martes, 3 de diciembre de 2019

Pasteles de Belem

Este año enciendo la Navidad unos días antes de lo habitual en casa, ya que solemos hacerlo en el puente de la Inmaculada; dos razones me han llevado a ello, la primera es tener que ausentarme unos días del blog por una cuestión personal e intransferible, y la segunda, no quería dejar de colaborar un año más en el parrandón de Angélica, dedicado en este caso a "Cocina Navideña Mundial". He preparado una receta del país vecino: Portugal, con estos pasteles de belem, cuya preparación me ha facilitado el blog de mi amiga Puri. Muy sencillos de hacer, fiel a mi estilo, pero muy ricos también, apuntados quedan y no solo para estas fiestas. Como ya dije en un post anterior, hacemos más cocina internacional de lo que parece y eso es bueno, enriquece y amplía nuestro repertorio gastronómico, adaptándose perfectamente a nuestro menú cotidiano. Muchos ya tendréis la fórmula de estos estupendos pastelitos, pero por si acaso no, aquí está.



Con esta receta participo en el  4to .Parrandón de Recetas Navideñas "Cocina Navideña del Mundo"
propiciado por Angélica.


Ingredientes:

-150 g de azúcar
-6 yemas de huevo
-200 ml de nata (de repostería)
-40 g de maizena
-1 tira de piel de limón
-1 palo de canela
-2 láminas de hojaldre (lo puse congelado)
-Azúcar glas para espolvorear


Preparación:

Poner la leche a calentar con la piel de limón y el palo de canela, a fuego medio, no debe hervír. Retiramos del fuego y dejamos infusionar. Después colamos la leche y añadimos la nata, ponemos a calentar de nuevo y antes de que hierva retiramos. En un bol mezclamos el azúcar con la maizena, batimos las yemas y las unimos a la mezcla anterior, batimos bien. Vamos añadiendo la leche poco a poco al tiempo que batimos con una varilla, cuando la hayamos vertido toda la ponemos en el fuego medio bajo, sin parar de mover con la varilla. En cuanto empiece a espesar se retira y se sigue revolviendo hasta que veamos una crema con un espesor un poco mayor que el de unas natillas. Reservamos. Preparamos ahora el hojaldre. Cortamos círculos con un molde o vaso que tenga una anchura suficiente para conseguir unas cestitas que quepan dentro del molde, yo utilicé unos de aluminio. Los pinté con aceite y después acomodé el hojaldre colocando primero la base y después moldeando los laterales. Los llené hasta las dos terceras partes con la crema y los introduje en el horno precalentado a 210 grados, 15 minutos. Cuidado con vuestro horno, cada uno es un mundo, tenéis que vigilar para que no se os quemen. Sacamos cuando veamos el hojaldre dorado, los dejamos templar y espolvoreamos azúcar glas y canela molida si os gusta.


Compartir:

33 comentarios:

  1. Un delicioso pastel, sin duda ya huele a fiesta, un beset Lola

    ResponderEliminar
  2. Querida Lola, qué bonita has puesto tu mesa para Navidad, ademas con unos pasteles de Belem que me encantan, he tenido la suerte de comer los originales y son una delicatessen, al igual que los tuyos, que solo ver lo bonitos que te han quedado, apetece probarlos. Siempre que veo algunos me digo que tengo que hacerlos, para luego olvidarme de ellos, y no será porque sean complicados, no.
    Gracias por regalarnos este momento dulce en estos tiempos que lo vemos todo negro, pero no, no nos rendiremos y con nuestras cocinas pondremos una nota de color y sabor a la vida.
    Un millón de besos y cuídate mucho. Hablamos.

    ResponderEliminar
  3. Espero que tu ausencia del blog sea por buenos motivos.
    Estos pastelitos están muy ricos, seguro que los harás en más ocasiones porque es difícil resistirse a ellos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días, Lola. Llueve por aquí, pero sin dramatismo televisivo. Es agradable porque no hace viento por ahora ya no tenemos el calor de la semana pasada. Ver tus pasteles me produce emociones y recuerdos especiales porque tengo muchas ganas de volver a Lisboa, donde los comí por primera y única vez.
    Me parece que te han quedado perfectos y ver el corte, anima a disfrutar. Creo que sin azúcar también me quedarían bien y me los guardo porque me puedo permitir un pecadito y comer otra de las cosas que me privan, el hojaldre.
    Una buena elección viajar a nuestro país vecino, cuya repostería no es demasiado conocida en el nuestro, pero es maravillosa.
    Yo también estoy en el Parrandón de Angélica y publicaré el viernes.
    Besos y espero que tu ausencia, sea por una buena razón.

