martes, 12 de marzo de 2013

Potaje de cuaresma

No puede existir una Semana Santa, como tal, sin un buen potaje de cuaresma. Pero de los reposados de un día para otro, cocinados durante una tarde entera y por supuesto sin el menor asomo de carne. Así al menos me lo han enseñado a mí. Si, ya se, que vuelvo una y otra vez a la cocina tradicional, pero es que en estas fechas señaladas del año no hay escapatoria posible.
Normalmente, este guiso, se haría con bacalao, pero si lo metemos en la masa de unas albóndigas y estas las colamos dentro de la olla nos quedará un plato soberbio por lo contundente y completo que es.  Yo de vosotr@s lo comprobaría y veréis que para nada exagero.



Ingredientes:

Para las albóndigas:
-300 g de bacalao desalado
-200 g de pan del día anterior
-2 vasos de leche
-4 dientes de ajo
-1 puñadito de perejil
-1 huevo
-1 cucharada de pan rallado
-Sal
-Harina
Para el potaje:
-200 g de garbanzos
-1 cabeza de ajos
-1 hoja de laurel
-1 cebolla
-1 tomate
-300 g de acelgas
-2 patatas
-1 diente de ajo
-1 ñora
-1 rebanada de pan
-1 cucharada de vinagre
-1 pizca de cominos
-Aceite, agua, sal y colorante



Preparación:

 Tendremos los garbanzos remojados de vísperas. Los ponemos en una olla con agua caliente con la cabeza de ajos y la hoja de laurel, dejamos que hierva y lo ponemos a fuego lento aproximadamente una hora. Mientras, preparamos las albóndigas. Remojamos el pan en la leche. Picamos el bacalao, trituramos el ajo y el perejil y los mezclamos en un bol. Añadimos el pan escurrido, el huevo y un poquito de sal. Mezclamos, como lo más probable es que nos quede blando añadimos el pan rallado y volvemos a mezclar. Hacemos bolas y las pasamos por harina. Las freímos en abundante aceite y reservamos sobre papel absorvente.
Como ya habrá pasado el tiempo de cocción de los garbanzos, hacemos un sofrito con la cebolla picada y el tomate rallado y lo echamos a la olla junto con las acelgas y las patatas. En un poco de aceite freímos un diente de ajo, la ñora y la rebanada de pan. Lo sacamos y lo ponemos en el mortero donde lo picaremos todo junto a los cominos y la cucharada de vinagre. Vertemos esta mezcla en el guiso, añadimos el colorante y la sal. Dejamos cocer todo hasta que estén tiernas las patatas. Unos diez minutos antes de apagar el fuego agregamos las albóndigas . Dejamos reposar y si lo dejamos de un día para otro , perfecto, pero controlar el caldo porque las albóndigas lo espesan mucho.


Compartir:

25 comentarios:

  1. Lo he comido alguna vez así y me ha encantado.
    El potaje en Toledo no falta en la semana santa y es un plato que de pequeña odiaba y ahora me encanta. Ya he apuntado tu receta. Bss.
    http://atentamente-carmen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Qué penita no poder pasarnos los platos por las pantallas de unas a otras, porque te aseguro que he babeado viendo tu receta. Este potaje de cuaresma siempre lo hacían en casa, y el bacalao frito detrás, pero así en albóndigas, me ha entrado curiosidad, porque tiene que estar tannnn rico.
    Y como tú dices, de un día para otro, mejor.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  3. Una receta fantástica, con una pinta impresionante y con esas albóndigas de bacalao que tienen que ser
    lo más de lo mejor.
    Me gusta como lo has preparado y te te copio la receta.
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Tus albóndigas tienen una pinta increíble!! Nunca he probado a hacer unas, cuando yo era pequeña mi abuela sí solía hacer por estas fechas y me encantaban. Quizá va siendo hora de que me anime. Me quedo con tu receta y ya te contaré si las hago... ¡Un besín!

