viernes, 20 de noviembre de 2020

Canelones de atún

Hace unos días mi santo me dice, así como quien no quiere la cosa: "Hace tiempo que no haces canelones de atún ¿no?" Pues sí que hacía, la verdad sea dicha, pero es que para dos que somos ahora, me da como pereza. Hasta que caigo en la cuenta que esta receta no la tengo en el blog, y le digo, como para hacerle el gusto: "Si te apetecen los preparo". Y aquí están. Y todos tan contentos. No es que sea una preparación difícil, si no, no sería mía, solo algo entretenida. Pero quedan tan jugosos y sabrosos que uno rebaña el plato sin darse cuenta. Congelé unos poquitos para llevárselos a mi hijo que también le encantan, en el descongelado no pierden sabor, ni cremosidad. Al final me alegré de haberlos hecho, una comida sin el menor desperdicio, que nos aprovechó a todos. 



Ingredientes:
-1/2 cebolla
-Tomate triturado (390 g)
-320 g de atún en aceite
-20 placas de canelones
-2 c/s de mantequilla
-2 c/s de harina
-2 1/2 vasos de leche (aprox.)
-100 g de queso rallado
-Aceite y sal



Preparación:
Pelamos y troceamos la cebolla menuda, yo utilicé la mitad de una grande que me sobró de otra preparación. La ponemos a sofreír. Cuando esté transparente le añadimos el tomate triturado y sal. Dejamos cocinar hasta que el tomate haya perdido el agua y lo veamos hecho. Le añadimos el atún desmenuzado y mezclamos todo. Preparamos las placas siguiendo las instrucciones del fabricante. Rellenamos con un par de cucharaditas del sofrito y doblamos en tres. Hacemos la bechamel poniendo en un cazo la mantequilla, cuando se derrita, añadimos la harina y rehogamos, vamos vertiendo la leche poco a poco mientras revolvemos con unas varillas, dejaremos de añadir leche cuando tengamos la consistencia que nos guste, más o menos espesa, sazonamos. Pintamos una fuente de horno con un poquito de aceite. Colocamos los canelones encima hasta cubrir el fondo. Napamos con una capita de bechamel. Sobre ella acomodamos los canelones que nos queden, si es que hemos elegido una fuente más pequeña, como hice yo. Cubrimos todo con la bechamel restante y espolvoreamos de queso. Metemos al horno precalentado a 190 grados para calentar y gratinar. Cuando el queso se haya derretido y adquiera un color dorado los sacamos y ¡a comer!



Compartir:

22 comentarios:

  1. Riquísimos, cuando los hago en casa, desaparecen rápido. Seguro que lo mismo pasa con tu receta, feliz fin de semana Lola

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los canelo es Lola, aunque reconozco que me da pereza ponerme, tienes que estar a ellos, además como nos gustan a todos cuando me pongo hago para un re jinete para congelar para que lleve mi hija, aunque ahora no puede venir a casa, hay que pena me da todo eso, no poder ver a quienes queremos como quisiéramos, lo cierto es que esos canelo es para la comida de hoy me solucionaba ya la tarea jeje, te han quedado increíbles. ....Besss

    ResponderEliminar
  3. Ay Lola, me has hecho reír ja ja. Tu santo ha de darle gracias al blog , aunque él no lo sepa , esperemos que no lo lea ja ja , pero así todos contentos , como bien dices . Te confieso que yo hago lo mismo, anda que no sabemos letra ni ná :)

    Los canelones son trabajosos, son de esas comidas que hay que ponerse con ganas , pues aunque no sean complicados, llevan tiempo , pero una vez superada la pereza inicial, todo va sobre ruedas y el resultado es magnífico , una buena recompensa para sentarse a la mesa y disfrutar de lo lindo.

    Feliz fin de semana amiga. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lola, pues que bien, todos contentos!!
    Ojala me lo pidiera a mi también mi marido, pero no, entre todos los pescado y el que no puede ni probar es el atún. Qué lástima!! Porque a mi me encanta. Aprovecho para comerlo en la pizza y en ensaladas, ya que es solo para mi jeje
    Te han quedado maravillosos!!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lola desde luego has tardado en darle el gusto al pobrecito, Jajajaja..., pero seguro merece la pena trabajar un poquito, solo por verle la cara de satisfacción, te quedaron super bonito, con ese gratinado perfecto. El interior seguro que riquísimo, lo miro y se hace agua la boca.
    No lo podrás creer, pero justo la semana pasada, también me los pidió mi santo, y es que con esto del blog, hay cosas que por mucho que queramos, se nos van pasando y al final , las comemos de ciento en viento. Yo hice 24 canelones, también los puse en varias bandejas, y congelé algunos porque una vez que me pongo, los hago del tirón y así voy sacando otros días que voy con prisa, y no veas la alegría que me da llegar y encontrar la comida hecha, Jajajaja...
    Yo los publiqué hace años, pero los sigo cocinando exactamente igual porque es como más me gustan, tendría que haber sacado alguna foto para Instagram, pero teníamos tantas ganas de meterles mano, que me acordé una vez rebañado el plato, Jajajaja...
    Besitos, feliz finde ❤️

    ResponderEliminar
  6. A veces da pereza, pero lo mejor es hacerlos en cantidad y congelar para otras ocasiones, luego lo agradecemos.
    Qué ricos Lola, te han quedado muy jugosos y ya ves tu marido y tu contentos con una buena comida y seguro que tu hijo también lo habrá agradecido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Concha:

    Pues yo me sumo a tu Santo. El problema es que no los como porque hace tiempo que no los hago y me gustan mucho. ¡Tiene delito que no los haga! ¡Ja, ja, ja...! Qué pena que no vivas cerca porque me apuntaba a tu mesa. Solo hay que ver la pintaza. Esas fotos traspasan la pantalla. Seguro que estaban buenísimos.