    ResponderEliminar
  5. Ummm me parece súper rico. No se si me saldrán, pero lo probaré

    ResponderEliminar
  6. Deliciosos estos pastelitos mi queridísima Lola. Has elegido una receta infalible en cualquier ocasión y le has dado un aire navideño que los hace irresistibles. Espero que la ausencia que anuncias para próximos días no sea debido a nada malo y que te tengamos muy pronto por aquí ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. Dios, adoro estos pasteles, me las como a pares, ahora mismo me voy a guardar tu receta, nunca los he hecho en casa. Ya veo que a ti te quedan de miedo.

    Lo bueno, entre otras cosas, de los blogs, es que nos da la oportunidad de conocer recetas de otros lugares y como tú bien dices ampliar nuestro repertorio gastronómico

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Lola! Te han quedado unos pasteles de Belem preciosos... y con un interior que hace babear a cualquiera... Nunca los he hecho... aunque hice una vez uno en forma de tarta, que acabé borrando del blog... porque no me llenaba lo suficiente y tampoco era muy tradicional, más bien un experimento de los mío jajaa... Tengo muchas ganas de volver a hacerlo y no dudes que guardaré tu receta, para ello... Espero que no sea nada grave, para tenerte de nuevo por aquí pronto... Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Son unos pasteles deliciosos...Los he probado en la Ciudad portuguesa y también los he preparado en casa y los tuyos se parecen a los originales, y seguro que están igual de buenos....A mi me gusta con canela por encima. Riquísimos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Lola !
    Espero que esa ausencia no sea obligada por motivos no gratos y si fuera así, que se solucione favorablemente.
    Los pasteles de Belém me encantan y te han quedado estupendos, ese corte es de lo más seductor.
    De buena gana , me tomaba ahora uno para acompañar el café que me estoy tomando, pues hace un frio hoy que se congela hasta el pensamiento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. La cocina Portuguesa me apasiona pero sobre todo sus postres y dulces, soy fan incondicional de esta cocina.
    Te quedaron espectacular.
    Besossss

    ResponderEliminar
  12. Menudo bocado Lola!!
    A mi me encanta estos pastelitos!! No los he hecho nunca pero viendo lo bien que te han quedado apunto tu receta.
    El parrandón se está llenando poco a poco de recetas super deliciosas!!

    Besos

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola Lola!! ¡¡Lo que me gustan estos pasteles!! No los había probado hasta que fui a Lisboa, bueno, antes, ya en el avión nos lo pusieron en la comida y ya me gustó y eso que eran industriales a tope, ja, ja. Y una vez en Portugal me puse las botas, desde el desayuno hasta la cena había pasteles de nata. Y también probé los típicos de Belem, y no había excesiva diferencia entre los llamados de nata a los de Belem, todos riquísimos. Y vamos, los tuyos no se quedan atrás, una delicia casera para disfrutar todo el año, como bien dices, no hace falta que sean fechas señaladas.
    Espero Lola que tu ausencia en el blog no sea por nada negativo y pronto nos volvamos a leer. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Lola, querida, pero qué receta más rica. Los pasteles de Belem son mis favoritos, y siempre que tengo oportunidad, voy al barrio del Born (aquí en Barcelona) que hay una pequeña pastelería tradicional portuguesas que hacen unos que ni te cuento lo ricos que están... son caseros, 100%, hacen poca cantidad cada día y ese mimo y ternura que le ponen a cada dulce que venden se nota.
    Me muero por probar uno de los tuyos... ¿sabes? Nunca me he atrevido a hacerlos en casa, pero quizás con tu receta me anime, pues no se ve tan difícil. Me imagino que Angélica se alegrará mucho por tu participación.
    Espero que todo vaya bien en tu ausencia y nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
  15. Deliciosa receta nos dejas, me encantan los pastelitos de Belen, los comí en Lisboa y me dejaron un gran recuerdo, o sea que cualquier día me pongo manos en la masa y los hago.Un beso