    ResponderEliminar
  5. Impresionantemente bueno, que pinta, por favor!!! le metería la cuchara ahora mismo, y eso que acabo de comer... pero se ve tan irresistible... Un abrazo.

    besosdecanelaymenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Pero que pinta tiene este plato, perfecto para estas fechas y para cualquier otra.
    Estos platos sientan bien en cualquier epoca del año. Las fotografías hablan por si solas, impresionante!!!
    yo lo dejare para la proxima semana,
    En mi casa nunca falta un buen potaje en Semana Santa
    Que os aproveche. Besosss

    ResponderEliminar
  7. Mi madre lo hacía pero sin las albóndigas de bacalao. Era un fijo en la mesa en estas fechas. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Para disfrutar, qué cosa más buena. Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  9. A mi estas fechas me gustan sobre todo por la comida, comida tan rica como estos garbanzos que no me los pierdo por nada del mundo.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  10. ¡¡ Madre mía que buenísima pinta tiene este plato !! Es un plato muy completo y contundente. Me llevo la receta para probarlo ¡¡ ya !!
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Impresionante, pero qué rico!Te ha quedado de lujo, vamos que dan ganas de meter la cuchara ahora mismo.
    Un abrazo.
    http://misbizcochoscaseros.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Que rico!!! me encanta este plato y como lo has preparado se ve genial.
    Besos

    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  13. Me encantan estes potajes y el tuyo es de lujo..............un bico

    ResponderEliminar
  14. Y habiendo visto este pedazo de plato , quien se come ahora una tostá sequerona?, que cosa más buena , como que yo me sacaba ahora mismo un buen plato incluso a estas horas. Una pinta espectacular Mª Dolores, con estos platos, Que viva la Cuaresma!!.

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  15. Un potaje estupendo, que viene genial para esta época.

    Te ha quedado genial.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  16. Cuanto me gustan este tipo de platos que huelen a casa¡ fantastico

    ResponderEliminar
  17. Que buena pinta, amiga!! vaya plato rico que nos has preparado, oye, yo nunca le había puesto ñora... la próxima vez que lo haga le pongo a ver que tal queda, es mas. MIra, no espero a una próxima vez, mañana lo preparo...es que tiene una pintaza tu plato!!!

    ResponderEliminar
  18. Que rico plato!!! Voy a seguir tu sugerencia y voy a probar las albondigas en el guiso, le tienen que dar un gusto estupendo al plato.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Tienes razón, digno de probarlo, tomo nota y lo probaré porqué creo que no puede estar más rico. gracias por decirme lo de la mantequilla. Un besin.

    ResponderEliminar
  20. Qué potaje más rico te ha quedado!! en mi casa a estas albóndigas les llamamos mimos, se lo puso mi abuela!!
    Un besete Guapa!!

    ResponderEliminar
  21. Esmeralda es una niña preciosa y que te haya recomendado visitarme lo dice todo de ella!!! Me alegro que te guste mi blog y yo aquí me encuentro uno de los platos de mi niñez. Mi madre siempre hacía garbanzos en vigilia y le quedaban de miedo pero esta forma tuya con esas albóndigas me parece impresionante!!! Me alegro mucho conocerte y más viendo este platito jaja!! Un beso guapa!!!

    ResponderEliminar
  22. Que rico amiga, me quedo con tu receta, yo lo pongo con trozos de bacalao frito y espinacas y los garbanzos y también quedan muy ricos.Besos

    ResponderEliminar
  23. me ha encantado este potaje, nunca lo había mpreparado así, así que este año lo haré de esta manera, muchas gracias por compartirlo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  24. Hola.dolores, este potaje lo comia yo de pequeñA en casa, el.tuyo tiene muy buena pinta. Un aaludo de COMO AGUA PARA CHOCOLATE -MYRIAM

    ResponderEliminar
  25. Hola Lola; andaba buscando un guiso de garbanzos para hacer mañana y me he encontrado esta receta tuya, me encanta, me la apunto para hacer . Besos guapa.

    ResponderEliminar