    Por cierto, te he cambiado la dirección del blog en el comentario que me dejaste en mi última entrada. Me he despistado y no te lo había comentado. Si miras en entradas anteriores (no en la última) verás cómo está tu enlace (no lleva a tu blog). Te lo comento por si te sirve de ayuda (porque no sé si apareces igual en otros blogs).

    Un besito, guapísima, y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Hola Lola!! Pues me acabas de recordar que hace muuuucho que no hago canelones de atún. Hacía mucho que no volvía a hacer canelones, es verdad que da un poco de pereza, y no es por la dificultad, tal vez porque tiene varios pasos, pero una vez los comes, no te acuerdas de que son entretenidos, todo lo contrario, te preguntas porqué no los he hecho antes. Los que más hacía eran los de atún, desde este verano he vuelto a hacerlos con asiduidad y me ha dado por los de pescado, con esos restos que sobra de una dorada excesivamente grande o de unos restos de merluza. Nada, tendré que poner de nuevo en la lista los de atún, están riquísimos y quedan de maravilla. Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Muy cierto Lola ,da una pereza ponerse a prepararlos ,el caso es que una vez que te pones parece que no se tarda tanto, creo que todas o casi ,hacemos lo mismo , preparar un montón y congelar
    se ven muy buenos ,tan doraditos....mmmm.. deliciosos
    besitos

    ResponderEliminar
  10. Lola que ricos , sabes que yo tampoco lo tengo en el blog , y hace tiempo que no lo hago asi que me lo voy a pedir yo misma besitos

    ResponderEliminar
  11. Hola Lola. A mí me pasa como a ti, que también me da pereza hacer canelones y nunca me doy cuenta que el día que me pongo, ya que por fin he encontrado ganas, puedo preparar más y congelar, que luego es un gusto tener la comida hecha, que por mucho que me guste cocinar, también me gusta tomarme algún día de vacaciones de los fogones.
    Nunca los he preparado de atún aunque sí los he comido y me gustan, como estos tuyos, tan jugosos con esa cebollita que se ve entre el atún y tan sencillos.
    Disfruta del fin de semana. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. En mi casa son los que piden...yo cambio, pero al final ganan por goleada los de atún 😄 me pido un plato de los tuyos 😉besinos wapa

    ResponderEliminar
  13. Creo que es de los platos más reconfortantes que existen, no me sorprende que en tu casa les guste a todos. A mi me gusta prepararlos en gran cantidad y congelarlos porque recalentados después de congelarse no pierden sabor o textura.
    Besos y feliz domingo,
    Palmira

    ResponderEliminar
  14. Hola Lola. También hace un rato largo que no preparo canelones, vale la pena el tiempo que se invierte en ellos porque al final tienes un plato de lo más rico así como éstos de atún, perfectos para la comida del domingo. Buen provecho y feliz domingo. Besos!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Lola, pues yo nunca he hecho canelones de esta manera, pero no me voy a quedar sin hacerlos, ya sabes que facilitos y ricos es lo mío. Me han encantado, sin duda son un acierto. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  16. Qué buena pinta tienen. Yo tampoco los tengo en el blog así que tomo nota que están muy ricos. Besos

    ResponderEliminar
  17. Me enamoran los canelones. Son laboriosos pero realmente merece la pena.
    Hice una vez canelones de atún para una comida de amigas, están publicados en Thermomixil y la verdad que a mis amigas les encantó.
    Tradicionalmente hacemos los de carne, bueno...estos dos últimos años los está haciendo mi marido, curiosamente hace dos semanas hizo 5 bandejas de 6 canelones (aplausos), todo un festín, porque ahora que no nos escucha..., le quedan de diez, mejor que a mí.
    Le pone la bechamel y al congelador. Te podrás imaginar la alegría que me produce pensar que tengo ese manjar en el congelador ¿verdad? ¿imaginas qué vamos a comer el día de Navidad? pues eso.
    Lola, tu hijo feliz con este super regalo.
    Feliz semana. Achuchones
    Sil

    ResponderEliminar
  18. Hola Lola. Esta es una de las muchas recetas pendientes que tengo por hacer pero es que nunca me decido.
    Como me gusta el atún me voy a guardar la receta y seguro que la haré.
    Tienen que estar muy ricos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Tu lo has dicho, es una receta que no podia faltar en tu blog, es sencilla, y siempre gusta a todo el mundo.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  20. Hola Lola, que ricura de canelones. No los he probado con atún, pero ganas no me faltan despues de ver tu receta. Se ven muy muy ricos. Gracias por la receta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Hola Lola, no me extraña que tú "santo" te pidiera los canelones de atún, por favor, que pinta tan estupenda tienen. La bechamel te ha quedado divina, el color del tomatito es extraordinario, todo apunta a que estaban impresionantes. Besos.

    ResponderEliminar