    ResponderEliminar
  16. Querida amiga, encantada de celebrar la Navidad contigo, estos pasteles son una delicia, los compro cada vez que voy a nuestro país vecino para tomarlos con un buen café. Te han quedado perfectos y son probarlos sé que estarán deliciosos. EL Parrandón ha empezado y un año más lo compartimos. Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  17. Lola, sabes que he tenido mucho tiempo buscando una buena receta de los pasteis de nata? Yo vivi cuatro años en Portugal y los extraño mucho, son una debilidad para mi, asi que voy a hacer tu receta pronto, porque ademas me parecen perfectos para celebrar en Navidad!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Lola, vaya pasteles ricos, don unos de mis favoritos, a veces los pongo de postre en días especiales. Me podría comer varios del tirón y me gustan porque no son excesivamente dulces, no soy demasiado golosa, aunque hay días que me puedo comer un poco de chocolate por no decirte media tableta de chocolate negro.
    Me ha encantado de verdad y otra cosa, yo también este año en octubre hice el mío para el Parrandón y mi “santo” ya preocupado de ver cosas navideñas dando vueltas en esas fechas... ja, ja, ja. Normalmente como haces tu para el puente es cuando lo suelo sacar todo, este año me retrasaré pues tengo una miniobra (uffff, me ha pillado el toro).
    Otra vez, muchas felicidades por tu receta parrandera que disfrutaremos seguro.
    Muchos besos, amiga.

    ResponderEliminar
  19. Lola no los he probado pero seguro que me encanta , guardame uno besitos

    ResponderEliminar
  20. Lola, son unos pastelitos deliciosos.
    Espero que este paradón, sea para algo bueno.
    Besitos y hasta la vuelta.

    ResponderEliminar
  21. Te han quedado de lujo...la verdad es que son irresistibles, no se puede comer sólo uno.
    Un abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  22. Son unos pasteles deliciosos y a si te han quedado , espero verte pronto de vuelta y que no sea nada , nos vemos en el parrandon de Angelica
    Besitos

    ResponderEliminar
  23. Uno de mis postres favoritos yo también tengo la receta en el blog. Un besote y feliz semana

    ResponderEliminar
  24. Los pasteles de Belem son deliciosos y causan adicción!
    Cariños Lola

    ResponderEliminar
  25. Lola, qué ricos te han quedado estos pastelitos y la foto muy navideña, ya ves que no era tan difícil la receta como me dijiste al principio? Eres buena cocinera y te apañas de lo mejor con cualquier receta. Una vez hice estos pastelitos en un curso, hicimos la masa y todo, quedaron deliciosos, imagino que los tuyos también.
    Muchas gracias por participar también este año y hacerlo con tanto cariño como siempre, quedas invitada desde ya al próximo parrandón que en nada lo tendremos a la vuelta de la esquina, jaja!
    Besos y espero que tu ausencia sea por buenos motivos.

    ResponderEliminar
  26. Te han quedado de catgoría, que pena este año me ha pillado el toro para participar en el Parrandon, pero veré todas las recetas.
    Es algo que me queda pendiente, los pasteles de belem. Los tuyos para coger más de uno y de dos..
    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Reconozco que no soy muy golosa pero... ¿quién deja de comer un rico pastel de Belén?
    Siempre que voy a Portugal, aprovecho para degustarlos, me encantan, sólo pido eso de postre ¡y mira que tienen buena repostería!
    Por si algún día me animo a hacerlos, voy a guardar tu receta que me parece fantástica.
    Agradecida por compartirla.
    Cariños y que todo vaya bien en esa ausencia, sabes que siempre serás bien recibida.
    Se te quiere.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  28. Que ricos te han quedado! Son unos pasteles realmente deliciosos y aunque dicen que la receta es todo un secreto, estoy segura de que los tuyos se parecen muchísimo a los originales. No hay más que ver la pinta que tienen...dan ganas de lamer la pantalla jajajaja. Es una propuesta maravillosa para el parrandón. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  29. Deliciosos los pastelitos, a mí me encantan y más desde que los probé el Lisboa.
    Bss

    ResponderEliminar
  30. Que ricos que están estos pastelitos, estupendos para la mesa de Navidad.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  31. Te han quedado con muy buena pinta, se ven deliciosos... Besos

    ResponderEliminar
  32. Ohhhhh, pero que lujo de pastelitos. He tenido la suerte de comerlos en Lisboa y Oporto , están deliciosos. Pero algo en mi interior me dice que los tuyos están mejor. Besos.

    ResponderEliminar