira con ojitos. El coco a mi me chifla como acompañamiento y es que le da un saborcito que me engancha. Aparte del chocolate, claro. Me llevo mi trocito virtual :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo también quiero un trocito!!!, qué rico!!!. Besines!!

    ResponderEliminar
  6. Un rico bizcocho de chocolate me pierde, al igual que mi hijo, dentro de dos días es su cumpleaños y es lo que me toca un bizcocho de chocolate.
    La combinación de coco y chocolate me gusta mucho, y el tuyo ha quedado de vicio
    Un besito

    ResponderEliminar
  7. Pedazo de regalo Lola. A mí me llevas un pastel así y te estoy agradecida toda la vida. Viniendo de ti no hace falta que digas que estaba bueno y si además le pones un buen chocolate como es el caso ¡tienes el cielo ganado!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  8. Lola, para mostrarnos un pastel así nunca es tarde, me parece fantástico!! Imagino que la persona que lo recibió quedó más que contenta, porque vaya regalo! Para los que nos gusta el chocolate es todo una tentación

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  9. Querida Lola, dicen que la intención es lo que cuenta, no siempre el mejor regalo es el más caro, sino el que se hace de corazón, y de eso le sobra a tu pastel, que seguro la persona a la que iba dirigido, se sintió más que afortunada y no solo por el placer de comer algo tan rico, sino por contar con alguien como tú, que la agasaja con dádivas divinas como este precioso pastel de chocolate y coco que no hay más que mirarlo para saber que está hecho con una buena dosis de cariño.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Lola !
    Qué afortunada la persona destinataria de este pastel de chocolate tan rico con esa cobertura que aún lo hace más sugerente.
    Es tan reconfortante preparar este tipo de regalos para nuestros seres queridos , que ese ingrediente extra de "cariño" que le ponemos siempre se hace notar para bien.
    Te quedó estupendo amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Lola, como no hay corte me lo llevo entero jeje
    Seguro que disfrutéis un montón degustándolo.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Como no va a gustar, si se ve delicioso.
    Casi coincidimos en la entrada.

    ResponderEliminar
  13. Me encantó el post, gracias por compartirlo. Besos. Te sigo para no perderme nada.

    ResponderEliminar
  14. Lola un regalo como este no tiene precio, vaya pinta mas rica y con chocolate negro mi favorito besitos

    ResponderEliminar
  15. Tiene una pinta deliciosa no se lo enseño a mi pequeñaja que se come hasta la pantalla jeje. Un besote y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  16. Hola, Lola:

    Esta pastel de chocolate tiene una pinta deliciosa. De buena gana me comía un trozo con lo chocolatera que soy.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  17. Lola, se ve delicioso este pastel con dos de los ingredientes que me gustan coco y chocolate, ayyy delicioso! Estoy segura que quien lo recibió estaba superfeliz de tener un regalito así hecho con amor y además todas esas hormonas y mecanismos que activa nuestro cuerpo cuando comemos chocolate, la felicidad y el gusto es mayor!
    Te dejo un beso!

    ResponderEliminar
  18. Hola lola! Después de casi tres meses de no abrir el blog,hoy me encuentro con este rico pastel tuyo, nada mejor para empezar el día, yo no soy muy chocoadicta aunque me estoy volviendo poco poco y es que no hay más que leer la receta para que apetezca, no importa que no haya corte yo ya me lo imagino
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Yo por el chocolate mato, así que me imagino cómo tiene que estar este pastel, ¡menuda delicia!.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Qué rico pastel , yo estaría encantada de recibir uno com ése, ademñas hecho con tanto cariño. Un beso Lola!!

    ResponderEliminar
  21. Vaya pastelazo que cosa más rica! Tiene que estar de muerte. A mi también me gusta el choco negro ayer he visto uno en el súper de la marca valor con un 92 de cacao me parecía una barbaridad pensé q seria incomible pero lo compre por curiosidad y esta bueno!!!amargo pero rico un besooo

    ResponderEliminar
  22. Hola guapa, como repostera aficionada que soy puedo decirte que es un pastel de chocolate delicioso y seguro que muy sabroso. Al fundir el chocolate y mantequilla e introducirlo en la masa le has aportado mucho sabor y jugosidad. Encima , para rematar de sabor lo has recubierto por fuera. Ya me imagino lo rico que debía estar. Estos regalos son los que más se agradecen, te lo digo por experiencia. 😗😗😗👏👏👏

    ResponderEliminar
  23. Pues ya está anotado este bizcocho en pendientes, con lo que me gusta el chocolate negro. Y si además es bueno para nuestra salud mental... Esa es la excusa que me pondré para no sentirme culpable, je je.
    Un beso.

    ResponderEliminar